enero 18, 2022

My Hero Academia: Misión mundial de héroes

Frenética, escandalosa y truculenta. La película basada en la serie My Hero Academia toma lo peor de los X-Men y nos deja con un gran dolor de cabeza

Kenji Nagasaki 

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Sony

En el 2014, Kōhei Horikoshi publicó un manga llamado My Hero. El cómic es protagonizado por un niño llamado Izuku Midoriya, quien habita en un mundo donde el ochenta por ciento de la población tiene superpoderes. Izuku es un Quirk (término utilizado para hablar de las personas sin superpoderes), pero sueña en convertirse en un superhéroe y ayudar a los más necesitados. 

La serie ha sido tremendamente popular y goza de varios spin-offs, entre ellos My Hero Academia, así como una serie de anime y tres películas (hay planes para una sexta temporada de la serie y para una película de acción real). 

My Hero Academia: Misión mundial de héroes es la tercera película animada basada en el manga de Horikoshi y toma lugar en un momento particular en la historia desarrollada por el autor, en el que Midoriya y sus amigos se unen al grupo profesional de superhéroes para detener los planes de los Humarise, un grupo de terroristas radicales que buscan acabar con la humanidad, debido a su profundo odio por las personas superdotadas. 

El poderoso y malévolo Flect Turn, líder de los Humarise, planea utilizar un gas para cumplir con su nefasta misión y eso lleva a que la Asociación Mundial de Héroes se ponga en acción para acabar con sus planes. 

Mientras tanto, Midoriya persigue a un joven ladrón llamado Rody Soul, quien asumió una misión de los Humarise para proteger a sus hermanos pequeños. Soul accidentalmente se apodera del maletín de Allan Kay, un científico a la orden de los Humarise y que puede contener la clave para salvar a la humanidad.

Esta es la premisa de una cinta frenética, ruidosa y que toma lo peor de los X-Men. Quienes hemos seguido tanto los cómics como las películas de los mutantes de Marvel, sabemos que a veces son tantos los personajes y las historias se vuelven tan intrincadas y truculentas, que no es posible dejar de sentirse abrumado y saturado, sin importar que se sea un gran amante del género de superhéroes. Más allá de la amenaza de los Humarise, My Hero Academia: Misión mundial de héroes pone de manifiesto el mayor temor que tenemos los fanboys. Hay tantos superhéroes en el cine y en la televisión, que más que sentir atracción o fascinación por ellos, vamos a terminar odiándolos. A muchos nos encanta el chocolate, pero desayunar, almorzar y cenar chocolate no tiene sentido y se puede convertir en un peligroso laxante vomitivo.