enero 12, 2023

Un Vecino Gruñón

Un caso atípico en el que una nueva versión llega a equipararse y, en algunos momentos, a superar a la película original.

Marc Forster 

/ Tom Hanks, Mariana Treviño, Manuel García-Rulfo, Rachel Keller

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Sony

En el 2016 tuvimos la oportunidad de ver una película sueca conmovedora, adorable y divertida llamada Un hombre llamado Ove, basada en el libro homónimo de Fredrik Backman. En ella, Rolf Lassgård (Después de la boda), interpretaba a un viejo cascarrabias viudo, solitario y triste, con tendencias suicidas, obsesionado por las reglas y las estructuras, y experto en reparaciones locativas.

A partir de flashbacks, la película nos mostraba la infancia y juventud de Ove, para explicarnos por qué esta persona se convirtió en el viejo gruñón del presente. En esas vueltas al pasado nos enteramos que esta persona fue alguien noble y de buen corazón, que amaba a su esposa con todo su ser y que, debido a una serie de tragedias, terminó aferrándose a un pasado que ha desaparecido. Y es que Ove es una de esas personas que tiene que vivir en una época que no logra comprender y que no le corresponde.

Marc Forster, el talentoso director de cintas tan entrañables como Descubriendo Nunca Jamás, Más extraño que la ficción, Cometas en el cielo y Christopher Robin, decide asumir la misma labor de Hannes Holm de llevar el libro de Backman al cine. Una tarea muy difícil, ya que Holm había logrado conseguir una gran adaptación (nominada al Óscar como Mejor película extranjera).

Forster cambia el nombre del viejo gruñón de Ove a Otto y, en una arriesgada elección de casting, decide darle el papel de un personaje hecho a la medida para Clint Eastwood, a Tom Hanks, a quien hemos visto en la pantalla haciendo de todo, menos de una persona amargada y antisocial.

La elección rindió sus frutos, ya que Hanks vuelve a demostrarnos ser un tremendo actor, al convencernos de su papel y al convertir un refrito en algo tan fresco y conmovedor como lo fue la versión sueca original.

Ayuda muchísimo que la actriz mexicana Mariana Treviño sea quien interprete a Marisol, la vecina decidida a penetrar en la dura armadura de un hombre grosero, insoportable y algo patético, quien en realidad posee un corazón demasiado grande. Treviño logra una estupenda química con Hanks y es el alma de la cinta. La inclusión del gato (elemento esencial de la película Holm), también fue una decisión inteligente por parte de Forster y del hábil guionista David McGee (La vida de Pi, Descubriendo Nunca Jamás).

Si usted ya disfrutó de Un hombre llamado Ove, se llevará una grata sorpresa con Otto, el protagonista de Un vecino gruñón. Y si usted no ha visto ninguna de las dos ¿Qué está esperando? Este adorable cascarrabias se robará su corazón, tanto en su versión sueca como en la estadounidense.