Música y TikTok: qué son los snippets y por qué están cambiando la forma en que escuchamos temas

Hay un océano sónico sin género que, a través de las redes sociales, conforma la experiencia auditiva moderna

Por  JEFF IHAZA

agosto 24, 2023

Snippet Core Collage Illustration

A mediados de 2021, el músico Wolfacejoeyy, de 20 años, subió un clip de 19 segundos de una canción llamada “Miss Me” a su página de TikTok. Joey, que comenzó a hacer beats a los 14 años, dice que se animó a probar suerte con las voces por una sugerencia que le hicieron los raperos Sofaygo y Dom Corleo en un chat grupal de Instagram. “Miss Me” demuestra que fue un buen consejo. Joey rapea con un ingenio alegre y muy melódico, y como cantante equilibra la tensión y la energía del agite de Nueva York con un encanto suave y cautivante. “Alitas con limón y pimienta, me voy con mi pedido como Drizzy”, rapea. “Shorty quiere hacer una parada en mi cuna, dijo que me extraña”.

El verso de apertura sería remixado y refragmentado mil veces en TikTok, una plataforma que se nutre de nuestros deseos casi inconscientes, de una fracción de segundo. “Creo que fue mi primer o segundo video”, explica Joey. “Lo publiqué en la oscuridad de la noche, a la 1 de la mañana, y pensé: ‘OK, me voy a dormir y veo qué pasa’. Me desperté con 50 mil visitas. ‘Guau’, pensé. ‘Raro, pero lindo. Voy a seguir haciendo esto’”.

La mayoría de las canciones de Joey son bastante cortas de por sí: duran alrededor de dos minutos, pero tienden a parecer aún más cortas: aparecen en su feed como snippets adjuntos a clips de otros creadores. Más que crear bailecitos para la discoteca, el espíritu de los clips de audio virales de artistas como Joey está en poder sacar algo humano de los algoritmos que les dan vida artificial a nuestros feeds. El snippet no es simplemente, ni siempre, un estribillo o un verso pegadizo, sino una breve ráfaga de música que se ha convertido en una forma distinta de comunicación, parte del lenguaje único del mundo del streaming de video de formato corto. Si alguna vez estuviste cerca de un chico que escrolea su teléfono con el volumen alto, probablemente hayas escuchado el sonido snippet. Llamémoslo Snippetcore, el océano sónico sin género que conforma la experiencia auditiva moderna.

La creciente prevalencia y el impacto de los snippets apuntan a un cambio de paradigma en el arte. Muchos artistas jóvenes crean, de forma espontánea, música capaz de transmitir sus ideas rápidamente.
Los mayores éxitos de Joey en TikTok hasta el momento son dos canciones inspiradas en los clubes de Jersey, producidas por su colaborador frecuente, whereis22: “Shake It” y “Buku”, que presenta a Joey cantando el gancho: “Ooh-ooh, baby/ I have bands like Buku, baby” sobre la percusión hipnóticamente bailable de la música. Ambas canciones comenzaron como snippets en su página y fueron remixadas por miles de usuarios antes de su lanzamiento oficial.

Probablemente no haya mejor ejemplo del poder del snippet que Ice Spice, cuyo hit viral, “Munch”, marcó un punto de inflexión en la relación de las redes sociales con la forma en que experimentamos la música. “Munch” no era sólo una canción, también era un mantra capaz de adaptarse a diferentes contextos: usar la canción en una publicación daba a entender la idea de que estás muy caliente, pero sin tener que decirlo.

“Estaba grabando en mi habitación y pensé: ‘Voy a hacer una canción lo más rápido posible’”, me dijo Ice Spice en los primeros momentos del ascenso viral de la canción. Y “Munch” sigue siendo una sensación: en el año transcurrido desde que se volvió viral un clip del video, Ice Spice logró mantener la atención del mundo con una gran cantidad de snippets oportunos. Clips de canciones de su debut, EP Like..?, como “Princess Diana” y “Bikini Bottom”, pasaron semanas poniéndoles música a miles de memes y videos virales antes de salir oficialmente. Y también está “Boy’s a Liar, Pt. 2”, su hit en colaboración con la veterana PinkPantheress (cuyo hit de 2021, “Pain”, puede que haya seteado la brújula con la cual orientarnos en este nuevo panorama sonoro cuyo espacio es el feed). Todavía es difícil escapar de alguna esquirla de “Boy’s a Liar, Pt. 2” en las redes sociales. Ahora, Ice Spice es una auténtica estrella pop y trabaja con Taylor Swift en un remix de “Karma”.

♬ Munch (Feelin’ U) – Ice Spice

Lo que Ice Spice y otros artistas de su generación están demostrando cada vez más es que la única forma de ganarle al algoritmo es ser vos mismo. Lo más probable es que tu gente te encuentre, y rápido. En febrero, Pascal Wallisch, profesor asociado en el Centro de Ciencia de Datos de la Universidad de Nueva York, publicó un artículo que va un poco por este lado. “Lo que podemos demostrar en nuestra investigación es que, en cuestión de segundos, las personas son capaces de identificar con precisión qué onda tiene algo y si les gusta”, explica.

Como parte del experimento, Wallisch compiló fragmentos de cinco segundos de las canciones más importantes de cada uno de los más de 6.000 géneros identificados en la base de datos de Spotify. La compilación resultante, de nueve horas de duración, es sorprendente por su similitud con lo que escuchás aleatoriamente cuando alguien en la mesa de al lado del bar escrolea videos en su teléfono. “Lo que pudimos demostrar, y es bastante concluyente, es que a pesar de que haya todo tipo de cambios a lo largo de una canción, psicológicamente respodemos al ambiente general que plantea, y lo plantea en los primeros segundos”, continúa Wallisch.

En TikTok, los beats de productores principiantes aparentemente se convierten en movimientos culturales por pleno derecho. “Zendayuh”, de 60 segundos (de Subiibabii), es una versión casi vanguardista del rap más bobo y melódico, cuyo título está basado en el nombre de la estrella de Euphoria, Zendaya. Producida por Blade, “Zendayuh” suele escucharse en videitos de escenas de baile de mediados de los años 2000, lo que le agrega una capa de nostalgia en algún rincón profundo de tu mente.

@.cam2.0 ? #fypシ #QuakerPregrain #dance ♬ zendayuh – Subiibabii

El snippet también es producto de los followers online 24 hs al día como público objetivo y base de fans. Playboi Carti allanó el camino de la actual generación de artistas más jóvenes. Los snippets han sido, durante mucho tiempo, una parte esencial de su obra, un producto de su aire de misterio y de los leaks constantes de sus nuevas canciones. A veces, sólo un verso o un gancho filtrado en un chat se convierte, así nomás, en un single. El mejor ejemplo es “Pissy Pamper”, un snippet de 2019 que un fan en edad escolar subió a las plataformas de streaming. En Coachella, ese mismo año, Playboi Carti cantó la estrofa que sale en el snippet y, semanas más tarde, Young Nudy subió un remix no oficial. Antes de ser eliminada, esta pieza no autorizada alcanzó la lista “U.S. Viral 50” en Spotify, con más de 2 millones de reproducciones.

Joey dice que el énfasis en los snippets a veces puede ser complicado. “Viste cómo es TikTok. Puede favorecerte un segundo y después tirarte abajo. Pero, independientemente de eso, si lográs esa pequeña base de fans, 100 o 200 personas con las que seguís comunicándote, construís el núcleo. Realmente ahí se construye una relación sólida entre el artista y el fan”.