Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Lo que tienes que saber sobre el primer debate presidencial de México

En un decepcionante primer debate, Sheinbaum, Gálvez y Máynez optaron por emplear su tiempo atacándose entre sí y evadiendo las preguntas enviadas por los ciudadanos.

Por  ROLLING STONE

abril 8, 2024

Facebook INE

Este domingo 7 de abril se llevó a cabo el primer debate presidencial en México rumbo a las elecciones del próximo 2 de junio. La candidata Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez Máynez se dieron cita para compartir sus propuestas con la ciudadanía con el fin de que puedan tomar una decisión informada a la hora de votar.

Los temas de este primer debate moderado por los periodistas Denise Maerker y Manuel López San Martín giraron en torno a la salud, educación, combate a la corrupción, transparencia, no discriminación y grupos vulnerables, así como violencia contra las mujeres. 

Se esperaban varias cosas del debate: que los candidatos utilizaran gran parte de su tiempo para atacarse entre sí, que respondieran todo menos la pregunta que les estaban haciendo y, claro, que surgieran buenos memes. Las suposiciones eran correctas.

Salud y educación

En su primera intervención en el debate, Sheinbaum empleó su tiempo para felicitar al cuerpo diplomático mexicano que regresó de Ecuador después de que elementos armados irrumpieran en la embajada mexicana. Por su parte, Máynez se presentó ante la ciudadanía y aseguró que su partido crearía un mejor país que aquel que conocíamos bajo los gobiernos del PRI y PAN. La candidata de la oposición, Gálvez, dio comienzo a su estrategia de atacar a Sheinbaum para disminuir la brecha que las separa en las encuestas, llamándola “una mujer fría y sin corazón” por no hacer nada cuando padres de niños con cáncer se manifestaron frente al Palacio Nacional. 

Con los primeros ataques lanzados, las cartulinas comenzaron a salir. Máynez acusó a Gálvez de asociarse con corruptos, mostrando imágenes de ella junto a “Alito” Moreno, presidente del PRI, frente a un Lamborghini y otra junto a Manlio Fabio Beltrones, a quien señaló de tener cuentas en Andorra.

Aunque ciertamente los candidatos habían estado dedicando más tiempo a criticarse, algunas de sus propuestas en materia de salud incluyeron la tarjeta “Mi Salud” de la candidata Gálvez, que daría al mexicano acceso a consultas, cirugías y medicamentos sin costo, así como a un médico público o privado. Por su parte, Sheinbaum aseguró que “vamos por buen camino”, pero que se debe invertir más en el IMSS, ISSSTE e IMSS Bienestar, así como en la formación de médicos especialistas. Máynez criticó la propuesta de Gálvez, afirmando que la tarjeta es algo que se ha prometido en el pasado y no se ha cumplido, propuso actualizar el sistema de salud con tecnología y mejorar el acceso a las medicinas con IA predictiva de tendencias.

La exjefa de Gobierno declaró que se necesitan más universidades, poniendo como ejemplo su labor en la creación del Instituto Rosario Castellanos y la Universidad de la Salud. Durante su intervención, Gálvez criticó a Sheinbaum por su papel en la tragedia del colegio Rébsamen, exponiendo que un año antes contaba con los elementos legales para cerrar el colegio Rébsamen y no lo hizo. En su gobierno, la candidata de la oposición afirmó que impulsaría las escuelas de tiempo completo, brindando materias de robótica, inglés e inteligencia artificial. Para el candidato Máynez, es imperativo que los libros de texto no sean adoctrinadores, como aseguró que solían ser. 

Combate a la corrupción y transparencia

Entre sonrisas incómodas, Máynez acusó que desde las campañas existe corrupción. “Hay que construir un sistema de rendición de cuentas”, dijo y propuso que la ciudadanía debería ser considerada como víctima en casos de corrupción. Gálvez, quien propone fortalecer el INAI, expresó que la corrupción no terminó con el gobierno actual como se había prometido, se comprometió a castigar a los corruptos mediante la cancelación de las asignaciones directas. “El presidente te dijo corcholata, pero quiere que seas tapadera”, dedicó a Sheinbaum, a quien también catalogó como la “dama de hielo” por sus acciones tras el colapso de la línea 12 del metro. “El estudio de DNV dijo claramente que una de las causas de la caída fue el mantenimiento y fue tu responsabilidad aunque lo niegues”, declaró.

Sheinbaum replicó a los ataques con una imagen que utilizó para afirmar que Gálvez prometió donar un inmueble al colegio Salesiano, pero que lo vendió a una sobrina del expresidente Felipe Calderón. “Claudia, tu prueba es más falsa que tu acento tabasqueño”, contestó Gálvez en lo que se convirtió en uno de los momentos favoritos del internet.

No discriminación, grupos vulnerables y violencia contra las mujeres

La última sección del debate englobaba tantos temas que fue imposible obtener más que respuestas superficiales. En tema de migración, Sheinbaum apuntaló que se deben de atender sus causas, especialmente la económica. Gálvez hizo hincapié en respetar los derechos de los migrantes, mientras que Máynez declaró que “migrar no es un crimen”.

Sobre la violencia a la mujer, la candidata morenista aseguró que en la Ciudad de México “bajaron los feminicidios en 30% ahí están los datos”. Esto, cuando minutos antes había colocado la cifra en un 40%, la franca insensibilidad de la candidata con una de las problemáticas más preocupantes del país es escalofriante. Aunque la aseveración fue desestimada por Gálvez, quien respondió que la capital es la ciudad donde “más mujeres desaparecen” y el índice de violación está en ascenso, su intervención resultó insatisfactoria ya que tampoco brindó propuestas concretas para combatir la amenaza.

En otro momento que se ha convertido en meme, Máynez decidió abrir su intervención presentándose en lengua de señas, un momento un poco fuera de contexto para compartir su nueva habilidad que le valió dos correcciones de la intérprete.

Sheinbaum continuó proponiendo más becas, un aumento al salario mínimo por encima de la inflación, así como recuperar las pensiones y “echar atrás” las reformas al sistema de pensiones de 1997 y 2007. Gálvez presentó tres programas sociales: otra tarjeta llamada “La Mexicana” para mujeres en estado vulnerable, un apoyo alimentario para combatir la pobreza extrema y una nueva beca universal.

En redes sociales, tanto Sheinbaum como Gálvez fueron criticadas por ser las dos candidatas principales a la presidencia de México y evitar profundizar en el tema de violencia de género, siendo Máynez quien expresó que el feminismo es el “movimiento más importante de nuestro tiempo” y que no tiene “ningún miedo” a declararse a favor de las libertades, incluído el derecho al aborto. 

En su cierre, el único candidato sostuvo su última cartulina con un mensaje escrito a mano: “Gracias”, dirigido a los espectadores y a su partido. Y, claro, no podía despedirse sin un ataque final a la “vieja política”. La morenista habló de “regar la economía desde abajo” para “florecer” y afirmó que será la primera mujer presidenta de México. La candidata opositora destacó su posición como mujer mexicana de raíces indígenas, sosteniendo la bandera mexicana como símbolo de su compromiso por defender al país de los “corruptos y delincuentes”. Aunque al levantarla, terminó por enseñar el águila de cabeza.

Naturalmente, la pregunta más grande después del debate ha sido: ¿quién ganó?, aunque muchos la han reformulado hacia: ¿quién perdió? La respuesta que más se repite es: México. México perdió este debate porque la ciudadanía no solo no obtuvo propuestas concretas a las problemáticas que los acontecen sino que gastaron 2 horas de su vida en escuchar a los candidatos atacarse y, como en cada elección, tendrán que resignarse a votar por el “menos peor”.

CONTENIDO RELACIONADO