septiembre 9, 2022

Los grandes éxitos del FBI: Por qué estas estrellas del pop fueron seguidas por las autoridades

Los Monkees no fueron los únicos artistas vigilados por los federales, como muestra una mirada a los archivos de la agencia

Por  DAVID BROWNE

Kurt Cobain, Whitney Houston y Notorious B.I.G. fueron algunos de los diversos artistas sobre los que el FBI reunió archivos.

James Crump/WireImage; Luciano Viti/Getty Images; Chris Walter/WireImage

Para algunos, la noticia de la semana pasada de que Micky Dolenz había presentado una demanda contra el Departamento de Justicia para obtener el archivo completo del FBI sobre los Monkees fue una sorpresa: ¿Los Monkees fueron rebeldes?

Recordando que los Monkees fueron creados para la televisión, eran sólo uno de los muchos artistas pop que han sido objeto de observación, seguimiento o algún grado de investigación por parte del FBI desde los años cincuenta. Cuando se trataba de artistas, “el FBI solía abrir expedientes por motivos muy concretos”, afirma Aaron Leonard, autor del libro Whole World in an Uproar: Music, Rebellion and Repression 1955-1972, o traducido al español, “El mundo entero en un alboroto: Música, rebelión y represión 1955-1972”. “La primera era cuando la persona estaba afiliada a un grupo organizado o participaba en un activismo político específico. El mero hecho de hacer una declaración casual contra la guerra podía ponerte en desacuerdo con los poderes fácticos. Con Micky Dolenz no es muy exagerado pensar que una imitación de los Beatles podría ser considerada peligrosa”. (Los objetivos de la era del folk en esta línea incluían a Pete Seeger, Phil Ochs y Dave Van Ronk).

La otra razón para vigilar un acto musical, dice Leonard, era la conexión con un “incidente criminal o potencialmente criminal”. Como revelan los archivos del FBI, el cambio hacia lo segundo superó a lo primero a partir de principios de los años setenta; en los últimos años, las estrellas del pop implicadas en casos de extorsión o amenazas de muerte tenían más probabilidades de tener procedimientos abiertos  que las afiliadas políticamente.

En su investigación, Leonard se enteró de que los expedientes de los artistas negros más importantes, Sam Cooke, Richie Havens y Nina Simone, fueron destruidos. Pero en la última década, la Oficina ha desclasificado periódicamente una serie de archivos existentes. Algunos, como los de los Monkees, Grateful Dead y Marvin Gaye, son breves y están bien redactados. Otros muestran cómo el FBI seguía la pista a determinados músicos o investigaba posibles casos. Por ejemplo, se dio a conocer una docena de páginas sobre supuestos incidentes de “disturbios civiles” en los conciertos de KISS.

De los archivos más recientes y descifrables, aquí están los “grandes éxitos” del FBI sobre actos pop además de los Monkees.

Whitney Houston

En 2013, la Oficina publicó un archivo de 128 páginas sobre Houston que tocaba varias pesquisas. En 1988, la agencia investigó a un fan obsesionado que escribió numerosas cartas a Houston, una de ellas afirmando que “podría herir a alguien con alguna idea loca”. Las cartas se transmitieron al FBI, que se puso en contacto con el autor de la carta; la persona en cuestión afirmó que sólo quería “provocar una respuesta” de ella. En 1992, Houston fue objeto de un intento fallido de chantaje por parte de un abogado anónimo que primero exigió 100.000 dólares, y luego 250.000, alegando que “revelaría ciertos detalles de la vida privada …. a varias publicaciones”. Como el caso no se consideró un delito federal, las autoridades dedicideron no perseguirlo. En 1999, un residente holandés fue entrevistado por la Oficina después de que enviara una cinta a Houston con una canción suya que decía haber escrito, pero negó haber recibido amenazas.

Marvin Gaye

Un expediente bastante breve y enigmático de seis páginas se centra en dos espectáculos que Gaye dio en Virginia, en Richmond y Norfolk, en el año 1977. Al llegar a los conciertos, el artista alegó que no le habían pagado, por lo que el promotor tuvo que reembolsarle y perder dinero por el camino. Según el expediente, la Oficina estaba investigando a una persona de negocios con nombre redactado “cuyo cheque de 75.000 dólares fue supuestamente el responsable de atraer a Gaye” para que viajara al concierto, y si implicaría conspiración para transportar bienes robados en el comercio interestatal. Las partes publicadas del expediente no mencionan si el desconcertante asunto llegó a resolverse.

The Notorious B.I.G.

Los tres expedientes de Biggie, que suman 359 páginas, están dedicados, por supuesto, a su asesinato, aún sin resolver, en Los Ángeles en 1997 y al posible e indeterminado rol de los policías locales. “Numerosas fuentes han declarado que cooperarán con el FBI para determinar qué papel jugaron los agentes de la policía de Los Ángeles en el asesinato de Wallace”, afirma un informe. El expediente también incluye citaciones del gran jurado fuertemente redactadas de 2004, una cronología de 10 páginas de la carrera de Biggie que comienza en 1993 y una referencia a un “santuario» de Tupac, con pistolas de 9 mm, encontrado en el garaje de un agente de la policía de Los Ángeles no identificado. El informe también determinó que la munición perforante provocó la muerte de Biggie. El caso se cerró en 2005.

