FOTOGRAFÍAS POR CHRISTIAN PEREZ (KHRISTIO)

Gera MX: lecciones del pasado y reflexiones sobre el presente

El rapero que llena escenarios y genera millones de reproducciones convive constantemente con el joven nostálgico que solo busca la tranquilidad y la estabilidad

Por: PABLO MONROY

“Era divertido, siempre trataba de estar en la calle, jugando fútbol”, recuerda Gera MX sobre su niñez, cuando el objetivo ya era llegar siempre más lejos. Sin embargo, “Siempre buscaba andar de vago, pero rodeado de gente, nunca me ha gustado estar solo”. 

Su infancia le dejó varias lecciones que ahora le funcionan para desenvolverse como uno de los artistas más exitosos en el rap mexicano, pero la más importante fue esta: “Saber que si tienes la oportunidad de no dejar morir a alguien, no lo dejas morir. Si hace frío, traes dos suéteres, si tu compa no trae, pues le pasas uno; si no ha comido tu compa, pues le das de comer, eso me dejó mi infancia”.  

Hoy, Gera MX es uno de los raperos más grandes de México y América Latina, y ha colaborado con algunos de los nombres más grandes del género a nivel internacional. Es empresario e impulsor de nuevos talentos. Escenarios de alrededor del mundo han coreado sus letras y es parte de algunas de las canciones más escuchadas en los últimos años, pero el camino no ha sido fácil.

Gerardo Daniel Torres Montante creció en un barrio llamado San Sebastián, en San Luis Potosí, México, y después se mudó a Mirador de las Mitras, en Monterrey. “Fue porque me metí problemas en San Luis. Fue un cambio bien radical para mí”, recuerda. “Y me dolió un poco dejar a toda mi raza, aunque también conocí a un chingo de raza bien chida, con una perspectiva completamente diferente. Entre esas dos culturas, la potosina y la regia, me formé de una manera que me gustó. Si una frase resumiera mi infancia y mi personalidad, sería: ‘No te rajes y no dejes morir’”.

El joven Gerardo también vivió una etapa en Canadá, aunque algunos problemas con su padrastro lo obligaron a volver. 

Al recordar los desafíos que trajo su juventud, en la que su panorama cambió varias veces, asegura en una entrevista para El flowcast, que siente que ha “vivido siete vidas”. Su situación familiar, los problemas económicos y algunos errores cometidos, significaron desafíos constantes en su crecimiento, pero también fueron lecciones invaluables. “El dolor fue mi mentor, el hambre que tenía, no ver a mi mamá; mi papá tampoco apareció en mucho tiempo, y cuando lo hizo fue muy breve”, confiesa. “Entonces, yo seguí trabajando. Y mis mentores fueron todos esos caminos que se me estaban atravesando, esos problemas. Todo eso fue lo primero que me enseñó a encontrar lo que estaba buscando. Me perdí para encontrarme”.

FOTOGRAFÍA: CHRISTIAN PEREZ (KHRISTIO); DIRECTOR DE TALENTO: ALEJANDRO ORTIZ; FASHION DIRECTOR: ANGÉLICA DIAZGRANADOS; MAKE UP: ISMAEL ZAZUETA; ASISTENTE FOTOGRAFÍA: DIEGO CARRASCO; ASISTENTE PRODUCCIÓN: DANIELA GARCIA. SACO Y SHORTS: CUBEL, CALCETINES Y ZAPATILLAS: ADIDAS ORIGINALS, GAFAS: SAFILO

“Cada quien tiene su película, pero la mía está siendo más difícil de lo normal”, se decía con frecuencia a sí mismo. “Les preguntaba a mis compas de la escuela, ‘Oye, ¿tu papá es así? ¿Has dejado de ver a tu mamá por seis años, como yo? ¿Has estado una semana sin comer bien, pidiendo de comer?’. Y en el ecosistema en el que crecí, nadie me daba las mismas respuestas”. Sin embargo, asegura que eso lo hizo sentir especial y, de alguna forma, afortunado, pues de niño se repetía que la vida le estaba aventando todo lo difícil de un solo golpe, para de grande poder disfrutar de una manera que ni él mismo podría creer. Y si lo ves ahora, 100 % sucedió. “Lo decreté”, dice el rapero con una sonrisa.

Sus primeras peleas en el barrio sucedieron “defendiendo algo que ni siquiera sabíamos qué era: simplemente el honor o la esquina. Yo ni siquiera debería haber vivido eso, no debí haber estado en esa riña o haber visto cómo se moría ese wey. No debí haber estado en ese lado de la calle, pero bueno, ahí me tocó crecer”. Durante esas etapas formativas, Gerardo empezó a cambiar los puños por rimas en un bar llamado Elfos, en un lugar al que le llaman el Callejón del Hippie.

Allí iba a ganarse el respeto. “Veías a raperos que venían de todos lados. Yo era de San Sebas, pero todos me veían como regio. Los potosinos me decían regio, y los regios me veían como potosino”.

Un MP3 que contenía canciones de bandas como Molotov, Cartel de Santa, Control Machete, Violadores del Verso, entre otras, se convirtió en el primer maestro de Gerardo, que usaba las estructuras de los temas para aprender sobre su música. “De hecho, quién más me gustaba en ese entonces era Molotov. Copiaba las letras en mi libreta y les cambiaba la estructura. Decía la misma oración pero con otras palabras”, dijo en 2019 en entrevista para ROLLING STONE. “Empecé a entender qué era una rima, qué era una métrica, qué era un skill, cómo usar palabras que le dieran más flow”, agregó.

Cuando se mudó a Monterrey, comenzó a sumergirse más en la cultura del rap mexicano, fue ahí donde conoció a sus primeros mentores que lo ayudarían a comenzar a trazar el camino a la cima. “Me hice más abierto, agarré más cultura, más escuela; empecé a escuchar beats, conocí raperos. En San Luis me encantaba el rap, pero en Monterrey me empapé de él”.

Gera MX siempre ha pretendido crear música motivacional. Esas adversidades y experiencias que ha ido recabando han servido como inspiración para crear música que haga sentir algo. Cuando se dio cuenta de que las personas que lo escuchaban encontraban motivación en sus letras, fue cuando supo que ese era el camino que quería seguir. No lo tenía muy claro aún, pero sabía que tenía algo importante y que podía prestar su voz a una generación que vivía cosas similares a las suyas.

“Tengo que hacer que la gente entienda que solo soy una persona más, pero tengo muchas vivencias que puedo contar. Tal vez alguien que ha vivido algo similar se va a identificar”, se dijo el rapero, quien siempre ha visto la motivación para seguir adelante en el cuidar a su familia. Siempre ha procurado estar al pendiente de su madre y su hermana.

Pertenece a una nueva generación de raperos mexicanos que se salen del típico discurso del gangsta rap repleto de drogas y armas, apelando más a las emociones de una juventud que ha encontrado una especie de consuelo en esas letras. Se dio cuenta de que su mensaje podía ser negativo, “porque mi cabeza tiene fuerza para ser mala, pero también tiene mucha fuerza para hacer el bien”, dice. “La gente no quiere escuchar tanto que me drogo, de armas o que soy el más chingón del mundo. Y quizá sí se identificarían algunos cuantos, pero no la gran mayoría. ¿Qué tal si les cuento que salí de la casa de joven, que me rompí la madre para cumplir mis sueños?”. 

SACO Y PANTALÓN: CUBEL, CAMISETA: ADIDAS ORIGINALS, GAFAS: SAFILO.

Después del lanzamiento del tema ‘Suelo soñar, correr y tropezarme’, Gera aprendió cómo llegar a la gente con sus letras. “Ahí entendí cómo hacer que la gente se tatuara una frase mía”, asegura. “Letrista por naturaleza, fue necesidad”, canta en el tema que pertenece a su álbum Precipicio. Ahí empezó a ver que no solo era un mensajero, sino también un mensaje, un movimiento. Entendió que podría encabezar algo más grande, algo que terminó siendo Rich Vagos, el sello discográfico independiente que inició en 2018. Actualmente está integrado por Gera MX, Bipo Montana, Teeam Revolver, Jay Romero, Geassassin, Samantha Barrón, y otros más.

El motivo de creación de este sello, entre otras cosas, era tratar nuevos talentos como a Gera le hubiera gustado ser tratado en sus inicios. “No digo que me trataran mal; simplemente yo tenía otra visión, y lo que quería era una disquera que compartiera mi visión. ¿Cuál fue la solución? Crear una. Somos vagos ricos, porque somos ricos de aprendizaje, somos ricos en la calle, nos conoce todo el mundo. ‘Ricos’ no por el dinero, sino porque podemos llegar a cualquier ciudad y nos van a atender de primera clase y de buena fe. Y ‘vagos’ porque hemos recorrido muchos lugares de la república y del mundo, sin saber qué va a pasar; simplemente viviéndolo”.

Rich Vagos nació con la idea de crear “una especie de los X-Men y su escuela”. Un lugar para el desarrollo de artistas, con una escuela de tatuajes, un estudio de música, oficinas para que todos vendan su merch, y diversas posibilidades más.

En su camino a convertirse un rapero de renombre en México, Gera no ha sido extraño a las decepciones que frecuentemente trae consigo una industria tan complicada. A lo largo de su carrera, ha sido testigo de algunas “traiciones” por parte de gente del medio, y ha estado implicado en problemas legales o separaciones con personas e instituciones importantes para su desarrollo como artista. Sin embargo, asegura que, en este momento de su carrera, ya tiene la capacidad de saber quiénes están de su lado. “Mis amigos están acá. Mis amigos son con los que crecí. Ya encontré la fórmula para soltarlo. Los amigos vienen de antes de que tuvieras un renombre. Y no digo que no pueda salir alguien nuevo o alguien transparente, porque sí hay gente, pero por algo dicen que los amigos se cuentan con los dedos de una mano; gracias a Dios que puedo usar las dos manos”.

Con su éxito ‘Botella tras Botella’, junto a Christian Nodal, Gera MX se convirtió en el primer rapero mexicano en llegar al Billboard Hot 100. El video del tema cuenta con más de 500 millones de vistas en YouTube. Para el mexicano, esta ola de éxito fue como una prueba de madurez. “Fue una prueba también para ver si estaba listo para no decir que soy el de ‘Botella tras Botella’. Yo agarré mis beats y dije, ‘Soy el Gera’. Qué chido que la canción que hicimos en pandemia y jugando en el estudio, le agradara a todo el mundo. Pero yo soy el Gera, y sabía que debía seguir mi camino”, asegura.

Gera MX, el exitoso rapero que llena escenarios, y Gerardo, el joven que solo busca una vida más tranquila, conviven constantemente. “Gera MX sabe cómo escribir, entro al estudio y entro en modo cantante, modo rapero, modo salsero. Entro en la película, en este trip de saber lo que voy a hacer, sin saber que lo voy a hacer. Pero me gusta, lo disfruto”, confiesa.

“Gerardo es otra persona, le vale madres si está bien o si está mal el pedo. Yo solo quiero ir a correr, solo quiero ir a jugar. Tengo más de tres años limpio de cualquier chingadera, solo fumo weed y tomo de vez en cuando. A Gerardo le da igual lo que pase en Twitter, sabe que el mundo va a seguir girando, y que mañana va a salir otra chingadera y se les va a olvidar. Déjenme en paz, quiero ir a jugar, quiero ir a correr”, sentencia. 

¿Cuál es el mayor atributo de Gera MX? Con esta pregunta el rapero se encuentra reflexivo, hasta después de pensarlo, da la siguiente respuesta: “Que a pesar de lo mal que me he sentido cuando pasó todo esto, nunca me quité, nunca dejé de hacer las cosas bien. El coraje, la garra y el esfuerzo. Cuando estaba a punto de rendirme, pensaba en alguno de los peores días que viví, o en mi papá y todo lo que pasó con su historia, y seguía adelante. La verdadera madera que tengo de siempre sacarlo adelante y nunca dejarlo tirado”.

Por otro lado, el de Gerardo es “escuchar y entender el problema, y ser equitativo; como decir, ‘Sí, wey, yo soy el Gera, pero tienes razón esta vez. Gerardo te está diciendo que tienes razón y vamos a hacer esto como mejor nos convenga a todos’”.

Esta dualidad entre una nostalgia del pasado y la reflexión ante el éxito de su presente es palpable en su nuevo álbum doble, formado por No teníamos nada, pero éramos felices y Ahora tengo todo menos a ti.

La primera parte es un álbum que hace una dedicatoria a su pasado. El material es conformado por nueve canciones que representan la infancia y juventud de Gerardo, así como las conexiones con su círculo más cercano. El disco tiene temas dedicados a su padre, su hermana, a los amigos que ya no están cerca, e incluso a él mismo. Desde el título, pasando por las letras de las canciones, hasta la portada, está repleto de nostalgia en la que el mexicano muestra una faceta más emocional.


“Tal vez mucha gente está lista para morir como leyenda, en el pico más alto de su carrera, pero a mí me gustaría otro tipo de vida”.


“Fue genial invertir en el arte. Yo no sabía cuánto costaba que una sinfónica tocara para ti, pero claro que lo vale. Cada peso invertido en el arte lo vale”, reflexiona sobre el trabajo creado junto a la Orquesta Sinfónica de Guadalajara.

El álbum abre con un tema tan emotivo como desgarrador, dedicado a su padre, quien decidió terminar con su vida, y cuya pérdida ha sido sumamente impactante en el camino de Gerardo como persona y como artista. “Tengo tanto que contarte como el corazón partido”, le canta en la canción. “Yo te extraño cuando llueve, me pongo nostálgico y hago que caiga nieve”.

“Me dejó una escuela, pero fue más un amigo que una figura paterna”, dice. “La figura paterna la recibí del lado de mi abuelo, de toda mi colonia y de mis amigos. En la canción de papá, digo: ‘Mi jefe era un gángster, por eso nací loco’, es una frase que escuché de Amenaza, un rapero de Mexamafia. Y claro que estoy loco, mi jefe era un gángster”, platica Gera. “Vi muchas cosas que tal vez no eran comunes de ver. Me tocaron vivencias bien raras: llegar a una agencia de autos con una caja de galletas llena de dinero y salir con un coche del año, sin placas, con un permiso de esos de 30 días. O entrar de morro al casino por la caja de galletas antes de ir a la agencia, y que me diera $8000 para que me los quedara”. 

Obviamente dedicar una “carta” a su difunto padre fue un proceso sumamente emocional, que nació ante la necesidad de trabajar en su salud mental. “Fue cuando decidí ir a terapia. Llegó un punto en el que dije, ‘¿Sabes qué, wey? Ya. Tanto me han dicho que vaya a terapia, que voy a ir’. Nunca había encontrado a nadie a quien pudiera platicarle todos mis pecados sin ser juzgado”.

En esas sesiones, el rapero trabajó temas complicados, como la culpa ante su partida, la interrogante de por qué se murió enojado con él o la decepción de que se fue antes de ver el éxito que está viviendo actualmente. “La terapia es como bajarle al baño de la mente”, asegura. “Todo este tiempo lo estuve cargando, y me reclamaba a mí mismo que pude haber hecho más. Al final se murió por una mala operación, luego entró en depresión y finalmente decidió quitarse la vida. Y piensas en que una cosa llevó a la otra, quizá si hubiera juntado más dinero y lo hubiera tenido en una clínica. Fui a terapia a soltar esa culpa”.

Gera ha sido abierto con el tema de su salud mental, algo que hasta la fecha no había sido muy común, sobre todo en el ámbito del rap. El mexicano ha hablado anteriormente del reto que padecer de ansiedad significa en su vida como artista. Confiesa que empezó a sentirla entre los 22 y 23 años, y la ha enfrentado durante unos cinco. “La primera vez es cuando sientes que te vas a morir; la segunda, como que dices, ‘Fuck, volviste’; y en la tercera, cuarta, quinta, ya dices, ‘Ok’, tienes que recibirla y saber que vas a vivir con eso, que va a ser parte de tu vida y saberlo llevar. Y yo lo he sabido llevar; sé cuáles son mis límites”, asegura.

