enero 16, 2023

La vida extrema del rey del porno español llega a la pantalla

La plataforma Lionsgate+ (exStarzplay) produjo una serie basada en las vivencias de Nacho Vidal, dentro y fuera del mundillo del audiovisual para adultos

Por  DIEGO BRODERSEN

La serie de ocho capítulos se mueve entre el desenfado y el humor. Se estrenará el 20 de enero en Lionsgate+.

Foto: Manuel Fernández/Valdés/Bambú Producciones

Nacho Vidal no fue siempre el Nacho Vidal que todo el mundo conoce, pero aunque su documento de identidad dice Ignacio Jordà González, muchos ya lo llamaban Nacho desde la adolescencia. El rey del porno español, activo desde 1995 hasta 2019, heredero del estrellato XXX ostentado durante décadas por el italiano Rocco Siffredi, fue noticia muchas veces por hechos ocurridos fuera de los sets de filmación. La última de ellas fue hace un par de años, en pleno ascenso de la pandemia, cuando un extraño ritual que involucró una droga alucinógena conocida como “veneno de sapo” terminó con la muerte de un fotógrafo amigo.

Pero a lo largo de su extensa carrera no han sido pocos los escándalos que terminaron en la sección policiales de los periódicos españoles, desde la detención por conducir en estado de ebriedad hasta un juicio por lavado de dinero. Tan rica y atractiva es su vida que la plataforma Lionsgate+ (exStarzplay) acaba de producir una serie basada en sus experiencias vitales, dentro y fuera del mundillo del audiovisual para adultos, que tendrá su estreno en Latinoamérica el próximo 20 de enero.

El primer capítulo de Nacho comienza con una pantalla negra acompañada de una serie de gemidos femeninos en la pista de sonido. La voz del actor Martiño Rivas, responsable de darle vida al protagonista en la ficción, afirma con vehemencia que el sexo es el motor de su vida. Las primeras imágenes regresan a la Navidad de 1973, punto de partida de la vida del homenajeado, y el plano de una mujer sufriendo los dolores de parto cambian de sentido los gemidos que podían escucharse apenas unos segundos antes. El tono de la serie −desenfadado, lleno de humor a pesar de no tratarse de una comedia en sentido estricto− ya está asentado en esas primeras (y algo scorsesianas) secuencias, coronadas por el plano reacción de dos enfermeras al observar el futuro instrumento de trabajo del recién nacido, que crecería hasta alcanzar la atípica envergadura, muy atractiva para la industria porno, de veinticinco centímetros de largo. Nace una leyenda.

El cartel de Nacho, la serie sobre la vida del rey del porno español (Foto: Lionsgate+)

“Creo que el tema de la serie es muy importante, porque en España somos muy reticentes a hablar de sexo. Y esto era hablar de sexo a lo grande”. Desde Madrid, Teresa Fernández Valdés, productora de Nacho y del éxito de Netflix Las chicas del cable, reflexiona sobre las razones para llevar a la pantalla la vida y obra de Vidal.

“Se trata de una realidad que se impone, de una industria que nadie dice consumir pero que mueve miles de millones de dólares al año. Todo el mundo habla de sus aficiones, de lo que le gusta y no le gusta, pero al hablar de sexo la gente da marcha atrás. Creo que es muy importante explicar que el porno es ficción. Hay algo que no se acaba de entender, ligado a que el sexo en el porno es real y nada se simula, pero al mismo tiempo existe un guion y también las cámaras. Y que se filma y se escenifica como cualquier baile en un teatro. Hay una coreografía y existe el ‘acción’ y el ‘corte’. Cuando a los jóvenes no se les cuenta todo esto se creen que esa es la realidad del sexo que les espera. Y eso es un problema. No se habla de los límites, de los cuidados sanitarios para ciertas prácticas, del consentimiento. Me parecía muy importante llegar a eso a través de una serie de ficción que además tiene un tono desenfadado y cómico”.

El exactor, productor y director porno, Nacho Vidal (Foto: EL TIEMPO/GDA)

Promediando el primer capítulo, Nacho Vidal es aún un muchacho que no sabe qué hacer con su vida, más allá de la venta al menudeo de pastillas de éxtasis. Luego vendrá su paso por el servicio militar y el encuentro que le cambiará la vida: el comienzo de una relación sentimental y profesional con la bailarina erótica Jazmine Rose, con quien inicia una carrera en el mundillo porno a mediados de los 90. El primer episodio de la saga −de un total de ocho− termina con el plano detalle de un miembro masculino erecto hasta el límite de sus posibilidades, en ocasión del primer casting del protagonista y ante el sorprendido “¡Jesús, María y José!” de una de las responsables de la audición. Fernández Valdés aclara algo muy importante.

“No es un pene impostor, es el de Nacho. Trabajamos mucho con él en la parte de documentación, pero no teníamos muy claro cómo íbamos a filmar esa imagen. Lo llamé a Nacho, porque ya teníamos bastante confianza, y le contamos que la necesitábamos para cerrar el episodio piloto, y que buscaríamos a algún modelo que ostentara un miembro similar al suyo. Incluso él podía ser el responsable de elegirlo. Ahí fue que nos dijo que para qué buscar un doble si podíamos tener el original”. La leyenda continúa.

Trending