julio 8, 2022

Última palabra: Joan Jett

La leyenda del rock habla sobre envejecer con gracia y apropiarse de su mala reputación

Por  ANGIE MARTOCCIO

Ilustración por Mark Summers

Tu nuevo álbum, Changeup, incluye un remake acústico de ‘Bad Reputation’. ¿Por qué crees que esa canción sigue resonando con la gente después de tanto tiempo?

Todos sentimos que tenemos una mala reputación en algún área de nuestras vidas, o que hemos sido acusados injustamente, o simplemente dado una idea errónea de quiénes somos, y la gente de inmediato nos etiqueta. Yo lo usé como una medalla de honor; la gente decía que tenía una mala reputación porque tocaba la guitarra eléctrica, tenía pelo negro, chaqueta de cuero y quizá maldecía… Pero le di la vuelta al significado y estoy orgullosa de mi mala reputación, si eso es lo que es, si eso es lo que incomoda a la gente porque no están acostumbrados a ver a una mujer hacer esto o aquello. Y no solo en la música, sino en todos los ámbitos de la vida. Cuando hablo con mujeres y chicas persiguiendo sus sueños, nos encontramos con ese techo de cristal. Sigue ahí. Pero tenemos buena publicidad, y creemos haber alcanzado más de lo que realmente hemos conseguido.

Tus compañeros de gira, Mötley Crüe y Poison, han sido acusados en algunas ocasiones de misoginia. ¿Eso te molesta como mujer?

Es muy frecuente en el rock & roll. Mira, como mujer que soy, todo lo que puedo hacer es salir y mostrar una visión alternativa, hacer las cosas a mí manera. Si tuviéramos que eliminar cada banda problemática, no quedarían muchas. Y creo que todo el mundo está siendo un poco… relájense, es música. 

¿Y en general piensas que el rock es menos misógino que en los 80?

Esa es una buena pregunta. Las bandas que escuchaba no eran necesariamente misóginas, pero hablo de tipos como Fugazi. Diría que [la escena] no es tan misógina ahora, porque está abierta a la crítica; ahora te critican en internet y a la gente le importa. No significa que eso cambie quiénes son, y puede ser peligroso, se mantiene ahí por debajo de cuerda. Pero sí creo que las cosas están cambiando. 

¿Qué consejo le darías a tu versión más joven?

Intentar controlar mis emociones un poco mejor. Era muy sentimental de joven, me ofendía muchísimo que me dijeran que las “chicas no pueden tocar rock” o lo que fuera. Me enojaba muy fácilmente, entonces intentaría ser más paciente. Y nunca he leído artículos sobre mí, porque llegué a la conclusión de que si crees lo bueno, también debes creer lo malo, y te vas a sentir miserable. Definitivamente no le aconsejaría eso a la gente, no se busquen en Google.

Hace poco murió Taylor Hawkins, y tú también has tenido que lidiar con la muerte de una baterista, Sandy West de The Runaways. ¿Todavía es difícil?

Sí, aunque no estaba trabajando con Sandy cuando eso pasó, es putamente doloroso. Solo espero que todos los bateristas estén haciendo unos solos increíbles.

Entraste al Salón de la Fama del Rock and Roll en el 2015. Este año, Dolly Parton intentó retirar su nominación. ¿La ves como una estrella de rock?

Bueno, ahora usan ese término para describir a casi cualquiera que sea famoso y tenga una base de seguidores como Dolly. Pero Dolly sí ha influenciado a los rockeros. En ese sentido, sí creo que merece estar ahí, pero entiendo lo que dice de no sentirse una estrella de rock y que le parezca extraño.

Sí, siento que es tiempo de cambiarle el nombre al Salón de la Fama.

Sí, pero a la gente le gusta el término “rock & roll”, ese es el problema, porque le da cierto riesgo.

¿Ya votaste?

Sí.

¿Votaste por Dolly?

¿Tú qué crees?

Es una respuesta muy Joan Jett.

Lo es, no te diré.

Trending