Los diez mejores capítulos de Los Simpson

De todas las locuras y aventuras que la legendaria familia ha tenido, te mostramos nuestras favoritas

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Los Simpson celebra su trigésimo aniversario este 2019.

Cortesía Star Channel

Por Christopher R. Weingarten, Zach Dionne, David Fear, Jason Newman, Kory Grow y Andy Greene

Para quienes hemos pasado casi el mismo tiempo en Springfield como en nuestras casas, Los Simpson son, o fueron, una parte importante de nuestras vidas. Sin importar la edad, casi todos hemos visto por lo menos un episodio de aquellas caricaturas amarillas que han hecho reír a millones. Hasta la fecha, la familia cuenta con 651 capítulos en 30 temporadas (todavía en emisión), siendo una de las series estadounidenses de animación de mayor duración. Y teniendo en cuenta esto, nos preguntábamos: de todos esos, ¿cuál es el mejor? 

Después de horas de peleas, discusiones e investigaciones en foros de Internet, ROLLING STONE presenta los diez mejores capítulos de Los Simpson. Puede utilizarlo como una guía para hacer un maratón o simplemente para terminar una pelea sobre cuál es el mejor. Sin importar la situación, destape una cerveza Duff o una Buzz Cola y comencemos. 

10. La tierra de Tomy y Daly

Temporada 6

La versión de Los Simpson sobre el gigante de la animación de Estados Unidos (Disney) tiene prácticamente todo: robots con motosierras y pequeñas hachas en un desfile, una visita a la “Isla de los padres”, una exploración al antisemitismo del mismo Walt, y la existencia de la supuesta “cárcel de Disney”. La parodia tiene maldad y ternura; no hay nada que un grupo de animadores y escritores de Los Ángeles odie más que los parques de Disney. 

9. Llamarada Moe

Temporada 3

Homero le da a Moe la receta para preparar la “llamarada Homero”, una bebida que contiene el jarabe para la tos de Krusty y hay que prenderle fuego antes de beberla. El cantinero comienza a servir una nueva bebida llamada la “llamadara Moe” y un bar rival intenta descubrir los ingredientes; Moe se hace una transformación e incluso Aerosmith da un concierto en el bar. Homero se venga al estilo de El fantasma de la ópera; cuenta el secreto y hace que la bebida se vuelva popular en todos los bares. Eventualmente, Moe y Homero se reconcilian. ¿Mencionamos que Aerosmith aparece?

8. Homero va a la universidad

Temporada 5

Homero cumple sus deseos de estar en una fraternidad cuando el señor Burns lo envía a la Universidad de Springfield para cumplir la promesa que hizo a un inspector. Resulta que incluso en Springfield, la universidad no es como la pintan las películas. Eso no le impide a Homero convencer a sus tutores ñoños de robarse la mascota de la universidad rival (Colegio Superior de Springfield), Porquiño, y emborracharlo. Cuando los descubren, expulsan a los culpables, menos a Homero. Él los deja vivir en su casa y eventualmente convence al rector de dejarlos volver. Cualquier parecido entre Aquellos viejos tiempos y este capítulo, es una coincidencia.

7. Cabo de miedosos

Temporada 5

Dos años después de que Robert De Niro y Martin Scorsese hicieran el remake de la película de 1962 Cabo de miedoLos Simpson hicieron su propia versión, llena de referencias a la de Scorsese. Ponen a los Simpson en el programa de reubicación de testigos después de que Bob Patiño, quien recién salía de la prisión, amenazara a Bart. Se mudan al Lago del terror para vivir en una casa flotante, incluido Bob, quien va con ellos debajo del carro. Después de engañar a Bart, el villano le pregunta que si tiene algún último deseo, el cual es que Patiño cante una obra de ópera. Cantan La muchacha que amaba a un marino, hasta que el bote pasa junto a la policía y arrestan a Bob. ¡La mejor referencia a Gilbert y Sullivan de la historia!

6. El día del garrote

Temporada 4

“Todos los 10 de mayo, los residentes se reúnen a ahuyentar las serpientes hacia el centro de la ciudad y las machacan a garrotazos”, explica Kent Brockman sobre la festividad anual, El día del garrote. Desde 1775, la festividad es tan popular que generó una visita de Richard Nixon (armado con varias serpientes) y causó que el Reverendo Alegría mintiera sobre un verso de la Biblia para justificarla. Barry White actúa como la voz de la razón, y el episodio funciona como uno de los mejores ejemplos del conformismo ciego de Springfield y del nuestro.

5. La última salida a Springfield

Temporada 4

En uno de sus momentos más heroicos, Homero se convierte en el líder de la “Hermandad internacional de bailarines de jazz” en un intento para conservar el plan dental de la compañía. Convence a sus compañeros de trabajo de resistir, mientras que a Lisa, sin seguro, le practican un tratamiento monstruoso de brackets, que incluye alucinaciones de Yellow Submarine causadas por el gas de la risa. 

Cuando Monty Burns intenta quitarle la electricidad a la ciudad, el sindicato se mantiene firme y obliga al multimillonario a ceder bajo la condición de que Homero deje de ser el líder. Con la electricidad de vuelta, Springfield puede volver a abrir los locales de striptease de mala muerte y a producir vomito falso. Aunque más importante, a Lisa le ponen unos brackets buenos mientras que su familia y el odontólogo les hace efecto el gas de la risa. 

4. El drama de Krusty

Temporada 4

Más que un final de temporada con todas las mejores celebridades (Elizabeth Taylor, Johnny Carson, Hugh Hefner, Luke Perry, los Red Hot Chili Peppers), El drama de Krusty es una parodia increíble de cómo nos relacionamos con la televisión. La leyenda urbana del presentador de un programa de niños que dice: “Los niños [de Springfield] son unos tarados” ha circulado desde los años 20. En este capítulo exploran el culto a las celebridades, la censura y las frases pegadizas de las que el programa se ha aprovechado en temporadas anteriores.  La frase “soy un perversito” de Gabbo solo puede ser igualada por el “¡ay, caramba!” de Bart.

3. El oso de Burns

Temporada 5

El ciudadano Kane también recibe el tratamiento Simpson. Montgomery Burns tiene todo lo que un anciano multimillonario puede querer: una mansión enorme, millones de dólares, un adulador personal que lo adora, la habilidad de decir: “¡suelten a los sabuesos!” y que lo hagan. Pero lo único que realmente quiere es a Bobo, su antiguo oso de peluche, un tótem de la inocencia de una época más alegre. Después de que los Ramones le cantan Feliz cumpleaños en su fiesta, Burns decide emitir una orden de búsqueda de su querido oso, que ahora lo tiene Maggie Simpson. Una combinación perfecta de lo que el programa hace mejor: sarcasmo, homenajes a películas, una pizca de resonancia emocional, algunas frases increíbles (“Tres islas hawaianas. ¡Buenas, no de leprosos!”), referencias de la alta sociedad y bromas de la clase baja.

2. Lisa, la vegetariana

Temporada 7

Después de visitar un zoológico de mascotas para acariciar, Lisa deja de comer carne e intenta convencer a todos de las ventajas del vegetarianismo. Desafortunadamente, la parrillada de Homero tiene un cerdo, el cual Lisa se roba para que los asistentes no consuman carne. Después de un encuentro con los famosos vegetarianos Paul y Linda McCartney, Lisa se compromete más con su causa y se reconcilia con Homero y sus tendencias carnívoras. Señalar líneas en específico es inútil, pues el guion de David X. Cohen está lleno de frases ingeniosas, chistes visuales y montajes que nunca fallan. 

1. Marge contra el monorriel

Temporada 4

Conan O’Brien manejaba por Los Ángeles cuando vio una valla publicitaria que decía: “Monorriel”. Inspirado en Vivir de ilusión, O’Brien se propuso a escribir el capítulo más memorable. Después de que el estafador Lyle Lanley (Phil Hartman) convenciera a la ciudad de comprar un monorriel defectuoso, le dan a Homero la tarea de ser el primer conductor. Usted sabe el resto. El absurdo humor de O’Brien está en su máximo esplendor; en un minuto tiene más bromas de lo que la mayoría de los capítulos tiene en 22. Si el estándar de un buen capítulo de Los Simpson es el número de frases que uno puede citar hoy, Monorriel es el favorito. Este capítulo es la joya de la corona de la serie; ha sido admirado universalmente desde su estreno y es una pieza de la historia de la cultura pop que será recordada por décadas.