Rawayana, rompiendo barreras de espacio y tiempo

Platicamos con el vocalista Alberto Montenegro y el baterista Andrés Story acerca de su proceso creativo durante el encierro, su trayectoria y su sonido tan único

Por  BÁRBARA MOURINHO

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía Prensa

El colectivo artístico venezolano Rawayana, integrado por Alberto Montenegro (vocales), Antonio Casas (bajo), Andrés Story (batería) y Alejandro Abeijón (guitarra) —quienes estrenaron su primer producción discográfica, Licencia para ser libre, en 2011—, está cerca de cumplir sus diez años de trayectoria este 2021, y planea conmemorarlos con “el álbum más largo de su carrera”.

Toda una década después, los chicos de Rawayana siguen sorprendiendo al mundo con su sonido vanguardista y su irreverente gusto por no encasillarse dentro de un género específico, tomando riesgos y alejándose de los prejuicios de la industria musical. Lo que empezó como una local agrupación caraqueña en el 2007, ha logrado abrirse paso como fenómeno global, manteniendo una actitud ‘siempre fresh’, y fieles a su iniciativa de crear cosas inesperadas.

Durante el año pasado, Rawayana logró mantenerse activo y corrió con la suerte de haber podido desarrollar su proceso creativo más pesado hasta la fecha para este futuro proyecto antes de entrar en el encierro; sus integrantes comenzaron a grabar en enero, y para marzo ya tenían casi todo terminado. Con el paso de los meses a lo largo de la cuarentena, lograron trabajar en más ideas que se transformaron eventualmente en canciones, entre estas su más reciente sencillo, “2020”.

“Todo el rollo audiovisual es una parte clave de nuestro proyecto, y fue un reto adaptarnos al contexto”, compartió Story en exclusiva a Rolling Stone México. “Hicimos un primer experimento con un video durante el encierro y lo rodamos con condiciones súper limitadas. Ese video casualmente va a salir el mes que viene, pero así hubo una etapa de cambiar completamente el mindset de todo el equipo creativo, de todos los involucrados en Brocoli Records y encontrar maneras creativas para seguir trabajando y armando el rompecabezas del universo de este disco”.

En esta misma entrevista también estuvo presente Montenegro, y el par de intérpretes nos platicó sobre la evolución profesional de Rawayana, su sonido multifacético, el orgullo de su cultura, nuevos detalles acerca de su próximo LP y mucho más. Lee la entrevista completa a continuación:

Alberto Montenegro y Andrés Story de Rawayana nos platican sobre su próximo álbum y mucho más

¿Creen que la situación actual haya profundizado más el significado de su tema “Mi Amigo Luis”, que es un himno a la amistad y a valorar la vida?

Alberto: Yo creo que sí. Nosotros iniciamos haciendo música para nuestros amigos y creo que esta canción es como un retorno a esa raíz. El disco que sale este año tiene un poquito esa finalidad, de revisarnos después de tanto tiempo haciendo lo que hasta hoy tenemos publicado, y bueno, definitivamente con todo este tema de la pandemia, no solamente con “Mi Amigo Luis” sino con “2020”, quisimos empezar a tocar estos temas que ahora sentimos tan cerca por el aislamiento.

Andrés: Sin duda estos momentos son en donde aplica el cliché de “cuando no lo tienes es cuando lo valoras más”. Creo que todos estos ciclos por los que pasamos, buenos y malos, nos dejan lecciones. De ahí nace conceptualmente la canción de Luis, del reconocimiento de que estas cosas tan bonitas que tenemos, como el cariño de tus seres queridos, son algo bastante vulnerable y susceptible, pueden ocurrir cosas y ya no puedas expresarlo o disfrutar de ese cariño; en el caso de Luis, pasó simplemente con su partida de este mundo; en el caso de la pandemia, con el aislamiento. Ese es como el feeling detrás de eso, simplemente recordarnos la importancia y hacer algo al respecto.

La pérdida de su amigo les recordó a todos la importancia de valorar todos los momentos de la vida, sean considerados buenos o malos. Fue así como adoptaron la mentalidad de ‘Siempre Fresh‘, un dicho que caracterizaba a Luis, y durante estos tiempos difíciles ha marcado una diferencia abismal en su manera de afrontar la situación.

“El ‘Siempre Fresh’ era algo que decía nuestro amigo; la vida va a seguir, hay que afrontarla con optimismo y con ánimo. Los únicos capaces de cambiar el futuro somos nosotros, de cierta manera tenemos que lograr tener esta actitud, si se puede decir optimista, hacia el mañana y tratar de vivir el día a día”, afirma Montenegro.

Por su parte, Andrés comenta al respecto: “Creo que es muy fácil ahogarse en una situación que inmediatamente te está afectando. Después te das cuenta que probablemente no era tan grave, pero hay que vivir los momentos difíciles para saber, transformarte, crecer y aprender. Creo que lo que más nos cuesta en momentos de ansiedad es reconocer que las cosas pasan y todo sigue; siento que esa es mi interpretación de la idea del ‘Siempre Fresh’, se trata de una actitud con la cual enfrentas el día a día con lo bueno y lo malo”.

¿Qué piensan del gran alcance que ha obtenido su música en los últimos años?

Alberto: Nos encanta. Es interesante conocer gente nueva y ver lo que van sumando en ti, en la medida en que tú vas consiguiendo de esa variedad, y que tu música sea interpretada por gente diferente, creo que hace que uno también crezca como artista. Definitivamente ha sido algo progresivo, hoy en día lo disfrutamos un montón porque sabemos el trabajo y todo lo que ha costado a nivel creativo llegar al sitio en donde estamos, entonces que la gente lo reciba con buena onda, escuchen la música y la compartan, es una bendición.

