Tick, Tick…Boom!

Andrew Garfield se merece todos los elogios posibles por su interpretación del fallecido autor de Broadway Jonathan Larson, en un musical dirigido por Lin-Manuel Miranda

Lin-Manuel Miranda 

/ Andrew Garfield, Alexandra Shipp, Robin de Jesús, Vanessa Hudgens

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía de Netflix

El 25 de enero de 1996, Jonathan Larson, el creador de Rent, uno de los musicales más importantes de Broadway de todos los tiempos, moriría a los 35 años de edad. La causa fue un aneurisma de la aorta, causado por el síndrome de Marfán que padecía (una enfermedad que se caracteriza por un aumento inusual de las extremidades y que afecta los vasos sanguíneos).   

Cinco años antes de morir, Larson escribió una obra autobiográfica unipersonal llamada Tick, Tick…Boom!, que cuenta como él, en la víspera de cumplir 30 años de edad, se enfrenta a una crisis existencial que lo llena de dudas sobre su futuro en Broadway. En 1996, la obra fue reestrenada de manera póstuma por David Auburn, con la adición de dos actores más.

Ahora, Lin-Manuel Miranda, el sucesor de Larson y el autor de Broadway más importante de la actualidad, gracias a los tremendos (y merecidos) éxitos de Hamilton e In The Heights, debuta como director con la adaptación cinematográfica de la obra de Larson, esta vez con un gran elenco de actores y con Andrew Garfield como protagonista. 

Miranda, un admirador de la obra de Larson y quien lo interpretara en el montaje teatral, nos entrega una obra que, al igual que All That Jazz (ese clásico autobiográfico dirigido por la leyenda Bob Fosse), trata sobre las vicisitudes, los sacrificios y el tremendo esfuerzo que implica intentar surgir en el escenario del teatro musical.  

El gran Stephen Sondheim, quien falleciera el 26 de noviembre de este año, en la víspera del estreno de la nueva adaptación cinematográfica de su obra West Side Story), se convirtió en el mentor de Larson (aquí es interpretado por el actor Bradley Whitford). A su vez, Miranda prácticamente decidió convertirse en autor de musicales, luego de ver una presentación de Rent (Larson murió en la víspera de su estreno). Es así que esta película no solo es un homenaje a Broadway, sino también un acto de agradecimiento de Miranda hacia su mentor.   

Garfield (quien se preparó durante más de un año para tener una voz digna para este impactante musical), nos entrega una magnífica y entrañable interpretación de este joven que trabajó de manera incansable durante ocho años, para confeccionar Superbia, un musical de ciencia ficción distópica, el cual nunca llegaría a estrenarse. Sin dinero, con una novia llamada Susan (Alexandra Shipp) que lo presiona para que abandone Nueva York y un amigo llamado Michael (Robin de Jesús), que lo anima para que trabaje con él como creativo en una agencia de publicidad, Jonathan lucha para convertir su sueño en realidad, cuando todo apunta a que nunca va a ser así. 

Aquí veremos algunos indicios de lo que más adelante llegaría a convertirse en Rent (ese inolvidable musical sobre la discriminación y la homofobia en la Norteamérica de los años noventa) y nos encontraremos con unos entrañables y emotivos números musicales, entre el que se destaca Sunday, un homenaje a Sondheim desarrollado al interior de la cafetería donde trabajaba Jonathan, y que incluye a las leyendas de Broadway Bernadette Peters, Joel Grey, Chita Rivera, André De Shields, Bebe Neuwirth, Brian Stokes Mitchell, Howard McGillin, Phylicia Rashad y Beth Malone; así como a los miembros originales del elenco de Rent, como Adam Pascal, Daphne Rubin-Vega y Wilson Jermaine Heredia (Miranda es el cocinero).  

Pero es la canción Come To Your Senses, supuestamente compuesta como el tema central de Superbia, la que nos estrujará el corazón. Cantada por Susan y por Karessa (Vanessa Hudgens, quien fuera parte de Rent en dos ocasiones), mientras un nervioso Larson les presenta su obra a sus productores potenciales, esta es la pieza musical que logra encapsular, tanto el talento de su autor como el espíritu de Broadway.