Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Una conversación sincera con Ira Sachs, director de Passages

Nos habla, sobre la labor de hacer cine en la postpandemia.

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

agosto 31, 2023

Ira Sachs

Cortesía de Mubi

Ira Sachs es un director y guionista estadounidense conocido por sus películas de estilo realista e introspectivo que se caracteriza por una narrativa sutil, diálogos auténticos y un enfoque en los detalles de la vida cotidiana. 

Sachs se ha destacado por su enfoque en historias íntimas y personales que a menudo se centran en las dinámicas familiares, las relaciones amorosas y las luchas emocionales de los personajes. Sus películas a menudo capturan momentos y emociones genuinas, lo que ha llevado a que se le etiquete como la etiqueta de “autor independiente”.

The Delta (1996), su primer largometraje, aborda la identidad sexual y cultural en el sur de Estados Unidos. Forty Shades of Blue (2005), que le valió el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cine de Sundance, se centra en una relación amorosa compleja y las tensiones emocionales que la rodean. Keep the Lights On (2012) es una película muy personal que explora la relación a largo plazo entre dos hombres en Nueva York mientras enfrentan desafíos personales y adicciones. Love Is Strange (2014), sigue a una pareja de hombres mayores (John Lithgow y Alfred Molina) que enfrentan desafíos después de casarse, incluidos problemas de vivienda y adaptación a una nueva situación. Y Little Men (2016) trata sobre la amistad entre dos jóvenes y las tensiones que surgen entre sus familias debido a asuntos económicos y legales.

Ira Sachs no solo ha sido elogiado por su habilidad para crear personajes complejos y realistas, sino también por su enfoque sensible en temas LGBTQ+ y las luchas de esta comunidad. Actualmente se presenta en Mubi su nuevo trabajo, titulado Passages, que se centra en un triángulo amoroso conformado por un director de cine (Franz Rogowski), un editor literario (Ben Whishaw) y una maestra de escuela (Adele Exarchopoulos). Estuvimos conversando con este director sobre su última película y sobre la difícil labor de hacer un cine honesto y sincero.

ROLLING STONE: ¿Puedo hacerte una pregunta controversial?

¡Claro! Cualquier pregunta. 

¿Deberían actores heterosexuales interpretar personajes homosexuales? 

Yo no le pregunto a la gente con quién se acuesta. Así que la historia de los actores con los que estoy trabajando, aunque no es un factor insignificante, para mí no es el factor decisivo. En ciertas situaciones, es muy bueno tener a una persona abiertamente gay en tu película y es diferente. Me preguntas “deberían”. Nunca diría lo que otras personas deberían o no deberían hacer. Las personas deben formar su propia idea de lo que es importante.  

Ira, en mi concepto, Passages se trata de relaciones tóxicas. 

¿Sabes? Para mí, Passages es una película sobre la intimidad y los desafíos que tienen las personas que quieren estar cerca. No creo que se pueda reducir a una sola idea, concepto o tema, porque realmente está impulsada por estos tres actores individuales, y creo que ellos desafían las etiquetas. 

Passages
Cortesía de MUBI

¿Es posible concebir nuestras relaciones sin las dinámicas de poder?

En mi experiencia, no, ninguna relación. Por ejemplo, piensa en un camarero y un cliente. Todas las interacciones entre seres humanos son un lugar de poder y de cómo se ejerce. 

Correcto. 

Puede ser poder cultural, puede ser masculinidad, puede ser privilegio, puede ser enojo. Todas estas cosas son intensas. 

Sexo…

Por supuesto, el sexo. 

Agathe, Martin y Tomas son tres personas que no pueden establecer límites ¿Cuál crees que es la razón de eso? 

¿Tienes algún problema con eso? 

Sí y duele. Duele porque te identificas con el personaje y con no poner límites. 

En última instancia, creo que es una película sobre cuánto cambian los personajes. Pero creo que hay una crisis que los lleva allí. Así que podrías decir que cada personaje descubre a su manera, una nueva forma de poner límites. También creo que hay algo en que la película sea un triángulo, lo que le da una pasión y un suspenso particulares, porque son tres personas persiguiendo la cola de quién está delante de ellas. 

Sí. Y también se trata de aprender, ¿Verdad? 

Es sobre el impacto del encuentro con nuevas personas, que a veces nos cambian. Y no sabemos cómo ni por qué. En esta película, la cámara está ahí para grabar ese proceso de cambio. 

Keep the Lights On fue una película semiautobiográfica. Siento que Passages también es una película muy personal. ¿Me equivoco? 

Yo diría que es tan personal como cualquier cosa que haya hecho, tanto en términos de contenido como en términos de cómo se creó la película. Fue una cinta que hice después del confinamiento, con la sensación de que tal vez nunca haría otra. Así que sentí una especie de libertad. Creo que todas mis películas son exploraciones de las cosas que me interesan en ese momento. Y en el presente. Así que estoy de acuerdo en que es una película muy personal. Sí. 

¿Es necesario que un director de cine sea egocéntrico, en cierta forma?

Por alguna razón, pienso en mis héroes como el director japonés Ozu… Lo pienso como un Dios. Y lo veo como un Dios benévolo. Pero probablemente no lo era. (risas).

Quizás no (risas).

Creo que como director debes enfocarte en hacer que las cosas sucedan con otras personas. Hay una creencia de que es necesario ejercer poder como director. 

Ken Loach fue una presencia en Forty Shades of Blue. En Passages, siento la presencia de Éric Rohmer, Jean Eustache, Maurice Pialat… ¿Están estos directores presentes en tu película o hay algunos otros? 

Pialat es el monstruo en la habitación, como lo describió mi director de fotografía Josée Deshaies en nuestras conversaciones. Él está presente en esta película y ha sido una presencia durante 25 años, para bien o para mal. Es como “un padre que debo matar”. También estaba pensando en directores como Chantal Akerman, su película Je tu il elle, fue muy importante para la realización de Passages; y películas que han sido olvidadas como Taxi zum Klo de Frank Ripploh, que es una película increíblemente libre, en la que el director se expone emocional y físicamente. ¿Conoces esa película?

Es una película muy hiriente. 

Sí. 

Al igual que tu película. Esa era mi próxima pregunta, ¿Por qué Passages duele tanto? Es casi insoportable. 

Me alegra que hayas visto Taxi Zum Klo; pensé que de alguna manera había desaparecido. ¿Puedo preguntarte cuántos años tienes?

Tengo 51 años. 

Soy un poco mayor que tú, pero creo que somos afortunados por haber recibido ciertas influencias antes de que nos llegara esta clase de represión global. Tuvimos como una cortina de “lo que era posible”. Siento que debo volver a Ackerman, debo volver a Taxi Zum Klo; y debo volver a Pasolini para decir. “puedo filmar esto también. Esto está bien. Puedo hacer esto”. 

Porque había una libertad en los años 60 y 70.

Había libertad y no teníamos que pensar en una forma tan global, la globalización limita las diferencias. Al final, ahora terminas con una película de Marvel, en las que no hay realidad.

Pienso en John Cassavetes. Él decía que sus películas no eran para Cahiers Du Cinema, ni para el público, sino para él. 

Sí, eso es cierto. Citas bien esa frase y lo interpretas bastante bien. Sentí que realmente dijo eso, cuando lo mencionaste.  Pensé mucho en Cassavetes y lo hablé con Franz Rogowski. Hablamos sobre Gena Rowlands durante la creación de este personaje. También hablamos sobre James Cagney, porque Cagney es el sociópata más hermoso que hayas visto en el cine…Creo en la permisividad para interpretar a alguien, como en un retrato, en una comedia, en el sentido clásico. La película es una comedia, una comedia social. Creo que, de alguna forma, estas personas que mencionas son las que me dieron permiso para hacer esta película, que realmente se siente muy mía. Yo, Ira Sachs. 

Y hay una cierta ternura. No tomas partido para ningún lado. 

Bueno, creo que lo que llamas ternura, yo lo llamo profundidad. Porque tan pronto como haces un juicio, estás limitando realmente la comprensión. Es como si un analista, un psicoterapeuta, dijera: “No me gustas”. Tan pronto como dices eso, no tienes nada más que aprender.

¿Crees que la profundidad y la delicadeza van de la mano? 

¿Sabes? La palabra que me viene a la mente es otra palabra que comienza con D, que es detalle, porque la delicadeza, de cierta manera, significa que estás prestando atención a los detalles. Y creo que una película se define por cuán atento es el creador. Qué tan observador, qué tan respetuoso. Para mí, estas son las cosas que diferencian una buena película de una mala. 

Passages
Cortesía de MUBI

¿Crees que la pandemia ha cambiado la forma de ver, de hacer películas? 

Al viajar con Passages, en las últimas semanas, he estado en cinco países y siento un renovado sentido de esperanza, porque la gente está yendo a los cines. Los jóvenes están yendo a los cines. Así que me digo “tal vez el cine no está muerto todavía”. Pero también siento que quiero decirle a todo el mundo -si tuviera todo el poder y fuera tan dominante y pudiera tener tanto control como realmente quiero-, entonces les diría a todos: “No quiero que hablen de series, en mi presencia”. Quiero prohibir esas conversaciones sobre series de televisión porque es abrumador. Es como una planta enredadera que se extiende e invade todo. Siento que las conversaciones sobre series se están apoderando de nuestras charlas. Solo quiero decir que no me interesa. No quiero hablar de eso. 

¿Puedes contarme sobre tu próximo proyecto, Christodora?

Ese proyecto murió. Infortunadamente, no fue aprobado. Es un gran libro. Si no lo has leído, te lo recomiendo. Es muy divertido, es interesante. Está bien escrito. Pero el proyecto, estaba pensado para hacerse en estudio y eso no me gusta. No es lo mío. Así que ahora estoy trabajando en dos películas: Una es sobre el fotógrafo Peter Hujar y la otra sobre el músico Arthur Russell.

Dos películas biográficas.

Son dos películas inspiradas en vidas reales, pero no las llamaría biografías. Ya sabes, mis películas de ficción se basan en la realidad y mis películas sobre la realidad, son pura ficción.

¿Vas a volver a Francia? 

No. Ambas películas se desarrollan en la ciudad de Nueva York. Así que, si la financiación es buena, filmaré en Nueva York. De hecho, voy a trabajar con Ben Whishaw sobre un día en la vida de Peter Hujar en diciembre de 1974 y comenzaremos a filmar en noviembre. 

¿Fue difícil para Ben actuar en Passages

No. Creo que fue un gran placer para Ben. Creo que sintió confianza en mí y en los otros actores. Él es un verdadero artista. Quiere hacer arte y creo que esta película le dio la oportunidad de entregar su ser completo, incluyendo su cuerpo. 

Sí. Por eso pregunté. Sentí la libertad y también la exposición.

A él le gusta su cuerpo, se siente muy cómodo consigo mismo. Si yo tuviera ese cuerpo, también me sentiría mucho más cómodo conmigo. 

Ira, muchas gracias.

Un placer conocerte. Espero que hablemos de nuevo, pronto. Cuídate.