Jake Bugg nos invita a su ‘Shangri La’

Platicamos con el cantautor británico sobre su segundo disco

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Universal Music

EXTRAÍDO DE RS127, DICIEMBRE 2013

Jake Bugg es todo menos un adolescente promedio; fumando un cigarrillo tras otro, arrastrando la voz con un encantador acento británico y calzándose los tenis como cualquier otro muchacho de su edad. Pero las apariencias engañan: este cantautor y guitarrista, originario de Nottingham, Reino Unido, vive un sueño en toda la extensión de la palabra. Tras el abrumador éxito al lanzar su disco homónimo, Bugg ha desfilado por enormes escenarios, incluyendo el Festival de Glastonbury, la edición 2013 de Lollapalooza, British Summer Time en el icónico Hyde Park como telonero de The Rolling Stones y, como parte de un enorme y extenuante tour mundial, en una esperada intervención durante el festival Corona Capital en la Ciudad de México. Verdaderamente, un currículum nada despreciable.

Ciertamente, Bugg se encuentra cosechando el bien merecido fruto de su talento. Lo que es más, su inconfundible personalidad sonora lo hace un colorado entre varios descoloridos. Influenciado por Hendrix, Donovan, Don McLean y Johnny Cash –entre otros– sus honestas pero ingeniosas letras y el vivaz rasgueo de su guitarra, lo han consolidado como una voz única que ha revivido el espíritu de la vieja escuela. “Desde que era muy chico, me encantaba la música. Recuerdo escuchar mucho a Donovan y a Hendrix… Y me fascina el Band of Gypsys, es largo pero fantástico”.

Pese a su prolongada pero repentina experiencia durante los últimos años, el inglés parece no estar abrumado por la vida en el ojo público. Sin perder el suelo en ningún momento, Bugg declara no asumirse como una figura pública del todo y las giras le parecen una experiencia entre amigos, que no se ve empañada por la fama: “Siempre vamos y tocamos el show para después subirnos al autobús de giras y tomarnos unas cervezas, palomear… Y sólo pasar un buen rato”.

Fue entre la bruma de los viajes continuos por todos los rincones del globo que el intérprete nos sorprendió vía Twitter el pasado septiembre, dando a conocer la conclusión de la esperada secuela a su ópera prima. Efectivamente, el lanzamiento –programado para este mes– resulta casi inmediato a su primer producción, una especie de continuación a su crecimiento, que parece tan certero y veloz como un relámpago. Shangri La es un trabajo en conjunto con el barbado Dios de la producción, Rick Rubin, a quien Bugg describe como un “tipo muy buena onda”. Mostrándose absolutamente agradecido de tocar en un ambiente relajado, colaborando con músicos de alto calibre como Chad Smith de los Red Hot Chili Peppers y el guitarrista Matt Sweeney. “Me encanta estar alrededor de ese tipo de gente, escuchar lo que tienen que decir y aprender de ellos”.

Al tiempo que la técnica del intérprete se curte con ayuda de experimentados mentores, la garra de joyas como “What Doesn’t Kill You” y “Strange Creatures”, pone en relieve la capacidad del músico para regalarnos una rápida genealogía del rock en unos cuantos minutos. La creciente espera para encontrarnos en la tierra prometida de su Shangri La consolida la promesa;  los clásicos tienen sangre nueva en las venas de Bugg.

Escucha Shangri La: