noviembre 22, 2020

Amor en la era de las redes sociales

Spike Jonze, admirador 'auteur' de toda una generación, nos habla acerca de 'Her', una útopica historia de amor de nuestros tiempos

Por  ÓSCAR URIEL

Sony Pictures

EXTRAÍDO DE RS128, ENERO 2014

Para nuestro asombro, Jonze puede declamar perfectamente las frases de una canción del último álbum de David Bowie. Quien es considerado un joven iconoclasta de la cultura moderna confiesa abiertamente estar influenciado precisamente por esas figuras determinantes en el mundo del arte como Bowie o Patti Smith. Es un explorador conmovido por la sensibilidad de los precursores de la cultura pop. No es ninguna sorpresa, pero resulta siempre agradable el constatar nuestra sospechas.

Tuvimos la oportunidad de platicar de manera extensa y espaciosa con Jonze en una de las colinas que circundan el área de Los Feliz en Los Ángeles, California. La elección de la locación fue del mismo Jonze, quien señala que ese espacio en particular le estimula pues se trata de los terrenos ocupados por los pioneros de la industria del cinematógrafo quienes llegaron hace más de 100 años a la región con la idea de construir la capital del cine.

El pretexto de la conversación fue la promoción de su cinta titulada Her (Ella), una extraña historia de amor orquestada de acuerdo a los cánones con los que se conducen las relaciones sentimentales en la actualidad. Un relato romántico entre un hombre moderno llamado Theodore (Joaquin Phoenix) y un sistema operativo que tiene la singularidad de poseer la cautivante voz de Scarlett Johansson. “El hecho de que seamos humanos con esta capacidad para razonar, o como quieras llamarle, no nos hace mejor que una hormiga o que una inteligencia artificial que proviene de una computadora. El universo se creó hace mucho tiempo y todos nosotros provenimos de ese lugar, de alguna manera u otra somos el resultado de una evolución, pero no sabemos cuántas más vendrán, creo que apenas formamos parte de una partícula en la arena”, nos dice el director, un hombre apacible que parece disfrutar cada momento de su cotidianeidad, incluso aquéllos en los que tiene que convivir con algún medio de comunicación.

Jonze es estimado como un realizador vanguardista dentro del grupo de jóvenes directores norteamericanos de una determinada generación, un director que nos ha regalado películas como Where The Wild Things Are o Adaptation, amén del amplio cuerpo de trabajo realizado en formato del videoclip musical. “No soy un gran lector porque leo muy despacio y puede ser frustrante, pero creo que importantes influencias en mi trabajo han sido definitivamente Charlie Kauffman y Maurice Sendak; a ellos  puedo considerarlos como importantes figuras que han contribuido en mi estilo. Kurt Vonnegut o John Irving son autores que me gustan. De mis directores contemporáneos favoritos definitivamente están David O. Russell o Miranda July. La música es fundamental en mi vida, artistas como David Bowie, Elliot Smith, James Murphy o Arcade Fire me han acompañado estos años y definitivamente hay mucho de ellos en mi trabajo”.

El que Spike haya trabajado con Fatboy Slim, R.E.M., The Chemical Brothers, Weezer, Beastie Boys o Björk ha provocado que la sensibilidad musical predomine en la creación de sus ficciones cinematográficas ¿Podríamos acaso fraccionar la voz de Karen O con su adaptación del cuento infantil de Sendak? “Cuando escribo un libreto siempre armo mi playlist, es algo que también comparto con Charlie Kauffman. Hay ciertas escenas que tienen un tema musical específico de fondo. En Herexiste una canción fundamental que es “Off You”de The Breeders, que de hecho pude utilizar en la película. Es una melodía que define al personaje protagónico de Theodore, así de sencillo. También usé la canción en el rodaje, la ponía una y otra vez para que Joaquín entrara en la situación que buscábamos”.

Existen reportes que ante el híbrido cinematográfico que preparaba el director, fue el mismo Steven Soderbergh quien le asistió a Jonze a editar una película de casi tres horas de duración a una cinta de apenas noventa minutos con la finalidad de que Her finalmente llegara a cines y pudiera ser considerada como una contendiente en la carrera de reconocimientos del primer trimestre del 2014. “No tengo una parte favorita en el proceso de hacer cine. Muchas veces cuando estoy escribiendo un guion llegan ideas con una fluidez apabullante y todo resulta una experiencia fascinante. Lo mismo sucede en el set, en ocasiones hay incertidumbre en la manera de plantear una situación con la cámara y eso dificulta el rodaje, pero en otras es muy claro lo que queremos y lo mismo pasa cuando estamos editando”, manifiesta Jonze cuando se le cuestiona sobre su proceso favorito en el quehacer cinematográfico.

Por otro lado, resulta innegable la capacidad interpretativa de Phoenix, actor que indaga en todo momento en la verdad. Es un intérprete vivo en todo el sentido de la palabra, pero ¿podría caracterizar a un héroe romántico apto para representar el desamor en esta era? “Joaquin fue siempre mi primera elección. Necesitaba un actor con las herramientas necesarias para poder crear un diálogo verdadero con una simple voz que escucha todo el tiempo. No es una tarea fácil de lograr en escena, pero él lo hizo de una manera estupenda. Siempre pensé en él cuando estaba escribiendo el libreto. Fue mágico porque terminé el guión un primero de abril. En ese entonces vivía en Nueva York, por lo que viajé inmediatamente a Los Ángeles. El texto lo habrían leído apenas mis amigos cercanos y mi agente y ellos fueron quienes me animaron a entrevistarme con Joaquin. En ese preciso momento, él estaba filmando The Master bajo las órdenes de Paul Thomas Anderson y me pidió siete días para leer el guión, pero cual sería mi sorpresa que justo al día siguiente recibí un e-mail de siete páginas con comentarios y observaciones advirtiéndome que estaba dentro de mi película”, amplia Jonze sobre ese primer encuentro con el temperamental histrión.

Finalmente, Her se integra al valiente cuerpo de trabajo de un director que representa el desasosiego y la inquietud de toda una generación, un grupo de jóvenes desprovistos de instrumentos para enfrentar un mundo virtual con un sinfín de alternativas. “Para mí, la música y el cine son dos manifestaciones artísticas que van directo al corazón. Probablemente para otras personas sea distinto, pero en lo personal son dos medios que pueden llegar de manera inmediata y directa a tu persona. Cuando empecé a dirigir videoclips nunca pensé en dirigir largometrajes de ficción, ha sido un viaje orgánico e inesperado”, concluye el director.

Mira el tráiler de la cinta Her, dirigida por Spike Jonze:

Trending