“Mucha gente decide irse de este plano terrenal porque no aguanta la presión de lo que se siente en el cuerpo. He sido muy abierto conmigo mismo, porque antes lo reprimía para que nadie se diera cuenta y me trataran como si estuviera normal, hasta que dije, ‘Fuck no, la estoy pasando mal, y el mundo tiene que saberlo. Soy de carne y hueso’”.

SACO Y PANTALÓN: CUBEL, CAMISETA: ADIDAS ORIGINALS, GAFAS: SAFILO.

¿Cómo lidia con eso? Además de desahogarse con su música y terapia, procura salir a correr, boxear, meditar, comer bien, estar limpio. Ha entendido que al cambiar su estilo de vida se convierte en alguien responsable consigo mismo; “Es cuando conocí el amor propio; eso es lo que ahora le preocupa a Gerardo: estar bien”. 

Esa idea de salir a jugar, correr, aprovechar la juventud  despejar la mente para estar bien, nació de una de las largas y profundas pláticas que tuvo con su otra figura paterna, su abuelo, quien le dijo: “Juega todo lo que puedas, porque va a llegar un día en el que digas, ‘¿Por qué chingados no jugué más?”.

La ansiedad que sufre también es un reto que le ha dejado su pasado, que ahora está cobrando factura. “Me provoqué una gran ansiedad por todo lo que consumí de chico, y todas las cosas que uno no sabe que está decidiendo en el proceso. Y cuando quise dejarlo de jalón, vino la abstinencia”. Sin embargo, asegura que una de sus prioridades es ayudar a que las próximas generaciones no caigan en esto, que no se vayan con la idea de que para ser un rapero exitoso o respetado tienen que entrar al mundo de las drogas.

“Antes decía, ‘¡Qué chido, andar de pedo y bien desvelado con toda la clika y desmadrarnos!’. Y sí, está bien, es una etapa muy buena que no cambiaría por nada, porque me encantó. Pero creo que el amor propio que encontré después para cuidarme me tiene blindado”, asegura.

Gera entendió que su cuerpo debe ser como su templo; no podía tener una noche de excesos y amanecer entero, eso no funciona para toda la vida. Por eso empezó a cambiar sus hábitos y a sentirse mejor.

Uno de sus proyectos de ayuda se llama Banqueta y Banquete, con el que pretende ser un apoyo para los chicos que están entrando al mundo de la música. “Quiero hacerles entender que realmente –y lo digo de corazón, no de dientes para fuera–, no se necesita nada más que la música. Y si te gusta un gallito o una cervecita, está bien. Pero tienes que entender los límites, o estar dispuesto a afrontar las consecuencias”.

No teníamos nada, pero éramos felices está conformado por ocho canciones que fueron escritas en un lapso de cuatro años. Gera asegura que ha sido el material en el que más transparente ha sido como escritor, “porque cuando te nace no es esfuerzo, y todas estas letras me nacieron. Como contarle a mi hermana que el primer celular era robado, que mi mamá trabajaba; hablarles a mis amigos o escribirle una canción a los que ya nunca pude ver”.

SACO Y SHORTS: CUBEL, CALCETINES Y ZAPATILLAS: ADIDAS ORIGINALS, GAFAS: SAFILO

Ahora tengo todo menos a ti, la segunda parte del álbum, es un material que musicalmente muestra más de cerca la faceta de Gera MX con el éxito y los lujos que hoy lo acompañan, pero siempre haciendo una reflexión sobre su presente. El disco presenta las rimas y barras que lo han caracterizado a lo largo de su carrera. Además, tiene colaboraciones con otros grandes del género, como Snow Tha Product, C-Kan, Blessd, Herencia de Patrones, Justin Morales y el rapero norteamericano Wale. La portada muestra a Gera MX rodeado de dinero, alcohol, con sus números y lujos, pero está solo.

