Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Las 10 mejores actuaciones de Ryan Gosling

El talentoso actor es uno de los candidatos favoritos al Óscar por su interpretación de Ken en Barbie. Pero ¿dónde se posiciona entre sus mejores actuaciones?

Por  MARLOW STERN

septiembre 27, 2023

RICHARD FOREMAN/BOLD FILMS/ODDLOT ENTERTAINMENT; NEW LINE CINEMA/EVERETT COLLECTION. JAAP BUITENDIJK/WARNER BROS.; THINKFILM/EVERETT COLLECTION.

Lo único que faltaba en el impresionante currículum actoral de Ryan Gosling era que, al igual que Tom Cruise, nunca había trabajado con una directora. Eso cambió después de Barbie, la película al estilo caballo de Troya sobre masculinidad tóxica y los efectos corrosivos del patriarcado de la directora Greta Gerwig. El canadiense, de 42 años, se ha ganado elogios por su Ken que baila, canta, es “novio” de Barbie (Margot Robbie) y que, de la noche a la mañana, pasa de ser un himbo estancado en la friendzone que solo sabe de “playa”, a ser un incel enojado que se empeña en gobernar Barbieland. ¶ Gosling, con su cabello rubio, abdominales tonificados y estilo ridículo, es el mejor accesorio. Su graciosa interpretación no solo está generando rumores sobre los Óscar, sino que incitó a Vanity Fair a preguntarse si era su “mejor actuación”. Eso nos dejó pensando: ¿cuáles son las 10 mejores actuaciones de Ryan Gosling?

10. Loco y estúpido amor

BEN GLASS/WARNER BROS

La primera vez que Gosling incursionó en la comedia fue para esta película coral de Glenn Ficarra y John Requa. Gosling logra ser tan gracioso de una forma casi inexpresiva como Jacob Palmer, un experto don Juan que asiste al mismo club cada noche en un traje a la medida para seducir mujeres solitarias. Decide mentorear y cambiarle la imagen a Cal (Steve Carell), un padre patético en medio de una crisis de mediana edad que acaba de descubrir que su esposa (Julianne Moore) lo ha estado engañando. Aunque sus escenas con Emma Stone son lindas, incluyendo una recreación borracha del baile de Dirty Dancing, sus intercambios cómicos con Carell son de primera. La mirada que dispara contra el Cal de Carell cuando saca su cartera de velcro se ha convertido en un meme que ha sido utilizado una infinidad de veces. Para aquellos que no vieron su trabajo adolescente en Breaker High o Young Hercules, este fue el primer vistazo del lado cómico de Gosling y excedió expectativas.

9. Diario de una pasión

NEWLINE CINEMA/EVERETT COLLECTION

Aún pienso en cómo Gosling casi protagonizó Diario de una pasión junto a su cómplice del Club de Mickey Mouse, Britney Spears. También pienso en cómo Gosling y su eventual coprotagonista, Rachel McAdams, supuestamente se odiaron tanto que el rodaje de Diario de una pasión se convirtió en una competencia de gritos, claro, antes de que se tornara romántico y comenzaran a salir durante la gira promocional de la película. El apasionado Noah Calhoun es un joven de clase obrera, en la Carolina del Sur de 1940, que pone su mirada en la engreída heredera Allie (McAdams), para el disgusto de sus padres. Las primeras escenas entre Gosling y McAdams tienen ese encanto de la vieja escuela y Gosling tiene talento para transmitir deseo melancólico, pero la escena en la lluvia —“Te escribí todos los días por un año… no había terminado… aún no ha terminado”— es la que perdurará.

8. La La Land

LIONSGATE/EVERETT COLLECTION

Cualquiera que esté familiarizado con sus apariciones en programas de noche (o YouTube) sabrá que Gosling creció como niño bailarín, primero en una compañía de baile local, luego ballet y después en un revival del Club de Mickey Mouse junto a varias figuras que seguro conocerás, como Justin Timberlake, Britney Spears y Christina Aguilera. Pero, nunca lo vimos canalizar sus años de formación hasta La La Land, el musical de Damien Chazelle sobre dos artistas en Los Ángeles. Claro, hay algunos momentos que no han envejecido bien (Gosling haciendo mansplaining del jazz a Emma Stone en un club; un solo personaje afro, interpretado por John Legend, como el que corrompe el jazz), pero Gosling hace de todo aquí: canta, baila a la luz de la luna y lanza miradas de cachorrito a su amante. Su voz no es tan fuerte como la de Stone, ni su actuación, pero, aun así, es encantador.

7. Blue Valentine

WEINSTEIN COMPANY

Según cuentan, Gosling y su coestrella, Michelle Williams, mostraron un gran compromiso a Blue Valentine, llegando hasta rentar una casa y vivir en pareja, simulando discusiones, con el fin de prepararse para sus papeles como una pareja joven que se enamora solo para caer en un mar de resentimiento e inseguridades cinco años después. Aunque las secuencias se quedan un poco cortas en algunas partes, como la calva de Gosling que es involuntariamente graciosa y sorprendentemente deprimente, las primeras escenas -casi completamente improvisadas por el par- de Gosling haciendo todo lo posible para ganarse a Williams en las calles de Nueva York, incluyendo la serenata con ukelele, lo muestran en su momento más encantador.

6. Lars and the Real Girl

MGM/COURTESY EVERETT COLLECTION

Hay rastros de una herida que Gosling trasmite en muchos (o todos) de sus personajes. Antes he dicho que parece un cachorrito, pero esa mirada de deseo, con uno de sus ojos un poco más perezoso que el otro, tiene el poder de atravesarte. Lars Lindstrom es un alma dañada cuya madre falleció durante el parto, dejándolo con sentimientos de culpa y desapego y sufre de hafefobia. Tras la reciente muerte de su padre, Lars vive en el garaje de su familia, y así, Gosling nos presenta a su personaje más excéntrico: un joven roto que simula una relación con Bianca, una muñeca sexual que ordenó por Internet porque le aterra formar conexiones reales y significativas. Es un personaje bastante diferente para el actor, quien, sin importar cuán extraño se vuelva todo, te motiva a apoyar a Lars en cada momento. Gosling tuvo la idea muy clara.

“Ryan llegó con más de 10 kilos de sobrepeso y con un bigote una semana y media antes de comenzar a filmar”, dijo el director Craig Gillespie a Entertainment Weekly. “No lo esperaba. No lo habíamos hablado, pero me gustó y aprecié que lo hiciera”.

5. Dos tipos peligrosos

DANIEL MCFADDEN/WARNER BROS/EVERETT COLLECTION

Así como con Carell en Loco y estúpido amor o su gira promocional con Harrison Ford para Blade Runner 2049, Gosling hace buena dupla con un actor mayor y más experimentado. Dos tipos peligrosos es una comedia intergeneracional con toda la admiración e indignación que la acompañan; y una comedia de acción situada en los 70 del cineasta Shane Black y que muestra a Gosling en un estado de locura total como Holland March, un detective privado incompetente que investiga el caso de una estrella porno desaparecida. La yuxtaposición entre el personaje torpe e incompetente de Gosling y el rudo y musculoso de Russell Crowe es una joya de la comedia, y nada mejor que la escena en la que Crowe lo confronta mientras lee un periódico en el baño. ¡Debería hacer comedia más seguido!

4. Drive

RICHARD FOREMAN JR SMPSP

Aunque la franquicia de acción de Gosling parece ser El hombre gris de Netflix, merecíamos una trilogía sobre el “Conductor” de acrobacias y escapes de Hollywood con un fetiche por la velocidad (y la ultraviolencia). El director Nicolas Winding Refn y Gosling buscaban crear, en palabras de la estrella, “una película violenta de John Hughes”, y lo consiguieron con este elegante y palpitante neo-noir. Esta es la actuación más sensual de Gosling en pantalla, con el actor aprovechando sus poderes estoicos, su encanto y estilo para la moda, todo completado con el falso acento de Brooklyn. Es tan cautivador y agradable a la vista -aun cuando está golpeando a alguien- que casi olvidas que Carey Mulligan está interpretando a una mesera con un novio exconvicto. Es su intento de ser Steve McQueen, y es genial.

3. Barbie

COURTESY WARNER BROS. PICTURES

Era necesario que trabajara con su primera -y brillante- directora para que Gosling descubriera su “Kenergía”, o invocara los rasgos masculinos más tóxicos enterrados en él para ridiculizarlos en la comedia. El giro cómico más comprometido que probablemente verás este año (o cualquier año) es Gosling dándole vida a este modelo de bufonadas masculinas. Él canta, baila, y aún como un himbo troglodita con un gusto por los abrigos de piel, las bandanas y subyugar mujeres, de alguna manera nunca es desagradable, porque se nota que se está divirtiendo muchísimo como Ken. Es probable que gane su primer Óscar por esta cinta, y será bien merecido. ¡Más Ken, por favor!

2. El creyente

EVERETT COLLECTION

Había visto a Gosling en un par de proyectos antes –Breaker High, Young Hercules, ese episodio de ¿Le temes a la oscuridad?, Duelo de Titanes– pero no fue hasta que lo vi en El creyente que supe que tenía un talento increíble. Aquí interpreta a Danny Balint, un judío neoyorquino cuyo rechazo a las escrituras y el odio a sí mismo lo han transformado en un neonazi violento. Junto a una pandilla de otros fascistas de cabezas rapadas, planean colocar una bomba en una sinagoga para cumplir su fantasía de odio de matar judíos. Interpretar a un neonazi fue un extraño rito de iniciación para actores jóvenes e intrépidos por un tiempo, desde Gary Oldman y Russell Crowe hasta Edward Norton y Stephen Graham, pero el turno de Gosling es el más matizado del grupo, plagado de conflictos internos y carisma crepitante. La escena en la que es entrevistado por un periodista del New York Times en un restaurante, escupiendo bilis antisemita y luego amenazando con suicidarse si se descubre que es judío, es una de las mejores actuaciones de la carrera de Gosling. Nació una estrella.

1. Half Nelson

©THINK FILM/EVERETT COLLECTION

Aunque Diario de una pasión lo convirtió en estrella, su papel en la película de 2006 Half Nelson consolidó a Gosling como uno de los actores más talentosos de su generación. Su personaje, Dan Dunne, es un maestro de historia en un salón lleno de estudiantes racializados en una primaria de Brooklyn. En lugar de apegarse al plan de estudios, prefiere el aprendizaje a través de la dialéctica, alentando a sus estudiantes a expresar sus opiniones. Pero, así como es un maestro querido, y que también entrena al equipo de baloncesto femenino, sufre de una adicción al crack que comienza a afectar su trabajo. Cuando una de sus alumnas, Drey (Shareeka Epps), de 13 años, lo descubre fumando una pipa en un baño, la mirada de terror de Gosling es inolvidable, pero pronto da paso a una amistad poco probable. Esta es una de esas actuaciones de un artista en ascenso, como De Niro en Mean Streets o Denzel en Cry Freedom, que anuncia la llegada de un actor destinado a la grandeza. Es otro ejemplo de lo generoso que Gosling puede ser como compañero de pantalla. No tiene problema en deferir a las mujeres, ya sea Michelle Williams en Blue Valentine o Emma Stone en La La Land o Margot Robbie en Barbie, y deja algo de trabajo pesado para Epps también. Una escena en la película que personifica la complejidad del trabajo de Gosling es cuando intenta enfrentarse a Frank (Anthony Mackie), un narcotraficante local que ha tomado a Drey bajo su protección. Es tan fiel a la realidad que te dejará impactado.