Andrés: Sin duda es algo súper gratificante, sobre todo partiendo de que Rawayana como colectivo artístico y Brocoli Records como empresa creativa, siempre hemos sido un poco egoístas, en el sentido de que siempre hacemos cosas que nos gustan a nosotros, ese es el enfoque interno. Y que eso, unido con tantos años de sacrificio, esfuerzo y trabajo, se traduzca en que la gente disfrute lo que hacemos, es la meta última.

¿Sienten que su estilo representa a su cultura venezolana?

Andrés: Nosotros interpretamos que sí. Quizá no de la manera más obvia, pero de cierta forma creo que venimos de un sitio que, por su posición geográfica e histórica, siempre ha estado abierto a muchas influencias. Musicalmente hay mucha diversidad. Nosotros siempre estuvimos acostumbrados a ese melting pot cultural, eso es lo que es Rawayana, no hay un arraigo tan obvio al folclor venezolano, es más bien una expresión del caraquismo y el venezolanismo.

¿Qué los llevó a experimentar y no encasillarse en un sólo género?

Alberto: Creo que hay algo que se genera inconscientemente en los artistas, no es lo mismo el contexto en el que nosotros crecimos que alguien en México y dependiendo de cómo creció. Entendiendo que el mundo ha estado evolucionando hacia estas tendencias más globalizadas, y viniendo de dónde somos, nunca nos hemos visto formando parte de un grupo específico. Si mañana nos provoca hacer un rap, lo hacemos, y si nos provoca hacer un rock, lo hacemos. La gente que conoce nuestra discografía sabe que cuando nos interesa algo y nos parece atractivo, lo intentamos ejecutar. Ese es el sonido de la banda, el intento por hacer algo que nos llamó la atención.

Andrés: Nunca hubo un proceso deliberado de decir que queríamos trascender de los géneros. Más bien era una inquietud genuina por experimentar. De inicio, somos gente abierta a muchas cosas, nos atrevemos a experimentar, incluso en cosas que no dominamos o conocemos tanto. En esa ingenuidad e ignorancia, surge una personalidad y lo que pudiésemos llamar un sonido particular, todo gracias a la aventura y al no dominio de algo.

Licencia para ser libre cumple su décimo aniversario el siguiente marzo. Después de su álbum debut, Rawayana presentó Rawayanaland en 2013, que contó con diversas colaboraciones, entre ellas con Natalia Lafourcade. Posteriormente, en 2016, lanzaron Trippy Caribbean, con el que viajaron de hemisferio a hemisferio para su gira.

Acerca de la evolución de la propuesta musical desde su primer disco, Story compartió que el sentimiento de cambio y mejora es algo natural; después de conocer diferentes países, personas y escenarios, aprendes del negocio en todas sus etapas. “Creo que es muy evidente cómo hay una transformación, si estratificamos periodos con base en los álbumes. Tantas experiencias te transforman y eso queda plasmado en la música”.

“De nuestro lado también hay una búsqueda por mejorar la parte técnica, la ejecución, la composición, entonces creo que también, conforme va creciendo el proyecto, las herramientas y los criterios también van creciendo”, continúa Story. “En Rawayana siempre hemos hablado de cosas que están basadas en experiencias, eso también es clave para entender cómo evoluciona el proyecto, porque se van viviendo experiencias nuevas y distintas”.

“Creo que uno siempre espera crecer cuando está haciendo una actividad que le apasiona y que le gusta, madurar y una vez que pasa eso, que nunca te aburra”, complementa Alberto acerca de su evolución musical. “Ese es el objetivo de todos los días, que representa un reto, incertidumbre, de manera de sentir que estás creciendo”.

¿Qué podemos esperar del nuevo álbum?

Andrés: Estamos muy cerca de poder compartir un poco más de noticias, no va a haber mucho tiempo de incertidumbre. Hicimos el disco más largo que hemos hecho en nuestra vida. Además, tuvimos tanto tiempo por la pandemia que no solo hicimos ese disco, sino que ahora hay más canciones que ni siquiera cupieron en el álbum y estamos muy entusiasmados con el universo audiovisual que se está creando alrededor del proyecto. En conclusión, viene un año de muchísimos lanzamientos y la gente que esté pendiente va a estar escuchando bastante de nosotros.

Alberto: Tenemos unas colaboraciones soñadas, tenía rato que queríamos hacer cosas con esos artistas y afortunadamente accedieron. Estén pendientes de las plataformas porque estamos reconectando de nuevo con nuestros fans por ahí, haciendo adelantos y dando pistas. Seguro en cualquier momento ponemos el tracklist del disco.

¿Qué es lo más importante que han aprendido durante su trayectoria profesional?

Andrés: Personalmente podría ser que, ahora más que nunca, con todo esto que está sucediendo en el mundo y en nuestra industria, una clave de cómo la gente conecta con nosotros, es como se traduce nuestro trabajo desde el punto de vista de quien nos sigue, el cuánto disfrutamos lo que hacemos y cuánto nos divertimos haciéndolo. En resumen, cuando nosotros nos divertimos, salen cosas bonitas y la gente conecta con esas cosas. De cierto modo lo hemos ido descubriendo; aunque ya lo sabíamos, es más evidente ahora.

Alberto: Yo creo que somos un poco egoístas en ese sentido, estamos ahí tratando de ver cómo la pasamos bien y como consecuencia eso hace que la gente conecte con nosotros. Creo que hay muchas cosas que nos han pasado gracias a eso, ahí es donde está todo.

Mientras se da a conocer más información sobre el próximo álbum de Rawayana —del cual su siguiente sencillo, “Camarones y Viniles”, saldrá el próximo 5 de febrero— puedes ver su presentación In My Room aquí: