P&R: Elijah Wood

Habla sobre los personajes que ha interpretado después de 'El señor de los anillos' y de su nueva carrera como productor de cine de terror, con la cual busca filmar al estilo de las películas de los años setenta y ochenta

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

New Line Productions

EXTRAÍDO DE RS128, ENERO 2014

Motivado por el trabajo en equipo para desarrollar proyectos creativos en cine, Elijah Wood quiere encontrar sus propios límites como actor, al tiempo de disfrutar la experiencia de haber protagonizado una de las sagas más populares de los últimos años, El señor de los anillos, “un legado que agradezco mucho porque es una referencia que me acompaña por el resto de mi vida”. En entrevista exclusiva con Rolling Stone, Wood habló sobre dos de sus nuevas películas y sobre su labor como productor de cine de horror.

¿Lo que buscas en tus proyectos es mostrar otras facetas interpretativas que te alejen de El señor de los anillos?

No necesariamente, más allá de definir mi trabajo de alguna manera, lo que me interesa es asumirme como una persona que disfruta tremendamente del trabajo en equipo, de rodearse de personas creativas y desarrollar proyectos artísticos. Desde luego es imposible volver a encontrarme con algo siquiera similar a Frodo, por lo que siempre estoy abierto a considerar cualquier historia que me presenten. La saga ha logrado llegar a ser algo más que una serie de películas exitosas, pues forman parte de la cultura pop del mundo y siempre estarán ahí.

Como actor busco personajes complicados, anécdotas completamente distintas entre sí, únicas en ese sentido. He participado en producciones donde ocurren cosas extremas, con personajes cuyos actos provienen de su lado más oscuro… esas características son interesantes, profundas e incluso reflexivas, así que no sé si eso me aleja de Frodo, pero sí me acerca a cosas interesantes.

¿Consideras que la trilogía de Peter Jackson marcó tu carrera como actor?
En mi vida profesional y personal todo el tiempo está presente, la gente me saluda y me dice ¡‘hola Frodo!’, pero en realidad no me molesta. Lo interesante en ese sentido es que cada película en la que participo resulta ser una verdadera sorpresa para el espectador, pues hasta ahora he estado en filmes completamente distintos a la trilogía.

Dos de tus actuaciones –Open Windows de Nacho Vigalondo y The Grand Piano, dirigida por Eugenio Mira– coinciden en presentar personajes que se ven forzados a hacer cosas extremas en contra de su voluntad, ¿te interesa explorar este tipo de planteamientos?

Open Windows es un thriller sobre un hombre fanático de las computadoras que debe salvar a una actriz famosa, interpretada por Sasha Grey… No tuve ninguna escena ‘cerca de ella’ como sugieres. La otra es sobre un pianista que debe hacer algo extremo para salvar a su esposa. A ambos directores los conocí en Arizona en un festival de cine fantástico –al que me invitaron por El señor de los anillos, desde luego– y nos hicimos amigos. Nacho quería contar una historia que ocurriera frente a una computadora, mientras que Eugenio tenía en mente hacer una película que recuperara el estilo del cine clásico de intriga; las filmamos el mismo año, una tras otra y en ambos casos el personaje central está atorado en una situación que no puede controlar, así que me enfrente a la necesidad de construirlos con características similares, pero al mismo tiempo en circunstancias completamente diferentes y ese es el tipo de proyectos que me interesan.

Acerca de tu empresa productora, ¿cuál es la primera película que filmarás? ¿Actuarás en ella?

Ese proyecto es con un par de amigos que, como yo, son fanáticos del cine de horror. Lo que pretendemos es filmar con un estilo que evoque las producciones del género de los años setenta y ochenta, pero con énfasis en los elementos que en la actualidad provocan terror. Nos planteamos tener al menos una película al año. En principio no voy a actuar, sólo a producir. Nuestro primera historia es acerca de un virus que transforma a los niños antes de nacer, por lo que al salir de su madre se convierten en criaturas salvajes… algo muy divertido, creo [Cooties].