Última palabra: Jeff Tweedy

El cantante y cofundador de Wilco habla sobre guitarras lujosas, escuchar nueva música, el judaísmo y mantenerse sobrio

Por  SIMON VOZICK-LEVINSON

octubre 18, 2023

Ilustración por Mark Summers

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Al comienzo, en la gira de Arkansas Traveler con Michelle Shocked y Uncle Tupelo, estaba ensayando y, de repente, Rick Danko se subió al escenario detrás de mí y me dijo: “Suenas desesperado, siempre debes sonar desesperado. No lo pierdas”. Es una manera extraña de decir algo con lo que estoy totalmente de acuerdo. Pienso que lo que quiso decir es que la gente tiene que oír que te importa, que estás desesperado por comunicarte, por conectarte. Por eso es que cantamos.

En tu nuevo libro, World Withing a Song, hablas sobre todos los tipos de música nueva que te gusta, desde Billie Eilish hasta Rosalía. ¿Cómo has mantenido tus oídos abiertos a nuevos artistas?

Incluso si no fuera algo que naturalmente me causara curiosidad, es la parte más importante de lo que hago. Quiero alimentar esa parte de mí que se emociona con lo impredecible. Es decir, me hubiera encantado hacerlo de niño, poder buscar cualquier cosa nueva sobre la que estuviera leyendo y poder escuchar cómo suena de inmediato. Es una forma de honrar a mi niño interior.

¿Cuál es la compra más extravagante que has hecho?

Es una respuesta un poco odiosa, pero tengo la costumbre de enamorarme de un instrumento en particular y de no sentir que realmente lo tengo hasta que compro otro igual. Así que tengo muchos instrumentos repetidos y que son mis favoritos. Tengo como miedo a que las guitarras se rompan o a que, con el tiempo, se conviertan en algo que no me gusta tanto, o algo parecido. Sé que es algo bastante trivial.

Suenas un poco al personaje de Bob Odenkirk en I Think You Should Leave: “Tres es mejor”.

Exacto, así soy yo. Creo que tengo tres guitarras Gibson Dove del 68. 

Solías ser escéptico con la religión, pero te convertiste al judaísmo siendo adulto. ¿Qué papel juegan la tradición y las creencias judías en tu vida hoy en día?

Somos principalmente laicos en nuestra familia. Asistimos a las Altas Fiestas y cosas así, hacemos el Séder [de Pésaj]. Es una comunidad en la que nos hemos sentido acogidos, y es una congregación que ha sido amable con nuestra familia. Cuando hemos pasado por cosas como el diagnóstico de cáncer de mi esposa, me ha parecido importante significar algo para el tejido de una comunidad.

Esa es una de las primeras cosas que noté de las interacciones de mi esposa con otras personas, especialmente cuando administraba un club de rock. Cualquier persona que fuera judía y estuviera en una banda de rock, automáticamente transmitía una sensación de comodidad, y podían cantar las mismas oraciones. Me llevó a pensar: “¿Yo qué tengo parecido? ¿El tema musical de La isla de Gilligan?”.

Estuviste en rehabilitación por casi 20 años, desde que ingresaste por adicción a los opioides en 2004. ¿Qué tanto piensas en ello hoy en día?

Es una cuestión de todos los días, no es algo que quieras descuidar. Ya no es tan intenso, esa sensación de estar al borde ha desaparecido en gran medida con el paso de los años. Pero, para este punto, en este momento siento mucho dolor porque tengo osteoartritis en las caderas, y le ruego al cielo que no me tengan que dar opioides y descubra cuánto poder realmente tienen sobre mí… y quizá no lo logre esta vez. Me siento muy, muy afortunado de saber a lo que me enfrento.

En el libro sugieres que Stevie Wonder debería escribir un nuevo himno nacional de los Estados Unidos para reemplazar

The Star-Spangled Banner.

Es una gran idea, pero ¿por qué no lo haces tú? [Risas] Bueno, ¿quién preferirías que lo hiciera: Stevie Wonder o yo?

CONTENIDO RELACIONADO