enero 24, 2022

En su nuevo filme, Evan Rachel Wood dice que Marilyn Manson abusó de ella en cámara

“Bajo engaños, fui obligada a realizar un acto sexual con fines comerciales”, sostiene la actriz sobre el video de ‘Heart-Shaped Glasses’ en su documental Phoenix Rising. “Fue entonces cuando se cometió el primer crimen en mi contra”

Por  ROLLING STONE

Arthur Mola

Por: Jason Newman & Kory Grow

En la primera parte de Phoenix Rising, el nuevo documental de Evan Rachel Wood proyectado en Sundance, la actriz aseguró que “prácticamente fue violada en cámara” por Marilyn Manson. La cinta detalla su relación intermitente con el músico, quien “abusó horriblemente” de ella desde 2006 hasta 2011, cuando “finalmente pudo escapar”.

En el video de ‘Heart-Shaped Glasses’ del sexto álbum de estudio de Manson, Eat Me, Drink Me, el cantante la hizo usar un par de gafas de sol en forma de corazón como el poster de Lolita, filme de 1962 de Stanley Kubrick sobre un hombre que se enamora de una menor de edad. El video la muestra agarrando sus partes íntimas y teniendo sexo con Manson (cuyo nombre real es Brian Warner), mientras cae sangre falsa sobre los dos.

“[Las gafas] son tan icónicas y conocí a alguien que tenía el sentido de humor para saber que, en efecto, la gente iba a bromear con el hecho de que es una relación/amistad al estilo de Lolita, sea cual sea el caso”, le dijo Manson a Spin en 2007.

“No fue nada de lo que pensaba que iba a ser”, comenta Wood en el largometraje dirigido por Amy Berg. “Hicimos cosas que no me habían propuesto. Habíamos hablado de una escena de sexo ficticio, pero una vez las cámaras comenzaron a rodar, él empezó a penetrarme de verdad. Yo nunca accedí a eso… Fue un completo caos. No me sentí segura y nadie se preocupó por mí. Grabar el video fue una experiencia realmente traumática. Me sentí desagradable como si hubiera hecho algo vergonzoso, y me di cuenta de que el equipo estaba incómodo y nadie sabía qué hacer”.

“Bajo engaños, fui obligada a realizar un acto sexual con fines comerciales”, añade en el filme. “Fue entonces cuando se cometió el primer crimen en mi contra, prácticamente fui violada ante la cámara”.

En Phoenix Rising, Wood afirma que el músico fue “muy claro” con la forma en la que ella tenía que describir el video en las entrevistas de la época. “Se suponía que debía decir que habíamos tenido un momento agradable y romántico, pero nada de eso era cierto”, explica mientras en pantalla se muestra un artículo en el que ella asegura que el sexo no era real. “Pero tenía miedo de hacer algo que pudiera molestar a Brian. El video fue sólo el comienzo de la violencia que continuaría aumentando a lo largo de la relación”.

La primera parte de la cinta explora su vida familiar turbulenta mientras crecía, al igual que su relación problemática con Manson y sus consecuencias. La actriz lo conoció en 2006 cuando él tenía 38 años y ella 18, y rápidamente comenzaron a salir. “Creo que [la diferencia de edad] coincide con mi inmadurez emocional”, dijo Manson en una entrevista en ese entonces. “Al ser Marilyn Manson, no debería esperarse que crezca de forma convencional”.

En el documental, filmado en parte antes de que Wood acusara públicamente a Warner de violación y abuso, la actriz lee de sus diarios de ese tiempo, señalando en retrospectiva lo que ella llama “señales de alerta”. “Nos hicimos buenos amigos muy rápidamente y cada vez teníamos más cosas en común, casi hasta un punto aterrador”, lee en voz alta.

“Al principio se enmascaraba como, ‘Estoy aquí para empoderarte y liberarte. Estoy aquí para mostrarte quién eres realmente’”, dice en la película. “Él representaba todas esas cosas que quería liberar y no sentirme avergonzada por ello”.

Manson le dijo a Spin en 2009 que después de una ruptura con Wood, “Cada vez que la llamaba (llamé 158 veces), agarraba una cuchilla de afeitar y me cortaba la cara o las manos… Quería mostrarle el dolor que me hizo sentir, era como, ‘Quiero que veas físicamente lo que me has hecho’”. Allí añadió que “todos los días tenía fantasías sobre aplastar su cráneo con un mazo”.

En una entrevista con ROLLING STONE en 2016, la actriz habló sobre haber sufrido de abuso “físico, psicológico y sexual” en el pasado; al día siguiente, añadió en un correo electrónico, “Sí, fui violada por un compañero sentimental mientras estábamos juntos”. “Mirando hacia atrás, era una típica relación de violencia de género”, reflexionó en Self en 2019. “Cuando leo sobre violencia de género, es como leer una autobiografía”.

Pero no reveló públicamente el nombre de su abusador sino hasta febrero de 2021: “El nombre de mi abusador es Brian Warner, conocido por el mundo como Marilyn Manson […]. Abusó horriblemente de mí durante años”. Ese mismo día, otras cuatro mujeres también hicieron públicas las acusaciones de abuso su contra, incluyendo abuso mental y emocional, y violencia sexual y física.

Como parte de una investigación sobre Warner, la Policía de Los Ángeles allanó su casa en noviembre pasado e incautó “dispositivos de almacenamiento”. La operación se produjo tras el reportaje de ROLLING STONE sobre el músico, en el que varias mujeres lo acusaron de haber perpetrado abusos sexuales, físicos y psicológicos en su contra. Más de una docena de mujeres se han presentado desde la denuncia inicial, afirmando que él también abusó de ellas. Hasta ahora, ningún representante de Manson ha respondido la solicitud de réplica, pero el intérprete ha negado previamente todas las acusaciones.

Phoenix Rising detalla el activismo de la actriz en favor de las y los sobrevivientes de agresiones sexuales. La cinta describe la creación de la Ley Phoenix, un proyecto de ley de Los Ángeles que amplía el plazo para que las sobrevivientes de violencia de género puedan presentar cargos contra sus agresores. El activismo, dice en la película, en parte fue impulsado tras escuchar las acusaciones de abuso de otras mujeres contra Warner.

“Fue como descubrir que salías con un asesino en serie”, sostiene Wood.

Trending

CONTENIDO RELACIONADO