noviembre 11, 2022

Liam Gallagher, el rockstar más futbolero, ganó por goleada con un show a puro Oasis

El "Hooligan" del rock volvió a enarmorar al público local con una catarata de hits del grupo que compartió en los años 90 con su hermano Noel

Por  JUAN FACUNDO DÍAZ

FOTO: IGNACIO ARNEDO

La vuelta de Liam Gallagher a la Argentina tras cuatro años estuvo a la altura del mito. Si bien se suponía que el show en el Movistar Arena haría las veces de presentación de C’mon You Know, su tercer álbum de estudio como solista, se sintió más bien como la confirmación de lo que Liam es, pero principalmente la demostración de lo que supo ser.

Con una lista plagada de canciones de Oasis, el hermano menor de los Gallagher estuvo sobre el escenario porteño con su actitud altanera tradicional, algo más cercano a un Hooligan que mira la multitud salvaje que comanda que a un goleador parado frente a la hinchada que lo ovaciona por sus goles. Se mantuvo, con autoridad y aires de desprecio, frente a un estadio repleto de 15 mil personas para escupirle sus pergaminos en la cara a todos y cada uno de ellos durante una hora y media. Liam en modo Basile bostero: fue al frente, ganó y a otra cosa. 

FOTO: AGUSTÍN DUSSERRE

En 2011, mientras se jugaba el superclásico inglés entre los equipos de Manchester, Mario Balotelli, el último rockstar del mundo del fútbol, dejó un festejo icónico como recuerdo: con un 1-6 a favor del City, el delantero italiano celebró su gol con desafiante soberbia mostrando una remera que decía: «Why always me?” (“¿Por qué siempre yo?”). Después de hacer sonar el canto de la hinchada del Manchester City y «Fuckin’ in the Bushes» de Oasis, Liam Gallagher, el más futbolero de los rockstars, entró a escena con la misma actitud frente a su público argentino. Pero, a diferencia del italiano, Liam entiende por qué es señalado. Como dijo en su álbum del 2019: Why me? Why not (¿Por qué yo? Por qué no). Y el punto de partida desde allí marcó el pulso que tendría durante toda la noche: «Morning Glory» y «Rock ‘n’ Roll Star», ambas del grupo que supo tener junto a su hermano, fueron una advertencia y una revalidación de su título ganado a fuerza de excesos y escándalos varios. Esta noche soy una estrella de rock. 

FOTO: IGNACIO ARNEDO

«Everything’s Electric» fue la primera muestra de su nuevo trabajo como solista en toda la noche. Ese tema que funcionó este año como el primer adelanto del álbum y que fue escrito junto a Dave Grohl, quien además toca la batería en la grabación original. Pero, sin embargo, rápidamente volvió al camino tras la huella del pulso revisionista. «¿Hay fans de Oasis por acá?», preguntó. “Esto es ‘Stand By Me’”. Y esos fans, muchos adolescentes que no llegaron a ver al grupo desde su última presentación en el estadio de River Plate allí por 2009, fueron los que más disfrutaron el autohomenaje y muchísimos miraban con lágrimas en los ojos. Como aquel que asiste al partido de despedida de ese crack admirado y lo ve desplegar algún destello de magia después de haberlo visto solamente por compilados de sus mejores jugadas en YouTube. «Roll It Over» y «Slide Away» sumaron su cuota emotiva.  

FOTO: AGUSTÍN DUSSERRE

Para la mitad del show, llegaron las otras dos canciones de las pocas de C’mon You Know que estuvieron incluidas en la lista, «Diamond in the Dark» y «More Power». Esta última, la que abre el álbum, es una oda a la sanación que gana belleza con la sutileza de las coristas que acompañan la mugre de Liam. La letra habla de crecer, aprender, de construir sobre las ruinas, de ser mejores. «Admito que estuve enojado por mucho tiempo (…) / Si queres conservar las cosas que amas, entonces es mejor que aprendas a arrodillarte«, dice. Y Liam, que se equivocó y pagó, demuestra con hechos lo que afirma en palabras, porque su versión 2022 parece haber encauzado sus demonios y guiado su enojo para potenciar su propia obra y no boicotearla desde adentro para hacerla implosionar. Porque ni siquiera un problema de sonido que obligó a la banda a empezar de nuevo «The River» tentó a su propio diablo interno e incendiario y todo continuó de forma normal. 

FOTO: IGNACIO ARNEDO

Sin embargo, no todo fue mimos para la gente. Mientras el público coreaba su nombre, Liam los interrumpió y con ironía les corrigió la acentuación. Y si el fútbol se mantuvo siempre presente, fue también lo que propició los momentos más emblemáticos y emocionantes de la noche. «Wonderwall», ese hit imbatible para cantar con los brazos abiertos mirando hacía el cielo, fue dedicado al Kun Agüero, leyenda del Manchester City al que Liam expresó su amor y admiración en incontables ocasiones. Y, mientras la gente cantaba por la Scaloneta en la previa del mundial de Qatar diciendo «que de la mano de Lio Messi todos la vuelta vamos a dar», Liam fue más allá y respondió a un pedido que un seguidor le hizo días atrás por Twitter. «Live Forever» fue, por su parte, para Diego Armando Maradona: «Tal vez seas igual que yo, vemos cosas que los demás nunca verán. Vos y yo vamos a vivir por siempre. Vas a vivir para siempre«. 

FOTO: IGNACIO ARNEDO

Liam disfruta ser el centro y el equipo se construye en torno a su figura. Las pantallas gigantes haciendo primerísimos primeros planos de su rostro son la redundancia de su protagonismo y de cómo funciona como imán de miradas mientras se despedía con «Champagne Supernova». Su figura termina siendo un emblema que recoge y revaloriza el rock mugriento de guitarras, la tradición cancionera, el 4-4-2 que con firmeza se construye desde atrás y va hacía el frente. Todo eso sucede aún cuando su nuevo álbum busca cierta experimentación, pero su gira regala más bien una mirada en retrospectiva hacia el pasado más que un vistazo hacia el futuro. Y, como tantos que afirman haber estado en la cancha de Argentinos Jrs aquél 20 de octubre de 1976 cuando debutó Maradona en primera división, otros podrán cantar: «Mamá, ¿Sabe por qué me late el corazón? Es porque estoy enamorado. Ho visto a Liam Gallagher «.

El "Hooligan" del rock volvió a enarmorar al público local con una catarata de hits del grupo que compartió en los años 90 con su hermano Noel
FOTO: IGNACIO ARNEDO

Trending