Saúl ‘Canelo’ Álvarez, una historia de sacrificio y disciplina 

El boxeador mexicano ha llegado a la cima, pero no solamente sobre el cuadrilátero

Por  PABLO MONROY

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Steve Marcus / Associated Press

Saúl ‘Canelo’ Álvarez tiene una clásica historia de éxito. El mexicano es uno de los boxeadores  más reconocidos en el planeta y ha ganado campeonatos mundiales en cuatro divisiones distintas. Es considerado uno de los mejores 10 boxeadores del mundo. Pero su éxito no solo es sobre el ring. 

Ese peleador que pone el nombre de Mexico en alto sobre el cuadrilátero, Saúl, con sus peleas, patrocionios, inversiones en bienes raíces, entre otras cosas, ha generado una fortuna y ha logrado vivir una vida llena de lujos. Pero no siempre fue así, el boxeador mexicano empezó desde abajo y mediante sacrificios y disciplina, ha llegado a la cima.  

Previo a su pelea del 7 de mayo contra Dimitry Bivol, «Canelo» platicó con ROLLING STONE en Español sobre su camino para convertirse en boxeador, de cómo vendía paletas con su padre y ahora tiene una enorme riqueza, de su preparación física y mental, de su papel en la pelea de Residente y J Balvin, y mucho más. 

¿Cómo era Saúl antes de ser el Canelo? 

 Normal, como todos. Iba a la escuela, trabajaba con mi papá vendiendo paletas, jugando futbol con mis amigos, trabajaba también en un rancho de un padrino que tenía que en paz descanse. 

 ¿Y cómo inicias el camino para convertirte en boxeador? ¿Quién te inspira? 

Me inspiró mi hermano el más grande. Cuando tenía 11 años lo vi debutar como profesional. Ahí fue cuando dije «esto es lo que quiero ser en mi vida, quiero ser peleador». Fui con él a entrenar y en la primera semana tuve una pelea. Siempre dan empate en tu primera pelea, pierdas o ganes. Pero entonces dan el empate y mi hermano se viene a Tijuana yoyo le decía que quería irme con él y que quería ser peleador. Pasan dos años y nunca fui a Tijuana. Después a los tres años empecé otra vez, me lleva con Chepo y ahí fue cuando empecé ahora sí de lleno. 

¿Cómo te preparas física y mentalmente? ¿Cómo es tu día a día, por ejemplo, ahora que pelearás con Bivol? 

Normal, el boxeo ya es parte de mi vida. Lo hago como mi vida diaria. Me levanto, entreno, luego me voy a practicar golf, en la noche corro, me duermo temprano y así el siguiente día también. Eso es lo que hago prácticamente. 

Es importante para ti estar activo, incluso cuando estás de vacaciones, ¿no?  

Sí, si me voy de vacaciones con mi esposa me llevo mis guantes, ropa y hago ejercicio. Es lo que me hace sentir bien siempre. Cuando no haces ejercicio y estás acostumbrado te sientes todo aflojerado, te sientes mal, ¿sabes? Es parte de tu rutina diaria. 

¿Escuchas música antes de una pelea? ¿Qué hay en tu playlist

Sí, en el vestidor, cuando entreno, siempre tenemos que escuchar música, que no esté tan apagado el gimnasio. Antes de una pelea ponemos salsa, norteño, depende el mood que traigamos. Ponemos de todo, Carín León, Grupo Firme, Beto Vega, todos los de regional mexicano lo ponemos mucho. Me gusta toda la música. 

¿Maná…? 

Maná, también, obviamente lo ponemos. Es un repertorio mixto. 

Como en el video que pides que quiten a Rauw Alejandro, porque estaba puesto Maná. 

También Rauw Alejandro estuvo aquí. Estaba Maná y pusieron reggaeton y dije «qué falta de respeto» pero no porque no me guste el reggaeton, sino porque estaba puesto Maná. Siempre le doy el respeto al que está ahí. Si está puesto J Balvin lo voy a respetar, si está puesto Fher, de Maná, también lo voy a respetar. 

Cuéntame cómo acabas involucrado en la pelea de Residente y J Balvin 

Como amigo quiero que los dos estén bien. Soy amigo de los dos, quiero mucho a J Balvin, soy amigo de René también. Quería como mediar las cosas, pero cuando se salió mucho de control dije «arreglen sus cosas, ya están grandes», pero obviamente lo que menos quiero es que haya problemas.

¿Qué tanto cambias tu entrenamiento dependiendo del adversario? ¿En qué te estás enfocando para pelear con Dimitri, por ejemplo? 

Su estilo, entra y sale, a larga distancia, ese estilo es muy difícil y él es muy experimentado. Será una pelea difícil, entonces me tengo que adaptar a eso. Bueno, ya me adapté, ya estamos a dos semanas, pero más que nada para eso entrenamos y estamos practicando todo eso. 

¿Es igual de importante para tí la preparación mental que la preparación física? 

Todo es importante. Muchas veces te preparas físicamente muy bien, pero si mentalmente no estás bien, pues estás frito. Pero yo no tengo ninguna preparación mental. Simplemente estar en paz, hacer lo que tengo que hacer, y si no estoy en paz, de alguna manera tengo que figurar cómo estarlo. Siempre he lidiado con muchas cosas y he salido adelante.  

Obviamente no se puede ser un atleta tan exitoso sin una enorme disciplina. ¿Qué necesita una persona para ser disciplinada? 

Eso ya se trae. No puedes darle consejos a alguien que no quiere serlo. Tienes que tener la disposición de ser disciplinado y correr con todo lo que viene la disciplina, que es el sacrificio, el dejar muchas cosas, es difícil, pero al final de cuentas vale la pena. 

No puedes hacer lo que tú haces sin tener que hacer grandes sacrificios. ¿Qué has tenido que sacrificar en tu vida personal? 

Pues obviamente no fui como todos. LO que vives en la adolescencia, en la fiesta con tus amigos, ir a varios lados, y pasar tu infancia o adolescencia como cualquier otra persona. Y no está mal, pero yo tuve que dedicarme 100% al boxeo, dedicarle lo que tenía que dedicarle para ser alguien en la vida y me perdí esa parte de la adolescencia, pero no me arrepiento, a final de cuentas vale la pena. 

Mencionabas que vendías paletas con tu papá, y ahora vives públicamente una vida de muchos lujos. ¿Qué le dirías a alguien que tal vez está en el lugar en donde tú estabas antes? 

Eso, hay que correr el sacrifico necesario. Dedicarle las horas necesarias a lo que quieres hacer en tu vida, y amar lo que haces, además de obviamente tener talento, porque hay veces que le echas muchas ganas y tienes muchas disciplina, pero sin el talento. Entonces busca eso en lo que tienes talento y dedícale todo el tiempo que requiere. 

¿Cómo ha sido para ti trabajar de la mano con Hennessy todos estos años? 

Estoy muy contento trabajando con ellos. Para mí es como una familia, siempre han estado ahí apoyándome en las buenas y en las malas y la verdad es que me gusta mucho trabajar con ellos. Hennessy es de las cosas más importantes que tengo en mi carrera. 

¿Te consideras adicto a la victoria? 

Sí. Soy muy competitivo. En todo. 

¿Y cómo manejas la frustración de perder? 

No pues es difícil, no sabes cómo. Pero pues a veces se tiene que perder. Hay que arriesgar todo para ganar y para ser alguien, ahora sí que para tener historia. De repente toca perder pero  así como eres hombre para aceptar las victorias también tienes que ser hombre para aceptar las derrotas. Claro que no te gusta pero es lo que es. 

¿Cómo manejas las distracciones, la vida pública, la prensa, todo eso? 

No me afecta, la verdad es que trato de tener mi privacidad, cuando estoy en mi casa con mi familia, lo más privado que se pueda. Lo público la verdad es que no me preocupa tanto. Estoy muy bien. Es más lo que se ve que lo que es.