La creación de este disco se debió más a la reflexión de que hoy en día “la música ya es como la comida rápida; la gente está esperando que hagas un TikTok o a que salgas con sencillo tras sencillo. Y está bien, así es el mundo, ni modo. Tenemos que acostumbrarnos: evolucionas o mueres. Me encanta el disco personal, pero no lo veo en un festival”.

En el álbum, Gerardo parte de la reflexión de que “entre más arriba, es cuando más solo te sientes”. Es una idea de su presente partiendo de la añoranza del pasado. Ahora Gera MX tiene todo lo que no tuvo Gerardo, pero el éxito no evita la soledad. “Esa etapa la entendí cuando estaba en mi trip de ‘Soy Gera MX’. Venía de llenar viernes, sábado y domingo, 2.000 boletos cada fecha. Y 6.000 personas fueron a verte, 1.000 personas se tomaron la foto, y tú solo con tu maleta en el cuarto, fumando. Entonces dices, ‘No, wey, esta madre no es el éxito’”, afirma.

Esa soledad que a veces siente Gera MX ha nacido del aislamiento provocado por la presión de ser un artista. “Si te ven en un antro borracho, es polémica; si le pegas a alguien, es polémica. ¿Entonces qué haces? Pues te aíslas”, asegura. “Muchos artistas no tienen un gran círculo de amigos, sino un gran círculo de conocidos. Creo que mi caso es cool. No somos tantos los amigos, pero somos suficientes para pasarla bien”.


“6.000 personas fueron a verte, 1.000 personas se tomaron la foto, y tú solo con tu maleta en el cuarto, fumando. Entonces dices, ‘No, wey, esta madre no es el éxito’”.


El rapero no siente una necesidad de desenvolverse siempre como el artista que la gente y su público exigen; él busca una buena calidad de vida y un buen balance entre lo bueno que traen Gera y Gerardo. “Tal vez mucha gente está lista para morir como leyenda, en el pico más alto de su carrera, pero a mí me gustaría otro tipo de vida. Creo que he ahorrado bien, he cuidado bien mis negocios; sigo rapeando como me gusta, tengo a mi gente cerca, mis artistas se están desarrollando bien. Tal vez es otro camino que puede ser muy bueno para otras generaciones. Puede salir otro artista que ame lo que haga, como yo, pero que tampoco esté listo para ser 1000 % artista, las 24 horas de los 7 días”. 

En este momento de su carrera, el mexicano siente presión por lograr lo mejor como músico y empresario con Rich Vagos, por impulsar a los nuevos talentos que ha apadrinado, por volverse alguien aún más importante en la industria, y sueña con aparecer en una revista de empresarios con el nombre de su marca, no como rapero. En ese aspecto ya no siente presión; está seguro de sus líricas, confía en sí mismo y en lo que hace sobre el escenario.

Todo eso le ha ayudado a entender que ha encontrado el rumbo, ha encontrado sus metas, su fuerza y su gente, todo lo que requiere para alcanzar una vida plena. Sin embargo, sabe que lleva 12 años trabajando sin parar, y que es importante tomar las cosas con calma. “Necesito también tiempo para mí. Necesito tiempo para Gerardo, y no solo para Gera MX”, concluye.

SACO: CUBEL, CALCETINES Y ZAPATILLAS: ADIDAS ORIGINALS.

Vive la experiencia del álbum en esta playlist

Acá podrás ver y oír a Gera MX hablando sobre algunas de las canciones que componen este lanzamiento doble

No teníamos nada, pero éramos felices

Intro

Papá

Diana

A mis amigos

Te estaba pensando

Diamantes y rosas

Complicado [con Ervin Rivera y Jayrick]

Sin rumbo

Complicado [Sinfónico con Ervin Rivera y Jayrick]

Ahora tengo todo menos a ti

Afuera que tengan miedo

Normal

Dinero sobre amor [con Herencia de Patrones]

Miren [con Justin Morales]

One Love [con Blessd]

On My Mind [con Wale]

Freestyle

Santo Grial

Hagan ruido [con Snow Tha Product]

Las calles hablan [con C-Kan y Jay Romero]

No te lo voy a negar [con Hernán Trejo] Ahora tengo todo

CONTENIDO RELACIONADO