Crítica: Juega o muere

El chico de Sex Education y la chica de Stranger Things son víctimas de una maldición que consiste en pasar de las mieles de la buena televisión a las hieles de las malas películas de terror.