Warner Music le agradeció por exponer las acusaciones de acoso sexual y la silenció

Hace cinco años, Samantha Maloney acusó al director ejecutivo Stephen Cooper de acoso y señaló la mala conducta a otros empleados. Todavía no se le permite hablar de eso

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
CEO de Warner Music Group, Stephen Cooper.

Ilustración basada en la foto de Shareif Ziyadat/FilmMagic

La historia de Samantha Maloney comienza donde terminan la mayoría de las denuncias de acoso sexual en la industria de la música: con un acuerdo de confidencialidad. Fue en febrero de 2018 cuando Maloney firmó el documento que la silenciaría perpetuamente con respecto a hablar sobre un incidente de acoso sexual que supuestamente experimentó mientras trabajaba en el sello discográfico insignia de Warner Music Group, Warner Records.

Maloney, exvicepresidente de A&R en el sello, fue despedida de la empresa a finales de septiembre de 2017 como parte de una reestructuración. Ella firmó un acuerdo de separación y se le pagó una indemnización. Aproximadamente un mes después, su abogado le escribió a WMG alegando mala conducta por parte de los ejecutivos tanto de Warner Records como de WMG de los que ella había oído hablar y, en un caso, se había enfrentado personalmente. Esa acusación final involucró a uno de los ejecutivos de más alto rango de la compañía: Maloney alegó que el director ejecutivo de WMG, Stephen Cooper, le había hecho una propuesta.

La empresa abrió de inmediato una investigación. Tres meses después, Warner Music Group le pagó a Maloney $240,000 y ella accedió a no hablar nunca públicamente sobre las afirmaciones. (Maloney se negó a comentar sobre acusaciones específicas para este artículo, pero dijo que «apoya cualquier esfuerzo para exponer el encubrimiento del abuso sexual en la industria de la música»).

Los reclamos de Maloney contra Warner comienzan en febrero de 2017. Los principales ejecutivos de Warner Music Group estaban celebrando la noche más importante de la música en la fiesta exclusiva de los Grammy de la compañía discográfica en el Staples Center de Los Ángeles. En un momento de la fiesta, Cooper estaba hablando con Maloney y elogió su trabajo. Luego, alega, él le propuso un acto sexual y una invitación a la fiesta. (Un representante de WMG dice que Cooper “niega la afirmación de que hizo un comentario inapropiado en la fiesta”).

Más tarde esa noche, según lo que tres fuentes le dijeron a Rolling Stone que Maloney les dijo después del presunto incidente, Maloney se acercó a un ejecutivo de recursos humanos de Warner Music Group que también estaba en la fiesta y le contó sobre el supuesto comentario de Cooper. Estas fuentes dicen que Maloney les dijo en los días y meses posteriores de haberle contado al representante de recursos humanos que su jefe le había pedido que se uniera a un encuentro sexual, un comentario que habría sido una violación del código de conducta de la empresa y un abuso de poder por parte de un ejecutivo de rango significativamente más alto en la compañía. Según estas tres personas a las que Maloney les confió por separado después del presunto incidente, el representante de Recursos Humanos le restó importancia.

Un segundo ejecutivo de Warner, que ya no está en el sello y solicitó el anonimato diciendo que temen represalias, recordó sentirse más sorprendido por la supuesta desestimación del ejecutivo de recursos humanos de la afirmación de Maloney en el evento de los Grammy, en lugar de la noción de que un ejecutivo de entretenimiento de alto rango podría hacer un comentario inapropiado a una subordinada. “No me sorprende que haya sucedido, lo cual es muy triste, pero me sorprende que no se haya hecho nada al respecto cuando acudió a ellos al principio”, dice.

Según WMG, el liderazgo de la empresa no se enteró de las afirmaciones de Maloney hasta después de que la despidieron, e iniciaron una investigación independiente el día después de que ella las presentó a la empresa. Además de investigar el reclamo de acoso sexual de Maloney contra Cooper, la legendaria compañía de música también investigó las acusaciones de conducta sexual inapropiada contra el vicepresidente senior Dave Dyer y el vicepresidente ejecutivo Jeff Fenster. Las acusaciones y los detalles más amplios de la investigación, que terminó tres semanas después en noviembre de 2017, nunca se hicieron públicos, aunque Cooper y Dyer siguen empleados en Warner, mientras que Fenster fue despedido. En ese momento, WMG expresó su gratitud a Maloney sin nombrarla, y dijo en un comunicado a Billboard que un exempleado no identificado «nos ayudó… a reforzar nuestros esfuerzos para mantener un entorno seguro, respetuoso y profesional».

Aproximadamente un año después del presunto incidente con Cooper, Warner le pagó a Maloney los 240.000 dólares y firmó un acuerdo de conciliación. En ese acuerdo, que ha revisado Rolling Stone, Warner negó cualquier conducta ilícita y documentó su pago a Maloney señalando su participación en la investigación.

Maloney también accedió a los términos de confidencialidad que le impedirían discutir el acuerdo o cualquier presunto acoso en Warner. Tal como se establece en el acuerdo, cualquier incumplimiento de los términos de confidencialidad por parte de Maloney o de las pocas personas con las que estaba autorizada a compartir los términos del acuerdo de conciliación daría lugar a una multa de $60,000. Al firmar el NDA, Warner también estaba obligado a mantenerlo confidencial. Pero si no mantuvo el documento en privado, eso no constituiría una infracción, según los términos del documento.

En una declaración a Rolling Stone, un portavoz de WMG dice que la empresa “se toma estos asuntos muy en serio y estamos agradecidos con nuestra exempleada por su valentía al plantear inquietudes en 2017. En ese momento, un tercero independiente realizó una investigación exhaustiva de los reclamos y tomamos las medidas apropiadas en función de los hallazgos, incluido el despido de un ejecutivo senior de la etiqueta y medidas disciplinarias para otro ejecutivo de la etiqueta.

“Durante los últimos cuatro años, hemos tomado medidas, incluida la revisión de nuestro Código de conducta, el despliegue de experiencia dedicada de DEI, la implementación de programas de capacitación adicionales y el refuerzo de canales claros para que las personas expresen sus inquietudes”, agrega la compañía. «Nuestra empresa valora un lugar de trabajo diverso e inclusivo, libre de acoso y discriminación».