La reconexión de Vetusta Morla

La banda española ha presentado recientemente Cable a tierra, un nuevo álbum en el que muestra su interés por la exploración de las tradiciones, mientras conserva la identidad que la ha llevado a ser una de las agrupaciones más importantes de Iberoamérica

Por  RICARDO DURÁN

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

CORTESÍA SONY MUSIC

‘Se compuso y se produjo en un espacio de tiempo mucho más corto de lo que estamos acostumbrados’, cuenta JuanMa Latorre, guitarrista y uno de los principales compositores de la banda. “Empezamos a trabajar en enero de este año y en mayo ya estaba todo terminado con el lazo rojo”. El proceso tuvo su comienzo cuando la pandemia empezaba a aflojar y las cuarentenas dejaban de ser la regla; como cualquier persona sensata, los integrantes de Vetusta Morla experimentaron la inquietud generada por las reflexiones que vinieron tras este ensayo general del Apocalipsis.

La pérdida de las raíces y la desconexión con nuestra identidad, invitaron a buscar un punto de apoyo para conservar el equilibrio cuando el suelo aún se movía bajo nuestros pies. “A veces esos asideros no eran tan firmes como podíamos pensar, también nos hizo mirar a un entorno muy cercano”, añade JuanMa. “Se acabaron los grandes viajes, estábamos encerrados en casa y la escala de nuestra vida fue más familiar; de alguna manera redescubrimos los barrios, las familias, las cosas más cercanas”. Esa búsqueda de “anclaje” se convirtió en diez canciones que nacieron por separado, pero pudieron plasmarse en conjunto en el estudio, para luego mezclarse en apenas una semana y media.

Esa búsqueda de raíz se conectó con lo que Vetusta Morla ha recogido a lo largo de su trayectoria en América Latina, por eso canciones como ‘Puñalada trapera’ o ‘Finisterre’ evocan sonoridades de este lado del Atlántico. Por momentos, Cable a tierra respira aires de bambuco, chacarera, cumbia, milonga y ranchera, aunque Pucho [Juan Pedro Martín, vocalista de la banda] aclara que no han intentado hacer un tratado de folclor. Esa nunca fue la idea, lo que pasa es que las raíces se comparten, se enredan entre sí, y nos envuelven sin que siempre sea evidente. “Sabemos que hay infinitas bandas que se dedican al folclor muchísimo mejor que nosotros”, dice el cantante.

IMPARABLES: ROLLING STONE en Español incluyó el más reciente disco del sexteto español entre los grandes álbumes de 2021.
CORTESÍA SONY MUSIC

“Tuvimos una experiencia en Medellín,  unos chicos de una escuela de música convirtieron una canción nuestra en un bambuco, nos explicaron cómo era el ritmo, y fue precioso”, recuerda JuanMa. “Eso queda ahí, eso sale luego en el álbum”. También señalan que en el disco suena una tambora dominicana en alguna parte, y no muy lejos está un ritmo de panaderas, propio del norte de España. “Es un compendio de todos esos folclores que llevamos dentro, pero no deja de ser un disco de Vetusta Morla, con un sonido muy nuestro”, concluye Pucho.

Por otro lado, ‘Corazón de lava’ muestra a la banda con un sonido muy “mediterráneo”, si cabe el término, abordando el flamenco, el canto gregoriano, las saetas de Semana Santa y la literatura de García Lorca; para Pucho se trata de “la canción que más penetra en la tierra, habla del fuego interno de la tierra, apela a la pasión española”, por eso está ubicada en toda la mitad del álbum.

El concepto de Cable a tierra también parece tener relación con las ideas de “sentar cabeza” o “echar raíces”, que van llegando con el paso del tiempo. “Supongo que cuando uno está montado en el cohete de la juventud no mira atrás, ni se plantea nada sobre su identidad o su pertenencia”, dice JuanMa, después de reír junto a Pucho al oír una pregunta sobre la edad. “Creo que es algo que sucede cuando tienes cierto equipaje vital, empiezas a preguntarte sobre la trascendencia, que es otro de los conceptos que sobrevuela el álbum”.

De alguna manera han llegado a preguntarse por su legado, por lo que irán dejando en el camino, y en palabras del guitarrista, “¿Cómo voy a seguir viviendo cuando no esté?”.

Años atrás, en su MTV Unplugged, Bunbury los describió como “la mejor banda de los últimos años”.
CORTESÍA SONY MUSIC

La deriva, el exitoso disco de la banda lanzado en 2014, parecía abordar la crisis económica y social que vivió Europa hace algunos años, y eso se sentía en la contundencia de canciones como ‘¡Alto!’, ‘Golpe maestro’ o ‘Fuego’. Por eso, lo más lógico es pensar que la contingencia provocada por el coronavirus ha definido el rumbo del nuevo disco. Sin embargo, eso no resulta tan obvio. “No nos gusta enmarcar los discos hablando de un momento concreto, nuestras canciones son muy atemporales, pero los discos sí que son testigos de nuestro presente, al final es inevitable que algo tan bestia para toda la humanidad no se cuele por la creatividad”, dice Pucho. “No es un disco que hable sobre la pandemia, pero sí transita por ella, obviamente”.

Cable a tierra no es un disco largo, apenas dura 35 minutos, pero es intenso y conmovedor hasta en su despedida. “Que a tu banda favorita aún le queden muchos años”, canta Pucho en ‘Al final de la escapada’, una canción llena de un optimismo que trasciende lo efímero y se enfoca en las buenas cosas que están por venir para quedarse. Para JuanMa esa canción representa “el mejor cierre posible” porque tiene que ver con reemprender la marcha, y cuenta que alguien les decía que ‘Al final de la escapada’ era como ponerte una mochila y echarte a andar silbando. “Que tu banda favorita siga escrita en la pared de un baño / Bailaremos hasta el cierre, brindaremos con extraños / Porque todas las canciones hablen bien de ti / Cuando todo se termine seguirán aquí”. Así se despide Cable a tierra, un disco que -sin demagogias, ni facilismos- logra rápidamente mantenernos conectados.

CRECED Y MULTIPLICAOS

En 2015 la banda lanzó 15151, un álbum en vivo con un nombre que hace referencia a la capacidad del Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid; los 15.000 espectadores que asistieron al show, las 150 personas que hicieron posible la presentación y quien escucha el disco. El DVD que lo acompaña da fe de la poderosa puesta en escena y de la apabullante respuesta del público. Ya han pasado seis años desde que 15151 salió al mercado y ahora Vetusta Morla, como resultado del enorme crecimiento de su audiencia, planea un gran espectáculo en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid, que tiene capacidad para 67.000 fanáticos.

Antes de ese concierto, se habrán presentado en el Estadio Olímpico de la Cartuja, en Sevilla, frente a unas 60.000 personas. Al cierre de esta edición las entradas para ese show estaban prácticamente agotadas.

El sexteto ha pasado de tocar para 15.000 espectadores a hacerlo ante 67.000 en cuestión de seis años, incluyendo dos de pandemia. ¿Qué más podrían pedir?


Vetusta Morla en nuestro podcast

Conectados con La voz de la cultura

El podcast de Rolling Stone en Español presenta en uno de sus episodios más recientes la conversación con JuanMa y Pucho que ha dado origen a este texto. Se trata de un dialogo en el que ellos hablan, por ejemplo, de la evolución musical que han tenido como banda.

La voz de la cultura es una serie de podcast exclusiva de Amazon Music, y en ella se encuentran conversaciones con grandes personajes de la cultura, conducidas por los editores de la publicación más importante para la cultura popular a nivel global.