diciembre 28, 2022

James Cameron recortó 10 minutos de Avatar 2 por temor a que “fetichizara” la violencia armada

“Lo que está ocurriendo con las armas en nuestra sociedad me revuelve el estómago”

Por  LARISHA PAUL

20th Century Studios

James Cameron tomó algunas decisiones de montaje conscientes durante la realización de su más reciente entrega, Avatar: el camino del agua, entre las que se incluía retirar metraje de las más de tres horas de duración de la película para evitar fetichizar la violencia armada en pantalla.

“En realidad, corté unos 10 minutos de la película para centrarme en la acción con armas de fuego”, explicó el director en una entrevista con Esquire Middle East. “Quería deshacerme de parte de la fealdad, encontrar un equilibrio entre la luz y la oscuridad”.

Las escenas eliminadas resultaron ser en gran medida innecesarias, y Cameron reflexionó sobre el propósito del uso de armas en comparación con películas que ha hecho en el pasado, como Terminator, y cómo ha cambiado su perspectiva en los años transcurridos desde entonces. Ahora, dice que está más interesado en presentar las acciones de un “crimen moral”.

“Miro hacia atrás a algunas películas que he hecho, y no sé si querría hacer esa película ahora”, dijo. “No sé si querría fetichizar el arma, como hice en un par de películas de Terminator hace más de 30 años, en nuestro mundo actual. Lo que está pasando con las armas en nuestra sociedad me revuelve el estómago”.

Reflexionando en la realidad de la violencia armada fuera de la pantalla, el director pensó en la decisión de prohibir ciertas armas en Nueva Zelanda tras un tiroteo masivo en 2019 que dejó decenas de muertos. “Estoy feliz de vivir en Nueva Zelanda, donde acaban de prohibir todos los rifles de asalto dos semanas después de ese horrible tiroteo en una mezquita hace un par de años”, dijo.

Con Avatar: el camino del agua, Cameron pretendía minimizar cualquier exceso de violencia sin desinflar la narrativa de alta acción, especialmente en la escena de la batalla final. “Hay que tener conflicto, por supuesto”, explicó. “Violencia y acción son lo mismo, según se mire. Es el dilema de todo cineasta de acción, y a mí se me conoce como cineasta de acción”.

Trending