Alanis Morissette por Alessia Cara

La honestidad cruda de la intransigente cantante y compositora ha sido una inspiración desde entonces

Por  ALESSIA CARA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Steve Double/Camera Press/Redux

Escuché a Alanis por primera vez cuando tenía doce años. Estábamos haciendo un proyecto escolar, y el profe nos estaba comentaba sobre diferentes temas de escritura. Nos hablaba de la ironía, y obviamente la canción más clásica sobre la ironía es “Ironic”. Me acuerdo cuando puso el video musical en el proyector. Me acuerdo de volver a casa e investigarla y encontrar Jagged Little Pill por primera vez. Jagged Little Pill es un trabajo extremadamente honesto. Es como si estuvieras escuchando un diario íntimo, o algo que casi no deberías estar escuchando. Siempre me gusta cuando una mujer es sincera y frontal en sus letras, así que ese álbum fue muy influyente para mí como artista. 

Tiendo a ser una persona muy tímida, y especialmente cuando empezaba a escribir canciones, me contenía mucho, porque tenía miedo de ser demasiado honesta o demasiado negativa. Siempre sentí que tenía que darle un giro positivo a mis discos, especialmente al primero. Pasar por mucho dolor y angustia al final de mi adolescencia y al principio de mis veinte me hizo darme cuenta de lo importante que es no filtrar nada y llegar al fondo de lo que estás diciendo. Si bien Alanis escribió mucho sobre otras personas, creo que proyectó sus propias fallas de una manera que se percibe muy real. Tomé mucho de eso, y creo que todavía lo hago ahora. Siempre tengo eso en mente cuando escribo mis propias canciones.

Como cantante pop, y como “chica pop”, creo que nos dejamos atrapar por la idea de la precisión y la calidad técnica, pero siempre admiré el hecho de que Alanis no cantara siempre en el tono. Prefería la emoción a la perfección. Todavía tiene una voz increíble, pero a veces no tenía miedo de salirse y dejar que la línea melódica se rompiera. Todos esos pequeños agujeros, siempre sentí que eran realmente impactantes, diez veces más impactantes que algo que simplemente suena perfecto. Creo que la industria le da mucha importancia a que las mujeres tengamos que demostrar que valemos constantemente: es algo que nos hace sentir mucha presión. Ella es un gran caso de estudio, te enseña que podés ser vos misma sin seguir ningún rollo de estrella del pop. La honestidad dura más que cualquier otra cosa. Por eso su música sigue vigente, por esa honestidad.

REPORTAJE: JULYSSA LOPEZ