Julianne Moore y los fantasmas del pasado

Los enlaces matrimoniales resultan eventos ideales para que se produzcan escenas de confrontación en 'El pasado que nos une'. Julianne Moore y Michelle Williams tiene un 'tête à tête' en un drama basado en una popular película danesa. Platicamos con las protagonistas sobre la dificultad de no enjuiciar a los personajes

Por  ÓSCAR URIEL

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Diamond Films

No hay lugar para héroes y villanos. Así, como resulta la vida misma, el cine de la realizadora Susanne Bier se ha destacado por sus relatos vehementes sucedidos dentro de la aparente gélida sociedad danesa. After the Wedding está habitada por personajes complicados tomando las decisiones equivocadas y viviendo con sus consecuencias.

Lo que distingue a After the Wedding de las otras películas de la directora es precisamente que la acción tiene como catalizador una ceremonia de nupcias alrededor de la cual se develarán dos o tres secretos que cambiarán el rumbo de los protagonistas. La película se convirtió en un sonado éxito en 2006 contando con la participación de Mads Mikkelsen, probablemente uno de los intérpretes más reconocidos emergidos de la escena cinematográfica de Dinamarca.

Ahora, se presenta una versión americanizada titulada El pasado que nos une y es respaldada con la dirección de Bart Freundlich con la participación de respetados intérpretes como Julianne Moore, Billy Crudup y Michelle Williams, entre otros.

“Pienso de la misma manera que tú con respecto a los remakes. Cuando un director ha hecho un trabajo como el de Susanne Bier entonces, ¿por qué volver a hacer la película otra vez? La propuesta de Susanne resultó en una producción profunda y emotiva. Nuestra idea tiene como cimiento el cambio de género de los protagonistas porque sentía que esta perspectiva era necesaria contarse para el público hoy en día. Por lo general la cinematografía europea, en particular la escandinava, deja varias preguntas al aire. Es una audiencia que está acostumbrada a una ambigüedad muy particular en sus historias. Es muy complicado tener claro porqué una película se logra o no. Obviamente como director, tratar de reunir los mejores elementos indispensables como contar con un reparto como este o un talentoso director de cinematografía –pero aún así hay un riesgo inminente– siempre es una apuesta aún y cuando la historia y los personajes hayan sido probados en otra producción”, declara Freundlich de forma contundente al cuestionársele los motivos para realizar una versión norteamericana a pesar que la original se vio en prácticamente todo el mundo y tuvo su estreno no hace muchos años.

Por su parte, Julianne Moore no es ajena a este tipo de producciones. A principios de este año tuvimos la oportunidad de verla en Gloria Bell por la cual recibió los mejores comentarios de su carrera como actriz. Sin embargo, este título no es otra cosa más que una versión anglosajona del éxito chileno de Sebastián Lelio quien por cierto, dirigió el remake.

“Primero que todo hay que tener un sentido de ubicación justificado ‘¿Dónde vamos a contar la historia ahora?’. Cuando una anécdota viene de otro país y ha dejado huella en su lugar de origen, es importante considerar todos los factores culturales y sociales a la hora que trasladas la acción a otro lugar. Por ejemplo, cuando hicimos el remake de Gloria había una intuición inmediata de que la historia se tendría que llevar acabo en Los Ángeles, California. Con El pasado que nos une era inmediato que los acontecimientos tendrían que contarse en Nueva York. Tienes que fincar las acciones de una forma auténtica, si no se sentirá forzada todo el tiempo”, declara Moore quien en este relato caracteriza a Theresa, una mujer exitosa y acaudalada quien a pesar de contar con una familia amorosa, decide abrir la puerta hacia el pasado de su esposo con la finalidad de enfrentar esos fantasmas que no se han ido.

Isabel es interpretada por Michelle Williams, una de las actrices más virtuosas de su generación quien parece ir sumando logros con cada uno de sus trabajos. El pasado que nos une no es la excepción pues aquí da vida a una mujer quien vive en Calcuta dedicándose 100 por ciento a la beneficencia de la comunidad. Un misterioso acto hará que Isabel retorne a Nueva York para encontrarse con aquello que aparentemente es lejano pero que se rehúsa olvidarlo.
“Llegas a un momento en tu vida donde te preguntas ‘¿Soy realmente el resultado de todas las decisiones que he tomado?’. Sin embargo, la idea de la vida misma es tratar de ser una mejor persona a pesar de lo que fuimos y de las elecciones erróneas que hemos tomado. Mi personaje es una mujer que trata de reinventarse después de una serie de sucesos pero de manera casual se ve envuelta en un coyuntura que le obliga a enfrentarse a los demás pero sobretodo confrontándose así misma y a esas resoluciones que tomó hace algunos años”, añade Williams.

Lo atrayente de El pasado que nos une es que los protagonistas son frágiles e inseguros por lo que resulta inevitable que la audiencia trate de emitir un juicio de los mismos pero ¿qué sucede con los actores? ¿Que tan difícil resulta mantener una distancia de la categorización?

“En mi caso no es difícil evitar la opinión hacia los personajes porque partes de una identificación personal. Alguna parte de ti invariablemente se reconoce en el rol porque es parte del proceso de interpretación mientras estés involucrada en el proyecto. Identificas primero las diferencias entre la mujer que interpretas y tu persona pero la idea central es encontrar ese vínculo de reconocimiento por más distinta que te parezca esa persona. Eso es lo hermoso de la actuación”, comenta Michelle.

A pesar de que El pasado que nos une está relatando estas circunstancias dramáticas, hay un tono particular en la película que nos remite a un pieza, como si se tratara de contar un relato “chejoviano». “Me encanta que hagas el apunte de que podría se una obra de Antón Chéjov porque en sus piezas pareciera que fuésemos testigos de la vida cotidiana de una grupo de personajes, con momentos divertidos y placenteros pero otros sumamente dramáticos. En El pasado que nos une tratamos que esos instantes trágicos y sobrecogedores sean llevados de una manera discreta, como sucede en la vida real, tratando de aparentar que en la vida no pasa nada aunque pase todo”, finaliza Julianne Moore.

Mira el tráiler de El pasado que nos une, disponible vía streaming: