Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

All Things Must Pass de George Harrison

Lee la reseña original del 21 de enero de 1971

Por  BEN GERSON

Michael Putland/Getty Images

George Harrison

All Things Must Pass

*Esta reseña fue publicada originalmente el 21 de enero de 1971

En aquellos días en que los Beatles no tenían destinos, solo personalidades, y cada fanático de los Beatles tenía un Beatle favorito, John una vez satirizó a sus compañeros como “Paul con los ojos muy abiertos, el acogedor Ringo y el esqueleto de George”. George, eclipsado como estaba por dos egos enormes y sin la franqueza de Ringo, era el más difícil de reconocer.

Hasta ahora, George ha sido quizás el principal músico de estudio entre los guitarristas de bandas de rock. Desde el quejido electrónico que comenzó con ‘I Feel Fine’ hasta la pausa que hace en ‘Hard Day’s Night’ y el enloquecido estallido influenciado por el sitar en ‘Taxman’, George exhibió una imaginación vanguardista y una perfección técnica, así como la habilidad permanecer dentro de los límites de una canción, que no ha tenido paralelo.

No es de extrañar que sus ambiciones no se hayan cumplido con este papel y lo que presumiblemente ha estado brotando en él desde al menos Let It Be, tal vez desde Meet The Beatles, sale por montones en All Things Must Pass. Es a la vez una declaración intensamente personal y un gesto grandioso, un triunfo sobre la modestia artística, incluso la frustración. En esta extravagancia de piedad, sacrificio y alegría, cuya magnitud y ambición pueden llamarla la Guerra y la Paz del rock and roll, la música en sí misma ya no es el único mensaje.

Las letras son centrales. Se muestran de manera destacada en las portadas de los álbumes y parecen haber sido escritos antes que la música. A menudo hay más sílabas que notas, y las líneas tienen que ser apresuradas para poder entenderlo todo. A menudo, también, hay fragmentos de oraciones sin resolver (“Ojos que brillan llenos de luz interior”), usos divertidos de palabras (“Otro día para tú para darte cuenta de mí”), e intentos conscientes de efectos literarios (“cuidado con los que arrastran los pies con zapatos blandos/bailando por las aceras”). Sus palabras a veces se esfuerzan demasiado; se toma a sí mismo o al tema demasiado en serio o, si el tema es imposible de tomar demasiado en serio, no siempre posee los medios para transmitir esa impresión de manera convincente.

El material de Dylan es desigual. Harrison y Dylan fueron coautores de ‘I’d Have You Anytime’, el corte de apertura del álbum, pero los dos juntos no logran mucho. También está ‘If Not For You’. Sin embargo, uno de los cortes más maravillosos del álbum es ‘Apple Scruffs’, inspirado en Dylan. Hecho con armónica y guitarra acústica, suena como si hubiera sido grabado mientras Spector estuviera tomándose un café. La canción en sí es el cariñoso aprecio de George por sus famosos fans, y la primera canción de los años setenta en recuperar esos ojos húmedos de los años sesenta.

Las dos canciones clásicas de los Beatles son ‘Run of the Mill’, una canción conmovedora y de lirismo McCartneyesco y ‘Wah Wah’, una gran cacafonía de sonido en la que las trompetas suenan como guitarras y viceversa.

Finalmente, la definición del núcleo musical del álbum son los ensayos inquietantes de George sobre vivir, amar y morir. ‘Ballad of Sir Franky Crisp (Let It Roll)’, con muchos “Ye’s” para recordarnos que es una balada, es a la vez acuosa y oceánica. ‘All Things Must Pass’ con sus vientos apagados y su cadencia, Harrison pone todas sus esperanzas en:

Sunrise doesn’t last all morning

A cloudburst doesn’t last all day

Seems my love is up, and has

left you with no warning

But it’s not always going to be this grey

All things must pass, all things

must pass away.

‘Beware of Darkness’ puede ser la mejor canción del álbum. Musicalmente enigmática y extrañamente incompleta, es tanto una advertencia como una afirmación:

Beware of sadness

It can hit you; it can hurt you–

Make you sore and what is

more, that is

not what you are here for.

Más allá de valoraciones particulares, este es un álbum de una honestidad y una fuerza impactantes, mayores que la suma de sus partes. Pero más allá de eso, sugiere las estructuras de apoyo, la filosofía y los rituales, que hasta ahora han faltado en gran parte de la música contemporánea. Las críticas de George son explícitas: “ahora no necesito wah-wah / y sé lo dulce que puede ser la vida. / Así que me mantendré libre de wah-wah”. O, en “Esperando por todos ustedes”; “No necesitas un amor… para ver/el lío en el que estás”.

Como señaló Leon Russell en una entrevista reciente: “Pero en India [la música es] una religión, y todos conocen las restricciones y saben cuál es su participación y es como una forma de vida”. George es plenamente consciente de este fenómeno. All Things Must Pass es su esfuerzo por dedicarle su música.