Crítica: Priscilla

La directora de Perdidos en Tokio y María Antonieta nos cuenta cómo los dulces cuentos de hadas terminan de manera amarga en la realidad.