mayo 9, 2022

Kiss se despide de Latinoamérica con un explosivo concierto en Bogotá

La legendaria agrupación dio por terminado el segmento latinoamericano de su gira de despedida The End of the Road World Tour

Por  MARTÍN TORO

Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images

Tras casi 50 años de éxitos, maquillaje, y mucho rock and roll, Kiss ha tomado la decisión de despedirse de los escenarios con su gira mundial The End of the Road World Tour. 

Como parte del segmento de la gira que tenía planeada la banda en Latinoamérica, la mítica agrupación compuesta por Paul Stanley, Gene Simmons, Tommy Thayer y Eric Singer, visitó la capital colombiana el sábado 7 de mayo en el Movistar Arena de Bogotá. 

Legiones de fanáticos con sus mejores chaquetas de cuero, botas, atuendos y con sus rostros maquillados llegaron desde temprano al venue con nostalgia y altas expectativas sobre el show de la banda oriunda de Nueva York. Con cantos y cerveza los fanáticos hicieron la antesala a uno de los conciertos más espectaculares que haya vivido Bogotá en los últimos años. 

A las ocho de la noche la agrupación caleña Krönös calentó los motores de los fanáticos con una buena dosis del hard rock y heavy metal que tanto los ha caracterizado durante casi cuatro décadas de carrera musical. El vocalista Jorge Fresquet entregó varios clásicos de su discografía al público capitalino que fervientemente cantó “Fuego en mis venas” y “Solo quiero Rock and Roll”. 

Faltando un cuarto para las 10, sobre el escenario, se desplegaba un gran telón con letras plateadas que rezaba KISS, el cual cayó al mismo tiempo en el que el escenario se llenaba de fuego, chispas y humo. El cuarteto descendía desde lo alto en plataformas que lentamente fueron bajando mientras le daban la bienvenida a Bogotá con “Detroit Rock City”. 

Esta legendaria aparición en el escenario era solo el abrebocas de lo que vendría más adelante en el show, donde la pirotecnia, los fascinantes juegos de luces, pantallas, y los conceptos que la banda abordó artísticamente para acompañar cada una de sus canciones se encargaron de dar la vibra adecuada para despedir a una de las bandas más grandes de la historia del rock and roll. 

Duncan Bryceland/REX Shutterstock

Hay agrupaciones en vivo que más que una puesta en escena, se enfocan en conectar con el público a través de sus canciones, por otro lado, hay otras que por pensar en la parte visual y artística del show, la musicalidad se puede ver afectada en algunas ocasiones. Por último están los artistas que pueden hacer ambas cosas a la perfección y este es el caso de Kiss. A lo largo de las 23 canciones que pudo disfrutar el público bogotano, el cuarteto se encargó de dar un espectáculo del más alto nivel con un sonido impecable. 

Kiss no solo hizo un recuento de sus casi cinco décadas de recorrido musical tocando los más grandes éxitos de su extensa discografía. Sino que también le dieron gusto a cada uno de sus fans con los pequeños y ostentosos detalles que hacen que los conciertos de Kiss sean de otro mundo: Gene Simmons escupiendo fuego en “I Love It Loud”, el clásico baile de Tommy, Paul y Gene, un solo de guitarra espectacular de Tommy en el que batalla con alienígenas que están por invadir la tierra (explosiones, aplausos y muchas más explosiones), Gene escupiendo sangre por la boca, Paul Stanley volando a través del Movistar Arena  para tocar “Love Gun” y “I Was Made For Loving You” desde otra tarima ubicada al fondo del venue.

“La mejor manera de callar a todos y hacer que todos disfruten de la vida en este momento es hacer un gran ruido resonante y sacudir el cielo con un poco de pirotecnia”, le dijo el bajista Gene Simmons a Rolling Stone en 2020 cuando se preparaban para lo que sería esta gira de despedida. 

Tras un poco más de dos horas de espectáculo, Paul, Gene, Tommy y Eric le dieron la venia a la ciudad de Bogotá y se despidieron de Latinoamérica con un show que dejó boquiabiertos y con una sobrecarga sensorial a todos los que los presenciaron aquella noche. 

Trending