Ozzy Osbourne mordió la cabeza de un murciélago vivo hace 40 años

El polémico momento aún lo persigue, a pesar de que todo fue un completo accidente

Por  ANDY GREENE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Paul Natkin/Getty Images

Cuando Ozzy Osbourne muera, con suerte dentro de varias décadas, su obituario tocará muchas cosas. Se centrará en el papel fundamental que desempeñó en la creación del heavy metal como miembro de Black Sabbath, la brillante música que hizo con el guitarrista Randy Rhoads a principios de los ochenta, sus batallas contra el abuso de sustancias y cómo su programa de MTV The Osbournes ayudó a lanzar una nueva era de la reality tv.

Inevitablemente, también mencionará un incidente del 20 de enero de 1982 en el Des Moines Veterans Memorial Auditorium donde mordió la cabeza de un murciélago vivo durante un concierto. El desafortunado episodio, que ocurrió hace exactamente 40 años, duró solo unos segundos, pero generó noticias en todo el mundo y le dio a la derecha religiosa un nuevo y poderoso tema de conversación cada vez que criticaban la música heavy metal.

“Siempre me gustaron las películas antiguas que solían tener estas peleas de pasteles”, explicó Osbourne en el documental Las nueve vidas de Ozzy Osbourne. “Me dio la idea de arrojar, en lugar de un pastel, trozos de carne y partes de animales a la audiencia. Pensé que era gracioso. Ellos lanzaban testículos de oveja, serpientes vivas, ratas muertas, todo tipo de cosas. Una vez, alguien arrojó una rana viva al escenario. Era la rana más grande que había visto y aterrizó boca arriba”.

Esa noche en Des Moines, alguien lanzó un murciélago vivo. “Pensé que era de goma”, dijo Osbourne. “Lo recogí, me lo puse en la boca, lo mastiqué, lo mordí, siendo el payaso que soy”.

Mientras la sangre llenaba su boca y la gente en la multitud miraba con horror, se dio cuenta de que había cometido un error horrible. “Los murciélagos son los mayores portadores de rabia en el mundo”, dijo. “Y tuve que ir al hospital después y me empezaron a poner vacunas contra la rabia. Tenía que ponerme una en cada nalga todas las noches”.

El lanzador de murciélagos de Des Moines nunca se ha presentado públicamente, pero quienquiera que haya sido el responsable le dio a Osbourne más atención de la prensa de la que jamás había recibido en su vida (incluida la aparición del programa de David Letterman). “Llegué al punto en que la gente esperaba que hiciera cosas cada vez más locas”, dijo. “Les diré algo, muchachos: no es divertido cuando les ponen vacunas contra la rabia”.

Ozzy orinó en el Álamo unas semanas más tarde cuando la gira se fue a San Antonio, Texas. Fue llevado a la cárcel por eso y se le prohibió tocar en la ciudad durante la próxima década. Solo unas semanas después de eso, Randy Rhoads murió en un accidente aéreo después de un espectáculo en Knoxville, dando a toda esta locura una horrible perspectiva.

El incidente del murciélago surgió en casi todas las entrevistas que Osbourne hizo a lo largo de los años ochenta, y finalmente se cansó de dar explicaciones una y otra vez. Pero ha aprendido a aceptar su extraño papel en la historia del rock, vendiendo muñecos de peluche de murciélagos decapitables e incluso lanzando 9666 NFTs de murciélgagos este mes. “CryptoBatz es un jodido proyecto mental para coleccionistas y fanáticos de NFT”, dijo en un comunicado. “El diseño rinde homenaje a uno de mis momentos más icónicos en el escenario y es una oportunidad de adquirir una pieza rara de la historia del arte. ¡Me encanta!”.

Pero hace 40 años esta noche, no amaba nada sobre el incidente del murciélago. Estaba escupiendo sangre tibia de murciélago y preparándose para una agonizante serie de vacunas contra la rabia.