diciembre 9, 2022

Villano Antillano es una estrella que rompe esquemas en La sustancia X

La rapera puertorriqueña cierra un año triunfal con broche de oro gracias a su álbum debut

Por  ROLLING STONE

GIOVANNIE BERDECÍA Y JANN FIGUEROA

Villano Antillano tuvo la racha por la que la mayoría de artistas emergentes venderían sus almas al diablo: en junio, la rapera puertorriqueña publicó su BZRP Music Session que, gracias a su freestyle feroz, se hizo viral hasta el punto de reunir más de 155 millones de vistas en YouTube. Un mes más tarde, fue invitada por el artista más grande del momento, Bad Bunny, para subir al escenario junto a él frente a miles de asistentes durante su concierto televisado de Un verano sin ti en Puerto Rico. Para mantener ardiendo la llama en un año excepcional para ella, le siguió un viaje patrocinado por Jean Paul Gaultier a São Paulo, un vlog con Vogue España recorriendo Madrid y una serie más de colaboraciones. Ahora, para cerrar con broche de oro, ha publicado su esperado álbum debut, La sustancia X.

El disco completo es un bien merecido cierre triunfal para la artista, quien ha sido una figura orgullosamente trans y prominente dentro de un género históricamente misógino y homofóbico. Cuando apenas comenzó a hacer música hace algunos años, tuvo que lidiar con el recelo, aunque algunos artistas como Ñejo y Bad Bunny reconocieron rápidamente su talento. No obstante, continuó confiando en sí misma, buscando colaboraciones con colegas nacientes como Tommy Blanco, Young Miko y RaiNao. En este punto ya ha encontrado su sonido característico y les fans que han seguido su trabajo desde hace tiempo, además de aquelles que la descubrieron por su BZRP Session, reconocerán cada una de sus facetas a través de las 11 canciones que conforman el LP.

El sencillo principal, ‘Cáscara de coco’, es un ejemplo de la habilidad lírica por la que ya es reconocida, mientras que ‘Yo tengo un novio’ es un corte de pop-rap que trata de la pasión primitiva que produce el sentirse adorade por tu pareja. La segunda mitad del álbum está cargada de algunas de sus mejores piezas, comenzando con ‘Puesta’, que cuenta con la voz de la artista cubana La Dame Blanche, con quien comparte versos sobre un beat de post-grunge. ‘Hedonismo’ está destinada a ambientar diferentes pasarelas a medida que la cantante recita, “Yo soy hedónica, tú eres hedonique, elles y nosotres y todes hedoniques”. En el penúltimo tema, ‘Nena mala’, le recuerda a sus fans que tienen el corazón roto lo que valen, impulsándoles a reponerse con mucha más fuerza. ‘Poli’ cierra el disco con su oda a la poligamia y a la monogamia. “No quiero pensar que te privo de todas esas cosas tan bonitas que con otros a veces sentimos”, versa con una sonrisa que se puede percibir sobre el sutil beat de dance.

Pero la canción más emocional y la más consistente de La sustancia X es ‘Mujer’, donde Villano y la cantautora Ile reflexionan sobre el poder de su propia música y la forma en la que esta les ha dado la agencia que el mundo no siempre les garantiza. “Yo controlo el lápiz, yo tengo el pincel. Yo soy la dueña del amanecer”, dice el coro. Sus canciones son una forma de enfrentar a sus agresores, y el mensaje aquí se intensifica con un audio que lee en voz alta los nombres de las víctimas LGBTIQ+ en Puerto Rico, para no olvidarles: Mónica Carazo, Alexa Negrón Luciano, Penélope Díaz Ramírez, Serena Angelique Velázquez, Layla Peláez y Yampi Méndez Arocho.

Villano siempre ha sido una artista que tiene algo por decir y desde que apareció en la escena, se ha mantenido firme y ha callado a les haters con su ingenio y encanto. Todo este tiempo ha sido auténtica, queer y sex-positive sin importar cuántos ojos tenga encima observando sus movimientos. En La sustancia X, deja claro por qué ha enamorado a las masas, expresando cada dimensión de ella misma, uniendo todo esto con su destreza indiscutible para rapear y demostrándole al mundo por qué es una estrella que no va a permitir que nada ni nadie la detenga.

Trending