El poder del perro

La directora de El piano y Retrato de una dama, deconstruye la aparente masculinidad del vaquero norteamericano, en una historia protagonizada por personas estropeadas

Jane Campion 

/ Benedict Cumberbatch, Kristen Dunst, Jesse Plemons, Kodi Smit-McPhee

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía de Netflix

Luego de una magnífica actuación encarnando al pintor Louis Wain, Benedict Cumberbatch nos entrega otra impresionante interpretación, esta vez como Phil Burbank, el vaquero protagonista de El poder del perro, la nueva película de la directora australiana Jane Campion y basada en la novela homónima de Thomas Savage, publicada en 1967. 

Tanto el libro de Savage como la cinta de Campion se ambientan en los años veinte y se enfocan en dos hermanos. Phil es un hombre rudo, agresivo, sin hábitos de higiene y homofóbico, cuya personalidad y apariencia contrastan con las de su hermano George (Jesse Plemons), un hombre gentil, noble y cuidadoso de su apariencia personal. Los dos son dueños de un lucrativo rancho de ganado y suelen comer con sus trabajadores en un restaurante que está a cargo de una viuda llamada Rose (Kirsten Dunst, pareja en la vida real de Plemons). 

Peter (Kodi Smit-McPhee de Slow West), el hijo de Rose, trabaja como mesero en el lugar y es un chico amanerado que aspira convertirse en doctor y que pasa su tiempo dibujando y haciendo ramos de flores de papel. Phil, quien se burla constantemente de su hermano por su tendencia a la obesidad, por su carácter amable y por su falta de iniciativa, también arremete contra Peter con comentarios homofóbicos y quema las flores de papel que sirven de adorno par la mesa, haciendo que Rose se ponga a llorar. George la de consuelo y entre los dos se establece una relación que culmina en matrimonio.

La unión entre George y Rose enfurece a Phil, ya que él piensa que ella es una aprovechada y los comentarios y las actitudes agresivas de Phil hacia la madre y hacia el hijo, se hacen cada vez más intensas y crueles. Phil hace evidente la afición a la bebida de Rose, se mofa de sus tímidos intentos por tocar el piano y denigra de los comportamientos delicados de Peter. Sin embargo, de un momento a otro, Phil se acerca a Peter e intenta entablar una amistad con él para convertirse en su mentor. La pregunta es ¿por qué?

A mayor represión, mayor perversión. Phil tiene la apariencia de un vaquero fuerte y varonil, similar al John Wayne de las películas de John Ford, pero duerme en la misma cama con su hermano, como si los dos siguieran siendo niños. Se jacta de haber tenido a todo un “verdadero hombre” como su mentor, un ranchero llamado Bronco Henry. Phil idolatra la figura de Bronco y agradece haber aprendido todo lo que sabe de él. Pero un día, Peter encuentra en un lugar escondido, una serie de revistas con fotografías de desnudos masculinos pertenecientes a Henry. Y Peter, pese a su aparente fragilidad, tiene la costumbre de atrapar conejos para luego matarlos y diseccionarlos, sin ningún tipo de escrúpulos.

Todos los personajes de El poder del perro están psicológicamente dañados. Phil con su sexualidad reprimida, Rose con su depresión, retraimiento y alcoholismo, George con su actitud medrosa y pusilánime, y Peter con una gran crueldad y dureza escondida bajo una aparente sensibilidad. Campion es una directora con un gran interés por hablar sobre el deseo carnal que subyace en las acciones humanas. En su obra maestra El piano, su protagonista Ada es una mujer que no puede hablar y que utiliza un instrumento musical, no solo para expresarse, sino para liberarse sexualmente. En Retrato de una dama, Isabel no logra reprimir su lujuria hacia varios hombres a los cuales desea por igual. Frannie, la protagonista de En carne viva, se siente atraída por un hombre al que ella sospecha, puede ser un asesino. Aquí estamos viendo a un hombre que intenta controlar su fuerte atracción hacia un joven quien, al darse cuenta de ello, utiliza la debilidad de su mentor, para urdir su venganza.