Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Sabino recorre las etapas del duelo amoroso en Perder para Ganar

El creador del SabHop habla sobre la inspiración de su nuevo álbum y sus próximas presentaciones.

Por  PATRICIA GUERRERO

septiembre 12, 2023

Instagram Sabino

Sabino es reconocido por sus narraciones de la vida cotidiana y su sonido único, mismo que lo llevó a crear — casi sin querer — un nuevo estilo musical: el SabHop, movimiento que parte del hip hop. Después de un verano en el que estrenó sencillos nuevos cada mes, Sabino celebra lanzamiento su más reciente, Perder para Ganar.

A través del álbum, el artista jalisciense resume en una semana las diversas etapas que acompañan el duelo, y la eventual sanación, tras una ruptura amorosa. “No es un proceso lineal. El duelo es un día estar bien, un día traes el coraje, otro día ya te sientes muy bien y luego no”, cuenta sobre la línea que siguen las canciones. 

En conversación exclusiva con Rolling Stone en Español, Sabino nos contó acerca de la inspiración detrás de su nuevo álbum Perder para Ganar, así como la fuerte conexión que mantiene con sus fans. 

Te has adentrado en diversos géneros con tu música, ¿cómo has vivido el proceso? 

En un principio era muy frustrante porque yo no me quería encasillar en un género y de repente era muy complicado. En el hip hop son muy específicos y cerrados. Con el proyecto de Sabino, más allá de rolas, quería crear un universo y creo que el mensaje ya estaba desde las primeras canciones. Pasó todo esto de “Eso no es hip hop” y yo decir: “Órale, ahora se llama SabHop”, por Sabino y hip hop. Había mucha gente que pensaba igual: “Okay, me gusta el hip hop, pero también me gustan las rolas románticas y me gusta tal”. Mi papá desde chiquito me llevaba a conciertos o tenía amigos músicos y yo decía: “Wow, esto no tiene nada que ver con lo otro pero se conectan por acá”. Y partiendo de la base de que en la música todo ya está inventado porque estamos usando siete notas, básicamente, ¿de qué manera puedo integrar muchos géneros? Y, ¿cuáles? Los que me gustan y me vayan gustando conforme voy creciendo como humano y sigan sonando a mí. Que Sabino sea un wey que no le tiene miedo a pasearse por diferentes géneros. Lo que más me gustó es que había un público para eso, no lo hice buscando un público ni siquiera pensando en dedicarme a esto. Resultó que hay un público y que podemos hacer dos Palacios de los Deportes.

El SabHop es algo que sucedió más que algo que planeaste. Algunos dicen que es un género, pero tú lo has descrito más como un estilo o movimiento. ¿Cómo ves el SabHop al día de hoy? 

Yo creo que ha evolucionado demasiado. El SabHop partía del hip hop. Yo era el más fresa entre los cholos y el más cholo entre los fresas. Nomás no encajaba, por eso se llamó SabHop. Al final yo me llevo muy bien con la escena del hip hop en México y creo que el proyecto de Sabino y el SabHop ha hecho una aportación importante para el hip hop mexicano. Si escuchas Sabino en Youtube, Spotify o donde sea, el algoritmo te va a llevar a otros raperos mexicanos. Si no me equivoco, creo que ningún otro rapero mexicano ha hecho dos Palacios de los Deportes, entonces para el movimiento del hip hop creo que Sabino y el SabHop que están aportando algo cool sin soltar esta idea que yo tenía de querer juntar todo lo que me gusta y hacerlo en un género. Ha evolucionado mucho porque a mí me encanta escuchar música, entonces me voy empapando de nuevos sonidos e ideas. Ha evolucionado dignamente y le falta.

Has dicho que ves tus canciones como un capítulo de una caricatura, lo que provoca que sean muy visuales, ¿cómo funciona esta visión que tienes?

En general, mis canciones parten de un concepto y puede ser desde lo más tonto: se le acabó la pila al botón de la llave del coche. Estoy diciendo cualquier tontería, pero lo que a mí me gusta de las caricaturas es el desarrollo que pueden tener en 15 minutos y cómo te cuentan toda una historia. Dije: “¿Cómo puede pasar eso en una canción?”. Siempre me estoy fijando en cosas y digo: “Ah, mira, esa es una canción con la que la gente se va a identificar”. Las pienso así, como mini capitulitos.

Justo cada una de tus canciones cuenta una historia con letras irónicas y divertidas. ¿Las historias que relatas nacen de experiencias propias o sueles recurrir a la ficción?

