Patti Smith, un texto escrito por Shirley Manson

"Tenía 19 años cuando por primer vez escuché un disco de Patti Smith, fue 'Horses'"

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Beni Köhler

EXTRAÍDO DEL ESPECIAL LOS 100 GRANDES ARTISTAS DE TODOS LOS TIEMPOS, DICIEMBRE 2011

Recuerdo estar sentada, atrapada por el sonido de su voz, esta entrega feroz. Más tarde me llamó la atención cuán literarias eran sus letras, cuán intelectuales y políticas. Me encantó como, en sus canciones, ella hablaba de cualquier otra cosa que del amor en su corazón por un hombre. Y me encantó su imagen: ese look anti glam con el cabello trasquilado, luciendo como un chico delgado. Era todo lo contrario a las imágenes con la que era bombardeada cuando era niña, de lo que se suponía que tenía que aspirar como mujer.

Es una artista de folk, en la forma en que Bob Dylan es. Me encantó que era una poeta involucrada en el arte visual. Para ella no se trataba sólo de la música. Era todo. Y ella sabía cuán poderosa era su imagen –que era realmente sexy– y cómo manipular eso para su arte. Lo que Madonna hace hoy en día, Patti lo estuvo haciendo desde el principio. Excepto que Madonna estaba en su periodo de ventas. Sentí que el objetivo de Patti fue usar su arte para llevar consuelo y gracia –para mí, personalmente. Las líneas abiertas de “Revenge” en Wave, me dan escalofríos hasta hoy en día: “I Feel upset/ Let’s do some celebrating”.

Garbage tocó en un festival con Patti Smith en Atenas hace años, y me firmó el set list: “Power to the People, Patti Smith”. Es un cliché. Sin embargo ella entiende que los clichés funcionan. Una vez hablé con un chico que se negaba a votar, por mucho que entendía su punto, creo que las personas son importantes. Una persona puede hacer la diferencia. Cuando Patti canta “People Have the Power” me conmueve, porque no soy la única persona que anda por ahí sintiendo esas cosas. Sólo puedo imaginar que hay millones de personas allá afuera que la están cantando, que se sienten como yo. Y cuando se suman las millones de personas vale la pena.

Ella es un soldado. No será derrotada. Veo los charts de hoy, a las mujeres que están vendiendo discos, consiguiendo espacios, y me aterra cuántas de ellas están controladas por la idea corporativa masculina de lo que las mujeres y las rebeldes deben ser. Cuando algún cantante de pop adolescente se toma en serio como una figura rebelde, tenemos un problema. Me alegro que Patti aún está dispuesta a llegar hasta ahí y luchar por lo que cree. Me hace sentir menos sola.

Escucha la Legacy Edition de Horses: