Julieta Venegas, el arte de evolucionar en el amor

En medio del lanzamiento de su próximo material discográfico, la cantautora reflexiona en torno al amor, los cambios que la ayudaron a encontrarse en la música, el feminismo y el poder de la mujer

Por  KARLA LEÓN

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Josefina Alen

En 2017, después de ofrecer el último concierto de su gira para presentar Algo Sucede, su octavo material discográfico, Julieta Venegas decidió cerrar un ciclo. Desarmó su estudio, su banda, sus equipos de trabajo y se mudó a Buenos Aires, Argentina. Allí, aprendió a pausar la vida, a reencontrarse con la música, con el público y a volver a lo esencial; para, de alguna manera, apostar, una vez más, por el cambio. 

Años atrás, con un deseo incontenible por hacer música, Julieta trasladó su vida a la Ciudad de México para contar una nueva historia, una que, con el paso del tiempo, ha logrado llenar la escena de poemas infinitos, melodías esenciales y un estilo contestatario que, constantemente, se revela para hablar por y para el amor. “No me gusta pensar que hay una comodidad en lo que hago”, dice la cantautora, desde Tijuana, México. 

“Sucedieron muchas cosas respecto a la música, respecto a mí vida, que no me llevaban a un estudio, sino a otras cosas, a otras búsquedas. Terminé mi último disco, hice una gira, me cansé, me conflictué y me mudé de país. Ahora, otras inspiraciones me llevaron de vuelta al estudio, a escribir y a donde estoy en este momento”, relata. Por primera vez, enmarcada en una nueva etapa, Julieta tomó las riendas de su proyecto para presentar su noveno álbum de estudio, bajo la producción de Álex Anwandter. 

“La sensación que tiene, la simpleza en la instrumentación, el ritmo que lo sostiene y todos los elementos con los que trabajamos, para mí reflejan muy bien todo lo que pasó durante este proceso con Álex. Ha sido hermoso y estoy feliz con lo que hicimos. Siento que, para los dos, fue una experiencia en la que descubrimos cómo desarrollar y crecer algo que ya teníamos”, señala Julieta. 

Josefina Alen 

Cuando se dio cuenta que quería hacer un disco, la multiinstrumentista le presentó todas sus canciones a Anwandter, a quien admira y con quien comparte una amistad, desde hace muchos años. “Le di a escuchar las canciones, no con la idea de trabajar juntos, sino para conocer su opinión, pero la verdad es que trabajar sola me hace perder la objetividad, no sé si una canción puede servir o no; y ahí fue cuando iniciamos un proceso para revisar las canciones, retrabajarlas, seleccionarlas rigurosamente y arreglarlas nuevamente para ver hasta dónde podían llegar”.

Así, Julieta reveló la primera carta de presentación de su nuevo disco con ‘Mismo Amor’, un tema vibrante que se desarrolla en torno a la transformación de las relaciones y la responsabilidad afectiva. “Me gusta hablar de amor, me apasiona y me jala mucho, pero no quería caer en la simpleza de decir: ‘Listo, una relación que se termina o una relación que empieza’. Para mí, las canciones de este disco tienden a profundizar más en las relaciones. 

Este tema atiende el conflicto, pero también habla sobre recordar lo que somos; es como contar una historia de un amor en problemas, pero que no está totalmente perdido porque está ahí, intentando que suceda otra cosa”, reflexiona, mientras comparte lo que este sencillo simboliza para el disco. “No es que el álbum sea igual a esta canción, pero sí representa lo que es. En ese sentido, soy un poco a la antigua, necesito tener todo el disco para empezar a mostrar las canciones y esta fue la última de todo este proceso de composición”. 

Volver a empezar 

Han pasado siete años desde Algo Sucede, pero para Julieta, asimilar todo este tiempo parece traer más dudas que recuerdos. “Ahora que me dices 7 años, es tremendo, no sé en qué momento pasaron tan rápido”, suelta con naturalidad. Es verdad que la cantautora no desconoce la vida que sucede ante sus ojos, pero en realidad, su constante necesidad de movimiento la obliga a atender el presente. 

“Cada disco es un retrato de quién soy, en distintos momentos de mi vida, precisamente porque la vida es así y las historias tienen que cambiar. Me siento a escribir y no es igual. No me gustan las cosas que me acercan a la inercia, me parece horrible; el proceso creativo siempre debe tener algún tipo de sorpresa y esto ha sucedido mucho en el trabajo con Álex. Es otra manera de crear, de aproximar las cosas. Él es un gran productor, es serio, riguroso, es como un maestro muy estricto y me gustó aprender. Me entregué a su visión de las canciones y llegamos a otro punto muy distinto”, detalla. 

Mientras los escenarios palpitaban al ritmo de su esencia, Julieta Venegas se paralizó ante su relación con la música. Salir de gira, componer, hacer un disco, y volver a los escenarios abrumó la magia y calidez de lo que siempre la mantuvo a flote. “En ese momento, las cosas se alinearon para deshacerme de todo”, confiesa, pero en esta ocasión, contrario a lo que se podría pensar, el regreso de la compositora es sumamente certero, mucho más, cuando es ella la que ha tomado la decisión de tomar el liderazgo de su proyecto.   

“Otra vez tengo un equipo, pero un equipo con el que siento que todos estamos dirigiéndonos en una misma dirección. Volví a armar algo mucho más afín a lo que siento en este momento. Es el primer disco en el que yo hago, de alguna manera, una producción ejecutiva y en el que tuve que involucrarme en más cosas y me gustó mucho. Estoy feliz porque estamos formando algo que representa lo que soy y lo que quiero lograr. La música nunca tiene que ser cómoda. No puedes decir: ‘Bueno, hasta ahí. Ya sabemos escribir, ya estamos establecidos’. No, se debe tener alguna forma de descubrimiento, así que estoy expectante de lo que pase con este trabajo”. 