99.7% de mis canciones son experiencias propias. Tengo una canción que se llama ‘Nuevequince’, que es una colaboración con Fer Casillas y otros músicos. Nos encerramos dos días en un estudio, Fer escribió su parte y yo la mía. Son dos personajes en un coche, es un viaje de 15 minutos y nunca nos dijimos nada.

Poca gente sabe, pero mi personaje en realidad no le dice nada porque es mudo y te das cuenta que es mudo porque hay una parte en la canción que dice: “Intermitente, entre los carros me detuve / Ella me preguntó una dirección, yo le hice: ‘sube’”. O sea, no le dije y hasta que no lo cuento la gente no sabe que es un personaje mudo, pero esos son chistes internos que yo me cuento, como Easter Eggs. Yo conecto mis canciones, en alguna meto un pedacito de otra y así.

Acabas de estrenar tu álbum Perder para Ganar y la línea temática que atraviesa las canciones es la etapa del duelo y sanación. ¿Qué me puedes contar del álbum y el concepto?

Sí, justamente es como un viaje o una oda a este duelo tras una ruptura amorosa. Es un viaje que yo me aventé, coincidió que tenía que hacer un disco y que terminé una relación. El disco pasa por los siete días de la semana resumiendo el duelo, y te das cuenta que no es un proceso lineal. El duelo es un día estar bien, un día traes el coraje, otro día ya te sientes muy bien y luego no. Entonces el disco es un ciclo que empieza en domingo, llegas al sábado y se regresa al domingo. Al final te das cuenta que la solución no es ni enojarte, ni contentarte, solamente aceptar que toda pérdida tiene también algo que entregarte y puedes aprender. Por eso es Perder Para Ganar.

Previo al estreno, estuviste lanzando sencillos cada mes. Viendo la reacción de tus fanáticos, parece que con mucha frecuencia sienten que escribes de sus vidas y lo que ellos también están pasando. ¿A qué crees que se deba esta conexión que tienen?

No tengo idea, pero me encanta y cada vez pasa más. A mí me encanta leer un: “Qué onda, me estás espiando” o “Yo lo viví, Sabino lo escribió”. No sé, pero me fascina porque a mí me ha pasado. Creo que de las sensaciones más gratificantes es el decir: “Necesitaba esta canción”. Yo conozco esa emoción y me encanta.

Cada canción del álbum va ligada a un día de la semana. ¿Qué significado le diste a estas conexiones?

Antes de este disco, para mí el domingo era el último día de la semana. La ruptura pasó en domingo y de por sí los domingos son súper depresivos. Necesitaba hacer algo porque no quería el siguiente domingo volver a pasarla así de mal. Mejor decidí empezar la semana el domingo. Entonces el disco empieza con ‘Colibrí’, el domingo, y cada día de la semana te va guiando por cómo te vas sintiendo. ‘Dale Suave’ es miércoles y habla de los celos, ya no solo la extrañas, ya hasta estás imaginándotela con otros weyes.

Recientemente dijiste en una entrevista que estás en una nueva etapa de tu vida: un Sabino 10.0. ¿Qué representa esta nueva etapa para ti? 

Es algo que fue pasando poco a poco. Fui cambiando mi método de trabajo, fui trabajando con gente nueva, haciendo música diferente, explorando otras facetas mías como artista y más allá de la música, saqué un art toy. Me dediqué mucho a conocerme, aprendí a soltar algunas ideas que yo creía como reales y aprendí a ver diferentes puntos de vista. Perder para Ganar es el cierre de esa etapa, un antes y después.

Este año tendrás varias presentaciones en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, ¿cómo adaptarás el concepto del álbum al escenario?

Yo siempre reversiono mis canciones para en vivo. A mí no me gusta ir a un concierto y escuchar tal cual la canción. Este disco se presta mucho para hacer demasiadas modificaciones, que es lo que estoy haciendo. Aparte de presentar el disco, voy a hacer un viaje por toda la trayectoria del proyecto. Vamos a visitar un chingo de versiones, va a ser como la fiesta más grande que hayamos tenido del proyecto del SabHop. El disco está recién salido y van a escuchar otras versiones de lo que acaban de escuchar. Entonces va a estar bien chido.

Sabino tomará el escenario del Palacio de los Deportes en la Ciudad de México el 27 y 28 de septiembre. La primera fecha se agotó en 48 horas, pero aún hay entradas disponibles para la segunda. Para cerrar el año del SabHop, ofrecerá un concierto en su estado Jalisco el 7 de diciembre.