mayo 27, 2022

Ray Liotta: 10 papeles que lo convirtieron en un actor irremplazable

Desde leyendas del béisbol y abogados machos alfa hasta pecadores, santos y, sí, buenos muchachos. Lo más destacado de la larga carrera de Liotta en la pantalla

Por  ROLLING STONE

Desde Buenos Muchachos hasta Santos Criminales. Lo mejor de Ray Liotta.

Everett Collection, 2; Barry Wetcher/Warner Bros

Por David Fear, Elisabeth Garber-Paul, Andy Greene, Alan Sepinwall y EJ Dickson

Se especializó en tipos duros: policías, ladrones, convictos, asesinos y tipos que inmediatamente daban la impresión de haber visto y/o empezado su parte de mierda. Pero Ray Liotta era un actor con alma incluso cuando interpretaba a una legión de hombres rotos que habían perdido la suya, y la estrella, que ha fallecido el día de ayer a los 67 años, tenía un rango que iba mucho más allá de los mafiosos, los locos y los maníacos. Nombra a otra persona que pueda interpretar fácilmente al fantasma de Shoeless Joe Jackson, la versión gansteril de Cándido, un Frank Sinatra de la época del Rat Pack y un papel de los Muppets ¡Dos veces!.

He aquí una celebración de 10 de los papeles del difunto Liotta: desde pecadores a santos, una leyenda del béisbol o el abogado de divorcios más duro del mundo.

Algo Salvaje (1986)

Todo es diversión y juegos en la comedia romántica de viaje de Jonathan Demme, en la que la salvaje Melanie Griffith enseña a Jeff Daniels a relajarse, hasta que el ex novio convicto de Liotta aparece en su reunión del instituto, y entonces las cosas se ponen muy oscuras rápidamente. Su personaje (también llamado Ray) es como James Dean reimaginado como un psicópata, carisma a lo Grease y vibras de tipo malo. También introdujo al público la risa de Liotta, esa característica risa entrecortada que es suficiente para provocar escalofríos. El actor no tardó en convertir lo que podría haber sido un papel de villano estándar en una de esas legendarias interpretaciones de “¿quién es ese?”, del tipo que hace que alguien sea nominado al Globo de Oro nada más al empezar y que le ayuda a situarse permanentemente en el mapa. -D.F.

La fuerza de un ser menor (1988)

Liotta siempre ha tenido un punto débil en la pequeña película que hizo justo después de asombrar al público en Algo Salvaje; fue un indicador temprano de que era algo más que un tipo con una mirada fría como el hielo. El actor interpreta a Eugene Luciano, un nativo de Pittsburgh que estudia para ser médico. Su hermano, Dominick (Thomas Hulce), es un recolector de basura con discapacidad mental al que Eugene cuida. La oportunidad de tener una relación con la enfermera en formación de Jamie Lee Curtis y una educación en Stanford están al alcance de Eugene… pero eso significaría dejar atrás a su querido hermano. Es una encantadora contrapartida a los papeles más duros de policías y ladrones que más tarde dominarían la carrera de Liotta, y demostró que el nativo de Newark podía hacer de simpático tan bien como de desagradable. -D.F.

El campo de los sueños (1989)

“Si lo construyes, él vendrá”. Desde el momento en que el Shoeless Joe Jackson de Liotta se adentra en el campo de maíz de Kevin Costner, ni siquiera necesita palabras: el jugador de los White Sox mira hacia las luces, hacia la hierba, y sus ojos captan la maravilla del béisbol. Y cuando abre la boca, su monólogo sobre su amor por el juego, “ser expulsado del béisbol fue como si me amputaran una parte de mí”, marca el tono del resto de la película. A pesar de la resonancia emocional que la película deportiva del guionista y director Phil Alden Robinson tuvo para una generación de hombres y que se ha referido a ella como “el cuaderno de notas para chicos”, Liotta admitió que nunca la había visto. Su madre estaba enferma cuando se estrenó, como dijo, y no pudo asistir a la proyección. “Nos sentamos a verla, pero no pudo disfrutarla, así que se fue. Lo comparo con eso”, señaló. -E.G.P

Buenos Muchachos (1990)

“Desde que tengo uso de razón, siempre quise ser un gángster”. Liotta ya había establecido su buena fe de tipo duro cuando Martin Scorsese le dio el papel de Henry Hill, el mafioso de la vida real que pasa de ser un ladrón alfa a un “schnook” de grado A. Es imposible pensar en otra persona que pudiera haber dado en el clavo con la mezcla exacta de amenaza y derecho, ironía y seriedad, que hace que su guía del bajo mundo sea un arquetipo perfecto del cine de gángsters. Fíjate en su cara cuando Joe Pesci no para de preguntarle por qué es “divertido”, o cuando se da cuenta de que Robert De Niro le está enviando a la perdición en esa escena de la cafetería. Y ni hablar de la valerosa secuencia de la carrera de cocainómanos. Por supuesto, la película le convirtió en una estrella. Se convertiría en el papel con el que más se le asociaría el resto de su vida. “No hay un día que pase sin que alguien me mencione Buenos Muchachos”, dijo en 2010. “A no ser que me quede en casa toda la noche”. -D.F.

Obsesión Fatal (1992)

Cuando el oficial de policía de Los Ángeles, Pete Davis de Liotta, aparece por primera vez en el thriller de pesadilla doméstica de Jonathan Kaplan, nos alegramos de verlo. Una joven pareja, Michael y Karen Carr, interpretados por Kurt Russell y Madeleine Stowe, acaba de sufrir un violento allanamiento de morada. Davis es el policía que llega a la escena para ayudarles. Entonces se encapricha de Karen y empieza a maquinar formas de alejar a Michael de su vida. Liotta es brillante mientras revela lentamente la verdadera locura de Davis, así como la profunda soledad que le impulsa. Cuando interpretaba a un asesino violento en Buenos Muchachos, el público apoyaba que se saliera con la suya. Aquí, pujas en contra él todo el tiempo. Pocas veces un policía de la gran pantalla ha dado tanto miedo. -A.G.

Corina, Corina (1994)

Esta lacrimógena película familiar narra la incipiente relación entre una niñera negra, Whoopi Goldberg, y el atractivo viudo judío, Liotta, que la contrata para cuidar a su afligida hija, Tina Majorino. Sí, pasa por alto la realidad de las relaciones interraciales en la segregada Los Ángeles de los años cincuenta. Pero probablemente seas de piedra si no se te acelera el corazón durante el primer beso de Goldberg y Liotta, del que es testigo una exultante Majorino. Está muy lejos de la energía frenética que la gente suele asociar con Liotta, y presenta sus encantos de ojos azules y ardientes a una generación de millennials y zillennials. -E.J.D.

Tierra de policías (1997)

El neo-noir de James Mangold sobre un sheriff beta-masculino, Sylvester Stallone, en un pequeño pueblo de Nueva Jersey cuenta con uno de los mejores repartos: El semental italiano está acompañado por Robert De Niro, Harvey Keitel, Frank Vincent, Anabella Sciorra, Janeane Garafolo, Method Man y Deborah Harry, entre otros. Pero es Liotta el que posiblemente se quede más grabado en la memoria: su corrupto oficial de policía de Nueva York “Figgsy” Figgis es todo un personaje. Su discurso sobre la vida, “te mueves en diagonal, te jodes”, sugiere una filosofía singularmente zen y agrietada, pero luego ves la forma en que se quiebra y le mete un dardo en la nariz a Robert Patrick… y sabes que es un hombre con el que no se puede jugar. El hombre podría enfrentarse a cualquiera en la pantalla. -D.F.

Narc (2002)

Liotta siempre fue genial con los personajes volátiles, y no había ninguno más espeluznante que el detective Henry Oak, el detective de homicidios de Detroit en el thriller criminal del guionista y director Joe Carnahan. Emparejado con el policía de narcóticos de Jason Patric, Oak intenta averiguar quién mató a un policía encubierto en circunstancias turbias; pronto, su compañero empieza a pensar que no está recibiendo toda la historia del veterano agente. Es un papel que permite muchas oportunidades para los arrebatos explosivos y violentos, que Liotta realiza con su habitual gusto. Pero son los momentos más tranquilos que el actor ofrece a este policía lleno de cicatrices y de experiencia los que realmente te dejan boquiabierto. Su monólogo sobre la búsqueda de una niña maltratada en medio de una redada de drogas es simplemente devastador. -D.F.

Historia de un matrimonio (2021)

El papel de Liotta es breve en el drama del divorcio de Noah Baumbach, pero su abogado es una muestra de que no existen los papeles pequeños, sino los actores pequeños. Contratado por Adam Driver para lo que promete ser una dura batalla por la custodia, el hábil águila legal de Liotta es, en términos de reino animal, más parecido a un gran tiburón blanco. Incluso después de haber advertido al personaje de Driver de que las cosas se van a poner feas en el juzgado, te sorprende la forma en que se ensaña con su homóloga (que sería Laura Dern, quien ganó el Oscar). Sorprendido, y un poco asombrado: el hombre es un profesional muy bien pagado, y vale cada centavo si está de tu lado. Preguntado más tarde por su papel, Liotta mencionó a un abogado de Los Ángeles sobre el que había leído, y que le dio la clave para descifrar el personaje para él: “se trataba de ganar… a cualquier precio”. -D.F.

Santos Criminales (2021)

El creador de Los Soprano, David Chase, había intentado en su día contratar a Liotta para interpretar al capo sociópata Ralphie Ciffaretto, pero el actor no estaba preparado para hacer televisión por aquel entonces. Aun así, siempre quiso trabajar con Chase, y rápidamente aceptó unirse al reparto de la precuela como Hollywood Dick Moltisanti, padre del protagonista de la película, Dickie, y abuelo del protagonista de la serie, Christopher. Hollywood Dick está muy en la línea de Liotta: un hombre ruidoso en todo el sentido de la palabra. Pero cuando la película no pudo cerrar el trato para contratar a otro actor para interpretar a Sal, el hermano encarcelado de Dick, se le dio a Liotta la oportunidad de hacerlo. Es la actuación de la película, y una de las mejores de la carrera de Liotta. Sal es el opuesto temperamental de su hermano: un budista y fanático del jazz calladamente intenso que parece ver a través de cada mentira que le dice su sobrino Dickie. Liotta ha perdido un poco de peso y se ha cortado el pelo entre los dos papeles, pero la transformación parece ser mucho más profunda. La conversación final de Sal y Dickie, en la que Sal invoca a John Coltrane para sugerir que muchas de las cosas que hace Dickie no son las favoritas de Dios, es absolutamente fascinante. -A.S.

Trending