Negrón: emprendimiento y creatividad que supera la adversidad

Un claro ejemplo de que la determinación, el ingenio y la constancia pueden salir adelante por encima de las crisis

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía Negron

Hace ya ocho años, Laura Negrón y Edward Pérez fundaron lo que hoy conocemos como Negrón chocolatería y floristería, un emprendimiento que ha alcanzado presencia en 13 ciudades de Colombia, además de una tienda en Ciudad de México, y que actualmente trabaja para cumplir la meta de abrir nuevas puertas en los Estados Unidos. Negrón se ha dado ya el lujo de facturar un millón de dólares al año, con un crecimiento del 25 % en época de pandemia.

El proyecto empezó en el año 2013 por la necesidad que sentía Laura de emprender para asumir la responsabilidad económica de su casa ante el fallecimiento de su padre. Ahora se constituyen como una empresa sólida que quiere alzar la bandera de la creatividad colombiana en Europa y Estados Unidos.

Su ‘fórmula mágica’ para el éxito tiene como centro la innovación; Laura aporta su ingenio y conocimiento como diseñadora gráfica, además de su gusto por el chocolate, mientras que Edward se encarga de la estética, la confianza y el concepto que mejora la presentación del producto. Esto les permitió desde su lanzamiento llamar la atención porque, pese a ser una floristería, su producto estrella es un exuberante ‘ramo de fresas’. Empezaron en la cocina de la casa materna, en un barrio tradicional de Bucaramanga, con pedidos del círculo social cercano, y un año después contaban ya con una identidad corporativa que les ayudó a dar un gran salto al éxito. Su perfil de Instagram les ayudó a darse a conocer progresivamente en el mercado digital, de donde proviene el mayor porcentaje de sus clientes.

En uno de los años más difíciles de la historia reciente, por la crisis sanitaria, económica y social que produjo la pandemia del Covid-19, Negrón cerró con cifras muy positivas; no solamente tuvieron la oportunidad de continuar creciendo, sino que lograron mantener los puestos de trabajo de toda su nómina y aseguraron su estabilidad económica durante esta difícil etapa.

DIVERSIDAD, COLOR Y SABOR: Ramos de rosas, bombones y fresas que han llenado el camino del éxito para Negrón Chocolatería y Floristería.

También fueron capaces de reinventarse cuando el mercado de las rosas cerró la producción en los cultivos. Además de ser una floristería, implementaron una estrategia a través de sus ramos de papel, y respondieron a las exigencias del medio digital y las redes sociales. Por otra parte, estandarizaron sus productos y cuentan con ocho franquiciados a quienes han transmitido su liderazgo, conocimiento, amor por la marca y el imbatible deseo con el que una vez iniciaron sus labores.

Sin lugar a dudas, Negrón representa un ejemplar caso de éxito que puede inspirar a muchos emprendedores para continuar trabajando por sus sueños.