Las mujeres se están revelando, los hombres no saben qué hacer

Julieta Venegas representa una figura revolucionaria. No es secreto que, a lo largo de los años, decenas de artistas la han nombrado un referente que marcó un antes y un después en la música. “Me muevo en el rock, pero no soy rockera”, menciona la cantautora. Estamos en el marco del #8M y, para ella, hablar sobre un legado en la música representa una perspectiva muy masculina, por lo que prefiere entenderse como una pieza que ayuda a visibilizar y a multiplicar el reconocimiento de las mujeres en la escena. 

Hace 25 años, cuando firmó su primer contrato con una disquera y Gustavo Santaolalla produjo Aquí, su álbum debut, la inspiración para componer sus primeras canciones llegó del mundo anglosajón, pues en la frontera – la línea perfecta entre dos culturas – las voces de las exponentes latinoamericanas no era algo que Julieta tuviera a su alcance. En ese entonces, la multiinstrumentista no imaginó que su propia voz se convertiría en una nueva influencia en la música. 

“Cuando saqué mi primer disco, quizás éramos muy pocas, pero ahora hay cada vez más compositoras, cantantes e instrumentistas. Me gusta saber que soy parte de un proceso que le abre paso a las mujeres en la música. La industria se está dando cuenta que una mujer compositora ya no es tan rara”, puntualiza. En 2019, Julieta subió al escenario de los Spotify Awards junto a Yoss Bones, Marcela Viejo, Mariana Ruzzi, Fer Casillas, Sol Pereyra, Daniela Spalla, Marissa Mur y Carla Sariñana, para interpretar ‘Mujeres’, un tema que escribió a consecuencia de su descontento por ver cómo los medios de comunicación trataban el tema del feminismo y las marchas. 

“A mí me parecía algo muy emocionante, un cambio muy importante y me frustró mucho ver que no había un seguimiento objetivo de lo que estaba pasando, solamente dijeron: ‘El feminismo es vandalismo’. El cambio sobre las mujeres en México tiene que venir de todos los lugares, de los medios de comunicación, de las mujeres mismas, y empieza en la vida cotidiana, en lo individual, a nivel colectivo, a nivel comunidad, a nivel país”, medita con dureza. 

Así, sobre este escenario, empuñando pañuelos verdes, la fotógrafa mexicana Toni François, inmortalizó una de las tantas formas en las que las mujeres en la música se han unido para reconocer y visibilizar su lugar en la industria, pero también, para llevar un mensaje de justicia y protesta, a través del arte. No obstante, Julieta reconoce que no solo se debe luchar por la inclusión y la participación de las mujeres en este espacio, además, se debe extender el llamado hacia el ámbito sociopolítico. 

“México empezó a cambiar mucho en 2019 y es porque estamos participando en las calles, encontrándonos y dándonos cuenta que somos una fuerza política y que somos muchas. Tenemos que tomar consciencia para saber que podemos cambiar, incluso, aunque nos sintamos aisladas. Debemos unir visiones para cambiar la concepción que existe sobre las mujeres en México. 

Llevo 5 años en Argentina y siento que vivir aquí me ha hecho más presente y consciente. Mi primera marcha fue aquí, con mi hija. Siento que Argentina ha sido punta de lanza para toda Latinoamérica y poco a poco las cosas empiezan a cambiar en México, en varios estados ya se legalizó el aborto y, en Colombia, ya empiezan a surgir más cambios en ese sentido”, explica. 

Julieta asegura que llevar un mensaje feminista, a través de la musica, ha sido parte importante para replantearse la forma en la que se desarrolla de manera personal. “Hay una canción del disco que habla sobre esta temática. Creo en el feminismo, pero no soy alguien que escribe desde lo político o desde lo social, tampoco desde lo racional, más bien, empiezo desde lo emocional”, narra, al mismo tiempo que asegura lo importante que es atacar la violencia hacia las mujeres, desde múltiples trincheras. 

“Creo que las cosas pueden cambiar. México puede ser un país más influyente, puede tratar mejor a sus mujeres. Me frustra mucho cuando veo los niveles de violencia que viven las mujeres. Siento que es importante que estos temas estén presentes, que se hable, que los medios de comunicación se hagan presentes, que vean las problemáticas desde nuestro lugar y eso es un trabajo constante. Las cosas pueden cambiar, desde muchos campos, a mí me gusta hacerlo desde mis canciones y mi trabajo artístico”. 

En un par de días, Julieta Venegas regresará a los escenarios como parte de su gira “Vernos de nuevo”. El Festival Vive Latino será su primer destino y, posteriormente, viajará a España, Costa Rica, Colombia y Estados Unidos. Por lo pronto, como hace cinco años, la voz de una de las cantautoras más importantes en México y Latinoamérica volverá a resonar al ritmo de su guitarra y su acordeón, para evolucionar, una vez más, en el amor.

“Estoy agradecida por lo que hago, y creo que solo hay que ser felices y seguir rompiendo expectativas de lo que hay. El poder hacer las cosas, con la gente que me gusta, me hace sentirme agradecida. Estoy en un punto de mi vida en el que estoy disfrutando todo; siento que estoy mejor en muchos sentidos y que es un gran momento para sacar un disco, para disfrutarlo, disfrutar a la gente y, es lo que estoy haciendo, disfrutando mucho”, concluye Julieta Venegas.