La princesa está en las estrellas

Carrie Fisher luchó contra las drogas, fama y ansiedad. Estuvo casada con Paul Simon y falleció el 27 de diciembre de 2016. Aquí una de sus últimas entrevistas

Por  ANDY GREENE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía

EXTRAÍDA DE RS165, FEBRERO 2017

Carrie Fisher fue la princesa de todos. Leia luchó para encontrar a su hijo y soportar muchas pérdidas cercanas en la saga cinematográfica de Star Wars. Aventuras en el espacio con las que Fisher conoció las dos caras del éxito. “La mejor parte del éxito es el dinero, los viajes y las personas que conoces. Eso es algo que diría la escritora Dorothy Parker. Pero seré directa: La peor parte es ser criticado. Las cosas las toman fuera de contexto. Ahora, con el internet, eres tu peor enemigo. No soy alguien que no sólo puedes mirar.

Tienes suerte de que ser famosa antes de Twitter y TMZ.

Estoy muy feliz. Aunque nunca fui una persona privada, siempre he controlado lo que hay allá afuera. En comparación con ahora, tenía muchos más secretos.

Eres de Beverly Hills. ¿Cuál es la cosa más Beverly Hills de ti?

Manejo un Tesla. Hago mucho shopping. Me gusta verme como una coleccionista de cosas, pero es más compulsivo que eso. Así que es el shopping. Y el colágeno.

¿Cuál era tu libro favorito cuando eras niña, y qué dice sobre ti?

Era una chica extraña. Me gustaba Truman Capote y estaba obsesionada con Dorothy Parker. Quería ser como ella. Estaba enamorada de las palabras y me salvaron de muchas cosas. Los libros fueron mi primera droga. Me llevaron lejos de todo.

¿Cómo te relajas?

Mal. Veo películas viejas, pero soy muy nerviosa y agitada. Realmente tengo que concentrarme para relajarme. Literalmente tengo que hacer cosas como enfocarme en mi respiración y decirme lo que estoy viendo.

Estabas casada con Paul Simon. ¿Eres capaz de disfrutar su música y disociarla de tu relación con él?

Absolutamente, aunque me gustan las canciones que escribió sobre nuestra relación. Incluso cuando me insultan, me gustan mucho. Si vas a ser insultado, ese es el camino a seguir. “Graceland» tiene una parte de nosotros.

¿Cuál es la lección más importante que sacaste de ese matrimonio?

No soy buena en las relaciones. No soy suficientemente cooperativa. No podía darle la paz que necesitaba. Además, es interesante cuando estás con otra celebridad. El tema de la celebridad se neutraliza y puede llegar a problemas más grandes. Tuvimos peleas muy interesantes. Es una vergüenza, porque él y yo éramos muy buenos juntos en esas formas en que éramos buenos.

¿Hablas con él?

No, ya no hablo con él. Lo extraño, pero tengo lo mejor de él en su música.

¿Qué consejo hubieras deseado recibir cuando eras más joven?

“No cargues con cosas toda tu maldita vida». Y las tuve toda mi vida. Tienes que aprender y desafortunadamente se necesitan muchas lecciones para que lo hagamos bien.

¿Hay alguna ventaja de usar drogas?

Absolutamente. No creo que haya sido suicida y probablemente es debido a las drogas. Tengo este trastorno del estado de ánimo, así que [las drogas] probablemente me salvaron de los sentimientos más intensos. Y me encantó el LSD.

Describe tu mejor viaje.

Tenía muchos buenos. Uno donde estaba con Paul y mi abrigo se incendiaba. Nos reímos de las llamas.

¿Hubo drogas que nunca deseaste haber tocado?

El más fuerte de los opios. Inhale heroína. Nunca lo hice de manera completa, que es básicamente lo que haces cuando estás tratando de matarte.

¿Qué tan diferente crees que habría sido tu vida si nunca hubieras estado en Star Wars?

Absolutamente. Es el tipo de motor que impulsó todo lo demás. Sin embargo, habría sido escritora. Realmente no quería ser actriz.

Tu más reciente libro se basa en los diarios que escribiste mientras filmabas la primera película de Star Wars. Admitiste un romance con Harrison Ford en el set. ¿Le avisaste que lo ibas a escribir?

Le dije que encontré los diarios y que los iba a publicar. Simplemente dijo: “Abogado». Se lo envié y le dije que podía quitar cualquier cosa que no le gustara, pero nunca hizo un comentario. Sé que todo esto lo avergüenza. Para eso es, para apenarnos otra vez.

¿Sientes alguna sensación de alivio ahora que el secreto se conoce?

No. Es sólo un “gran gatito» en una bolsa que podría haber permanecido cerrada. Me siento nerviosa por Harrison. Simplemente no me relaja. Tal vez sea sólo yo.

Te has sometido a tratamientos de electroshock durante años. ¿Cuáles son los mayores conceptos erróneos sobre esta técnica?

Probablemente que tienes convulsiones o que se utiliza como castigo en un hospital psiquiátrico, que es como se representa en las películas. Es muy fácil y efectivo. En el momento en que lo hice estaba deprimida y terminó con la depresión. La medicación no pudo arreglarlo. La terapia tampoco. Esto sí.

¿Eres más feliz ahora que antes?

Sí. He aprendido mucho. Confío en mis instintos. He pasado por mucho y podría pasar por más. Espero no tener que hacerlo, pero si así fuera, sería capaz de realizarlo. No voy a disfrutar el morir. No hay mucha preparación para eso.

¿Le tienes miedo a la muerte?

No. Tengo miedo de estar muriendo. Cualquier cosa con el dolor asociada a ella, no me gusta. He estado allí con un par de personas cuando estaban muriendo y no parece divertido. Pero si así sucediera, quisiera que estuviera conmigo alguien como yo. ¡Y ahí estaré!

Mira un merecido tributo a Carrie Fisher: