noviembre 17, 2022

El extraño caso de Siamés, la banda argentina con canciones en inglés que no conoce de fronteras

Mientras preparan su segunda gira por Estados Unidos, se presentarán este domingo 20 de noviembre en Niceto Club

Por  MARTÍN SANZANO

Siamés en escena (Foto: Catalina Almada)

En la corta, pero meteórica carrera de Siamés, existen dos momentos bisagra. El primero fue aquel día en que, por fin, se conocieron el pianista Blakk y el cantante Stöltz. El segundo fue cuando, meses después de editar su primer disco, subieron a YouTube el videoclip animado de “The Wolf”.

Siamés es un caso extraño. Una banda argentina independiente, con canciones en inglés, integrantes repartidos entre Buenos Aires, México y Berlín, cuya imagen y sonido no entiende de fronteras. Por eso, mientras preparan el show en Niceto Club de este domingo 20 de noviembre, ajustan los últimos detalles de lo que será su segunda gira por Estados Unidos, pactada para la última quincena de diciembre de este año.

(Foto: Catalina Almada)

El ambiente en “la sede”, como llaman al centro de operaciones que tiene la banda en Olivos, es de pura alegría. Todos los miembros están al mismo tiempo en una misma ciudad y saben que tienen que aprovecharlo. El living está invadido de instrumentos, equipos y cables, y la química vuela en el aire. Son días de ensayo, composición, brainstorming, producción, mucho mate y sanguchitos de miga. 

Piano Blakk, el encargado de prácticamente todo lo que implique teclas en el grupo, recuerda el día que le presentaron a Stöltz como el hecho que le dio origen al “pulpo” en que se convirtió Siamés. El resto se fue sumando después, poco a poco, para conformar una selección de músicos curtidos. Así fue como llegó Gonzo, cuando necesitaban agregarle una guitarra al concepto. Y luego Nikko Taranto, ex Infierno 18 y actual baterista de Trueno, entre otros proyectos. También apareció Barbie Williams en el camino y se acopló para sumar más voces. Más tarde, Mariano Lanús, para hacer lo propio con el bajo.

Pero nada de esto hubiese sido lo que es hoy si la banda no se cruzaba en el camino con el estudio Rudo. “Fue estar en el momento justo, en el lugar indicado”, asegura Blakk en diálogo con ROLLING STONE. Y agrega: “No fue nada pensado, nunca dijimos de hacer un video animado para pegarla, ni lo imaginamos”.

Por su groove, y probablemente también por su gran estribillo, “The Wolf” fue el single que eligió Siamés de su disco debut, Bounce Into The Music (2016). La idea era hacer un videoclip para acompañar el tema y ante las dificultades de siempre, se les ocurrió que podían hacerlo animado. Ahí fue cuando Fer Suniga, quien finalmente terminaría dirigiendo la pieza, hizo el contacto entre la banda y los encargados de Rudo. Y el match fue instantáneo. “A ellos les sedujo nuestro proyecto para salir a mostrar su estudio. Tienen esa búsqueda artística, quieren contar historias y conectaron con el video”, dice Blakk

Por su parte, Stöltz, que a su vez es ilustrador y diseñador gráfico, comenta: “De entrada, cuando nos mostraron un adelanto de la intención que iba a tener el video, me pareció que iba a ser increíble, pero para nosotros. Para nuestra vida, para el alma. Ponerle a nuestra canción esa animación y después poder mostrársela a mi hermano, a mis amigos. No pensando en que va a ser un hit en YouTube. Lo subimos y chau”. 

Sin conocer demasiado cómo se maneja la plataforma, primero subieron a su canal el disco completo para escuchar. Y recién al año siguiente, en abril de 2017, publicaron el videoclip de “The Wolf”. El pianista recuerda cómo saltó de 50.000 reproducciones a 100.000, luego a 200.000, y así hasta llegar a un millón en muy poco tiempo. “No entendíamos nada… Dentro tuyo decís bueno, nos vamos de gira por el mundo (risas). Pero el proceso fue mucho más lento”, aclara. 

Con una estética entre anime y de videojuegos, “The Wolf” cuenta la historia, en definitiva, de nuestros propios lobos internos. Pero fue la unión cuasi perfecta entre ambos mundos, el musical y el visual, la que propulsó esta obra a un terreno difícil de imaginar. Actualmente, el video superó las 162 millones de reproducciones e impulsó el crecimiento del resto de las canciones del disco. También sirvió para sentar las bases del grupo -que lanzó otro álbum en 2020, Home– y construir una base de fans que los sigue especialmente por su propuesta. 

(Foto: Catalina Almada)

“Somos un fenómeno extraño, sudamericano, de música en inglés y con videos animados. Algo que, por ahí, no había sucedido antes. Entonces no hay un camino hecho. Además, siempre de manera totalmente independiente. Estamos contentos de ese crecimiento sólido”, asegura Blakk.

Y reflexiona: “Al principio no se entendía qué estábamos haciendo, pero nosotros lo teníamos bastante claro. Por suerte, todo fue encajando naturalmente”. Así construyeron su sonido, sin referencias ni pautas externas. Y así fue como eligieron el inglés como idioma, que ya venían implementando, tanto el pianista como el cantante, en sus proyectos anteriores.

En el horizonte hay nuevas canciones que ya están listas, pero que esperarán su debido tiempo para salir. No hay apuro, dicen los Siamés, que supieron esperar un año para encontrar el estribillo adecuado de su hit «The Wolf». Además del show en Niceto, donde presentarán un video animado nuevo, y de la gira estadounidense, los convocaron para tocar en los festivales mexicanos Pa’l Norte y Vive Latino, donde tienen a su fandom “más sacado y convocante”, aseguran. Mientras tanto, siguen poniéndose sueños en el camino: dicen que quieren presentarse en Japón. Y parece que van por buen camino.

Trending