Aretha Franklin

La periodista independiente Jenn Dize compartió en septiembre en Twitter partes del expediente del FBI sobre la Reina del Soul, que recibió varios años después de presentar una solicitud de la Ley de Libertad de Información a la agencia. Los documentos, que se remontan a 1966, demuestran el continuo interés del gobierno federal por seguir las conexiones de Franklin con el movimiento de los derechos civiles y las llamadas organizaciones de “extremistas negros”. Aunque un documento de 1976 afirma que Franklin “no ha sido objeto de una investigación realizada por esta Oficina”, los archivos revelan que el FBI dedicó la mayor parte de dos décadas a examinar los movimientos y las relaciones sociales de la famosa cantante, llegando incluso a presentar detalles de su contrato de 1971 con Atlantic Records con la esperanza de que los agentes pudieran vincular los negocios de Franklin con el Partido de las Panteras Negras.

Robin Gibb

Según su expediente, publicado en 2012, el difunto Bee Gee fue presuntamente responsable de “un telegrama potencialmente amenazador enviado al bufete de abogados de Londres que representaba a la entonces esposa de Gibb en un proceso de divorcio”. Tal y como se reproduce en el expediente, el telegrama, atribuido al cantautor, decía, en parte, “Lo que has hecho está justo en el límite, te lo advertí y te avisé. Sabe [sic] que uno se pasea por encima de mí… Ya he tenido suficiente. He firmado un contrato con [nombre redactado]”.

Una fuente contactada por el FBI dijo que el telegrama había sido enviado desde una dirección en Miami, donde Gibb vivía en ese momento. Por su parte, el representante anónimo de Gibb dijo al FBI que los propios abogados de la ex mujer de Gibb podrían haber sido los responsables del telegrama y estaban “intentando utilizar al FBI para avergonzar a Gibb y presionarle en su proceso de divorcio”. Cuando el bufete de abogados se negó a seguir adelante con el asunto, se abandonó la investigación.

Jimi Hendrix

El expediente de Hendrix, que no se hizo público hasta 2011, el cual incluye informes sobre una redada de marihuana en 1969 en Toronto e incluso su detención en 1961 por “ tomar un vehículo de motor sin permiso”. Curiosamente, el archivo también incluye el informe del FBI sobre el festival de Woodstock de 1969, en el que Hendrix participó. Después de una lista de otros actos en el cartel, el archivo señala“…esos eran sólo los artistas nombrados en el programa, el entretenimiento principal (si esa es la palabra correcta) fue proporcionado por la gente bizarra aquí presente…”.

John Denver

Probablemente la última persona que alguien esperaría que el FBI vigilara sería el difunto trovador conocido por ‘Sunshine on My Shoulders’. Pero el expediente de Denver, publicado en 2011, incluye un informe sobre el seguimiento que la oficina hizo de su participación durante una manifestación de “Dump the War”, o “Dejen la Guerra”, en Colorado en 1971, junto al veterano de Vietnam John Kerry. En 1979, el expediente del intérprete fue rellenado con un informe de que una “mujer que hablaba alemán e inglés” había estado llamando al californiano todos los días, para un total de 17 “llamadas amenazantes”, todo para decir que el novio de su madre estaba “viniendo a Los Ángeles para matar a Denver”. Un informe de 1990 incluía la alegación de una fuente no identificada de que Denver estaba “bastante colocado de cocaína” durante un concierto, pero la alegación “no fue corroborada por esta Oficina”.

Denver nunca mencionó el caso en su autobiografía, Take Me Home, pero sí señaló que, tras amenazas no especificadas contra su vida, reforzó su seguridad contratando al director de una academia de artes marciales (de Colorado, naturalmente). En el mismo libro, también admitió haber consumido marihuana y cocaína.

Kurt Cobain

El expediente de Cobain, que se hizo público a principios del año pasado, consta de 10 páginas e incluye cartas dirigidas al FBI en las que se insta a la agencia a investigar su muerte, que, según los autores de las cartas, fue un asesinato. “Apreciamos su preocupación de que el Sr. Cobain pudo haber sido víctima de un homicidio”, decían las respuestas del FBI. “Sin embargo, la mayoría de las investigaciones por homicidio suelen ser competencia de las autoridades estatales o locales”. También se incluía otra carta dirigida a la entonces fiscal general Janet Reno, enviada en 2000.

Miriam Makeba

Gracias tanto a su activismo contra el apartheid, como a su matrimonio con el defensor del poder negro Stokely Carmichael (llamado “extremista negro” por el FBI), la difunta cantante sudafricana recibió un expediente de 292 páginas que se hizo público finalmente el mes pasado. Los documentos muestran cómo el FBI siguió los itinerarios de viajes y giras de ella y Carmichael, incluso su compra de “un nuevo refrigerador doméstico, dos lavadoras y una estufa” en 1968.

Trending