diciembre 9, 2022

Abril del 97, recuerdos de Def Leppard en Colombia

Sobre su primera visita a Bogotá, a propósito de algunas anécdotas pueriles

Por  RICARDO DURÁN

Archivo Prensa

Fue un sábado 12 de abril de 1997, un día glorioso para quienes vivimos intensamente la explosión del hard rock ochentero. Habían pasado casi cinco años desde el mítico concierto de Guns N’ Roses; año y medio antes Bon Jovi había estado acá presentando These Days, pero esas habían sido grandes excepciones. La ausencia de ese tipo de conciertos era normal en un país de bombas y masacres. La gente usaba beepers, y los celulares eran una cosa rara que había llegado dos o tres años antes.

El anuncio de que vendría Def Leppard era la mejor noticia que podíamos recibir. En 1987 estos tipos se habían tomado el mundo con Hysteria, uno de los discos más importantes en la historia del rock & roll por la sorprendente propuesta sonora del productor Robert ‘Mutt’ Lange, por más de 20 millones de copias vendidas alrededor del mundo, por el trágico accidente que le arrancó un brazo al baterista Rick Allen, y por la cantidad de hits que traían esos 63 minutos de música imborrable.

‘Rocket’, ‘Animal’, ‘Love Bites’, ‘Pour Some Sugar on Me’, ‘Armageddon It’ e ‘Hysteria’ pelearon en lo más alto de las listas; seis grandes éxitos en un álbum de 12 canciones. Muy pocos tienen algo así.

Pero Def Leppard era -y aún es- mucho más que eso, porque Hysteria fue lo que tuvieron que hacer para superar el enorme éxito de Pyromania, que en 1983 había sacudido al mundo del rock con ventas millonarias y hits como ‘Photograph’, ‘Foolin’’ y ‘Rock of Ages’.

Entre la salida de Hysteria y esa primera visita a Colombia, Def Leppard vivió otros momentos decisivos: el guitarrista Steve Clark murió en 1991 y fue reemplazado por Vivian Campbell, que venía de Whitesnake y Dio; en 1992 lanzaron Adrenalize; y en 1996 pusieron en el mercado Slang, un trabajo injustamente menospreciado. Ese fue el disco que los trajo por acá.

Pero volvamos, después de irnos entre las ramas, al día del concierto, que fue el primer evento de estas características en el Simón Bolívar, si dejamos a un lado Rock al Parque. Los fanáticos llegamos desde la madrugada y esperamos durante horas hasta el ingreso al comienzo de la tarde. Cuando el sol iba cayendo apareció Ex 3, la banda telonera, integrada por algunas leyendas del rock nacional, incluyendo a los desaparecidos Alexei Restrepo y Blu Martínez. Ex 3 había alcanzado un éxito importante con su sencillo ‘Mi verdad’, y –a pesar de la ansiedad- fue bien recibida por el público.

Pero estábamos allí por otra razón, que empezó a hacerse evidente cuando las luces cayeron del todo y de fondo se oyó ‘We Will Rock You’, mientras los ingleses subían al escenario. El cinematográfico comienzo de ‘Rock! Rock! (Till You Drop)’ dio inicio a la realización de un sueño. ‘Action’, de los legendarios Sweet, vino a continuación, para dar paso a un bombardeo inolvidable e inclemente de clásicos y hits.

Recuerdo la impecable presentación de Rick Allen en su batería, así como la atención que presté a Campbell por la curiosidad que me causaba su paso por Whitesnake. También recuerdo a un montón de chicas que subieron a bailar durante ‘Slang’, el sencillo que incluía una apasionada voz femenina en español. Y nunca olvidaré que llevaba unas espantosas gafas de sol (baratísimas, marco dorado y lentes violeta), que lancé a la mitad del show. Un par de canciones más tarde, Joe Elliot las recogía para usarlas mientras cantaba durante un buen rato. Las tiró lejos poco después y, afortunadamente, nunca más las volví a ver.

En el perfecto equilibrio entre temas rockeros y baladas poderosas, Def Leppard siempre ha sido insuperable, y con temas como ‘Bringin’ On The Heartbreak’, ‘Let’s Get Rocked’, ‘Two Steps Behind’ o ‘Rock Of Ages’ (para no hablar de los que ya hemos mencionado), encendió una fiesta que durante 25 años hemos querido revivir.

Pronto, en febrero de 2023, tendremos la oportunidad de verlos junto a Mötley Crüe, en el mismo Parque Simón Bolívar. Esta vez prometo que no lanzaré nada al escenario.  

F-F-F-Fútbol

[Un título tonto y un chiste interno]

Un día antes del show, el 11 de abril, Def Leppard y parte de su equipo técnico jugaron un partido a beneficio de una fundación bogotana. El rival fue un folclórico conjunto de celebridades criollas; el periodista deportivo Germán Arango fue arquero, y más adelante estuvieron Ramiro Meneses, Felipe Noguera, Ernesto Benjumea, Juan Sebastián Aragón y Naren Daryanani, entre otros. Óscar ‘El pájaro’ Juárez, histórico delantero de Millonarios, jugó también con la tricolor.

Trending