Fantasía, el sueño pop de Pedrina

Un álbum con el que la colombiana redirecciona su propuesta y al mismo tiempo desentraña sus pensamientos y emociones más profundas

Por  VALENTINA VILLAMIL

julio 9, 2024

DANIELA PIEDRAHITA

Han pasado cuatro años desde vez que Pedrina ocupó la portada de ROLLING STONE Colombia, y, por supuesto, muchas cosas han cambiado. En aquel tiempo (y todavía), la cantante colombiana rechazaba por completo la idea del éxito en relación con los números, la monstruosidad del streaming y la necesidad de desviar el propósito de los artistas y convertirlos en influencers, más que en músicos. Poco sabía Pedrina que estaba a punto de llegar una pandemia que llevaría esas realidades aún más lejos.

Desde sus días en Hotel Mama (una agrupación en la que trabajó durante la primera década de este siglo), Edna Lorena Arcila Rodríguez, el nombre real de Pedrina, siempre ha tenido que enfrentarse a los prejuicios, chocando con diferentes instancias de la industria cuando las mujeres tenían una presencia mucho menor en las esferas en las que ella y su banda, formada por cuatro hombres más, se movían.

“Algo que me pasaba mucho en los círculos de esa época, los círculos del rock alternativo en Bogotá eran predominantemente masculinos, al toparme con ingenieros de sonido era común que les notara una frustración conmigo”, recuerda. “Yo sentía que no les daba la consola para que la voz estuviera adelante, entonces siempre me decían: ‘Canta más duro’, pero es que tengo un límite. Yo me preguntaba: ‘Tú eres el que tiene la consola con los canales, ¿por qué no puedes hacer tú la mezcla?’. Yo estoy aquí luchando con la batería y los amplificadores de mis amigos”.

DANIELA PIEDRAHITA

Marcada por la evolución y la transformación, su voz es el vehículo con el que nos ha llevado a través de cada una de sus etapas musicales, siendo también su mayor diferencial como intérprete: “Si una mujer canta bien es porque alcanza notas agudas, las sostiene, el imaginario de hace mucho tiempo. Empecé a descubrir que yo me sentía mejor con una voz más tranquila y algo más pausada, no con esa demostración constante de virtuosismo”. Esto lo dice teniendo en cuenta los clichés interpretativos que parecen imponerse desde que tenemos que soportar las consecuencias de programas de concurso como La Voz, donde tienen mucha notoriedad quienes replican los estilos del pop y el R&B norteamericano.

Con casi 20 años de trayectoria, Pedrina mantiene sus peculiaridades, así sea “de amores o de odios”, como ella misma describe, y finalmente nos ofrece su más reciente obra, Fantasía

Para su nuevo trabajo de estudio como solista, Edna ha creado todo un programa radial en el que nos presenta temas con los que se ha aventurado a explorar diversos sonidos. Sin embargo, la atmósfera de ensueño se choca con la realidad con las intervenciones de “invitados especiales” quienes contrastan el universo de ensueño de las melodías, con metáforas que ponen de relieve diferentes cuestionamientos sociales.

DANIELA PIEDRAHITA

“Todas las canciones son muy positivas en su mensaje. Muchas de ellas se sienten infantiles en el sentido de que son como juegos y la producción está muy llena de detalles y delicadezas”, explica.  “En Fantasía, en el sentido positivo de la palabra, todo brilla, todo es perfecto y cándido, pero el lado B es la otra definición de fantasía: lo irreal y ficticio”.

La creación de Fantasía fue un proceso de cinco años, influenciado por la pandemia y la maternidad. Pedrina no pretendía que el disco fuera una compilación de canciones viejas, sino una pieza cohesiva que reflejara su viaje personal durante este tiempo. El periodo de confinamiento trajo consigo diferentes sentimientos de tristeza y ansiedad, pero también abrió las puertas a la reflexión sobre su arte, la relación que tenía con su vida y a resignificar una entrega que pretendía ver la luz antes de que el COVID azotara a la humanidad.

La producción incluye intros y cortes de radio con mensajes introspectivos, como otros cargados de crítica social. La intérprete utiliza estas herramientas para expresar aspectos de su personalidad que no siempre se manifiestan en sus canciones. “Siento muchas veces en la música que tener esa apariencia, ser mujer, esta voz y este tamaño, da la impresión de que todo es poesía, felicidad, fragilidad y nada es enojo, nada es tristeza, nada es frustración”.

El concepto del programa de radio parece inicialmente inspirado en el trabajo de Manu Chao, y también ha sido explorado en otras ocasiones por gente como The Who (en The Who Sell Out, 1967) y Queens Of The Stone Age (en Songs for the Deaf, 2002).

Suscríbete a ROLLING STONE en Español para seguir leyendo.