El ‘pacto de sangre’ de Marilyn Manson con Evan Rachel Wood y otras 13 cosas que aprendimos de Phoenix Rising

Un año después de que la actriz señalara al músico como el hombre que supuestamente abusó de ella, Wood cuenta su historia

Por  KORY GROW

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

HBO

Hace poco más de un año, Evan Rachel Wood hizo público un comunicado en el que aseguraba que Marilyn Manson “empezó a prepararme cuando era adolescente y abusó de mí de forma horrible durante años”. Sus palabras se produjeron tras años de especulaciones en las que hablaba de que había sufrido abusos sexuales a manos de su pareja sin nombrarlo.

En Phoenix Rising, un documental en dos partes realizado por la cineasta Amy Berg (West of Memphis, Prophet’s Prey), Wood relata cómo conoció a Manson, cuyo nombre real es Brian Warner, las acusaciones que hizo contra él y cómo su experiencia la llevó a formar Phoenix Act, una organización sin ánimo de lucro que ayuda a las supervivientes de abusos domésticos. Desde entonces, más de una docena de mujeres han presentado historias similares y cuatro han presentado demandas civiles contra Warner. (Warner ha refutado todas las afirmaciones de Wood y la demandó a principios de este mes por difamación, entre otros cargos). Aquí hay 14 puntos que aprendimos de la película, que se estrenó ayer (15 de marzo) en HBO.

1. Wood afirma que Warner la amenazó si hablaba contra él.

Al principio de la película, Wood afirma que ha recibido mensajes amenazantes de personas anónimas en línea que le decían que no saliera a la luz. También dice que Warner le dijo personalmente que no lo nombrara. “Una vez me dijo que iba a hundir a toda mi familia y que empezaría por mi padre”, dijo. “Tengo un hijo y me da mucho miedo. Nombrar a Brian sin apoyo es demasiado riesgoso”.

2. Warner conoció inicialmente a Wood por su papel en Thirteen, una película sobre una adolescente fuera de control.

En 2003, Wood protagonizó Thirteen, una película sobre una adolescente que descubre el sexo, las drogas y el crimen. Tenía 14 años cuando actuó en ella. Unos años más tarde, a la edad de 18, fue a una fiesta en el Chateau Marmont de Los Ángeles, donde Warner la abordó por primera vez. Lo primero que pensó fue: “¿Quién es este aspirante a Marilyn Manson?”, pero luego estableció una conexión con ella. “Empezó a hablar de la película que hice llamada Thirteen, diciendo: ‘Soy una gran fan. Me encanta tu trabajo’”, cuenta Wood en la película. “Y me dijo que tengo un proyecto en el que estoy trabajando y del que me encantaría hablar contigo, Phantasmagoria, una película sobre Lewis Carroll y su subconsciente”. En la extensa investigación de Rolling Stone sobre las acusaciones de Warner el año pasado, varias mujeres afirmaron que él se dedicaba a “bombardear de amor” al principio de la relación.

3. Warner le dijo a Wood que escribiría su película Phantasmagoria.

Warner supuestamente utilizó su proyecto de Phantasmagoria -una película que finalmente nunca hizo- como su incentivo para pasar tiempo con Wood, según el documento. (Varias mujeres han alegado que Warner las atrajo con un proyecto similar). Wood dice que Warner le pidió que coescribiera el guión. Una noche, en su casa, intentó convertir la colaboración en una relación. “Soy una adolescente en una habitación con un hombre de 37 años bebiendo absenta”, recuerda Wood en Phoenix Rising. “Ya era hora de que me fuera y, después de rodearme con su brazo, me dijo: ‘Te voy a echar de menos’. Y yo dije: ‘Te voy a echar de menos’, y antes de que pudiera decir ‘también’, me besó. Me metió la lengua en la garganta. Y yo estaba sorprendida, honestamente. Tenía un novio. Él sabía que tenía un novio. Estaba casado. Tengo 18 años. Sólo recuerdo… como que todo se puso blanco. Y no sabía cómo responder. Creo que estaba asustada y excitada al mismo tiempo”.

4. Warner supuestamente adoctrinó a Wood y a otras mujeres a través de la escarificación.

En una escena que se asemeja a algunas de las historias de otras acusadoras de Warner, Wood recuerda cómo él supuestamente la animó a tallar una “M” en su piel (ella muestra la cicatriz en la segunda parte del doc). “La escarificación y la marca eran parte de ello”, dice en la primera parte. “Él talló una ‘E’, y yo tallé una ‘M’ como una forma de mostrar propiedad y lealtad, y la tallé justo al lado de mi vagina para mostrarle que le pertenezco. Es enero de 2007. Tengo muchas ganas de quitarme esa cicatriz”. Wood también sugirió una conexión de tipo vampírico, en la escena en la que su amiga, Illma Gore, menciona un pacto de sangre con Warner. “Sí, beber sangre es definitivamente una cosa”, dice Wood.

5. Wood cree que Warner intentó separar a la actriz de su familia.

“Fingía empatía en forma de: ‘No puedo creer que la gente que te rodea esté tratando de manipularte y utilizarte y yo tengo que salvarte’”, dice Wood en la película, y lo califica de “empatía falsa en forma de manipulación, tratando de aislarme de mis amigos y mi familia”.

6. Wood afirma que Warner “esencialmente la violó” durante el rodaje de su vídeo Heart-Shaped Glasses.

Wood tenía 19 años cuando aceptó protagonizar el vídeo Heart-Shaped Glasses -un clip para una canción inspirada, en parte, en la pedofilia-; Warner ha dicho que se quedó prendado al ver a Wood con las monturas titulares porque se parecían a las del cartel de la película Lolita, una película sobre un hombre adulto que seduce a una niña prepúber. “Habíamos hablado de una escena de sexo simulado, pero una vez que las cámaras estaban rodando, empezó a penetrarme de verdad”, dice. “Nunca había aceptado eso. Soy una actriz profesional. Llevo toda la vida haciendo esto. Nunca he estado en un plató tan poco profesional en mi vida, hasta ese día. Era un completo caos. Nadie me cuidaba. Fue una experiencia realmente traumática filmar el vídeo”.

Continúa diciendo que sintió que la habían condicionado para ser una soldado durante la experiencia. “Me sentí asquerosa y como si hubiera hecho algo vergonzoso”, dice. “Y me di cuenta de que el equipo estaba muy incómodo, y nadie sabía qué hacer. Me obligaron a realizar un acto sexual comercial con engaños. Fue entonces cuando se cometió el primer delito contra mí, y fui esencialmente violada ante la cámara”. La madre de Wood dice que cuando la actriz le confió el incidente, Wood estaba temblando. (El abogado de Warner negó con vehemencia que el sexo fuera real. “Brian no tuvo sexo con Evan en ese set, y ella sabe que esa es la verdad”, dijo el abogado Howard King).

7. Wood empezó a tener noticias de otros supervivientes de los supuestos abusos de Warner después de que ella presentara su propia historia de forma anónima.

En 2016, Wood se sintió envalentonada para dar a conocer su historia de abuso doméstico, aunque no nombró a Warner en ese momento. Esto la llevó a una invitación para hablar en la Audiencia de la Declaración de Derechos de los Supervivientes de Agresión Sexual ante el Congreso en 2018. “Después de testificar, empecé a escuchar a numerosas mujeres que habían sido abusadas por mi agresor porque escucharon mi historia y sabían exactamente quién era porque les había pasado lo mismo”, dice en el documental. “También había numerosas mujeres en Internet que compartían sus historias, y cuando empecé a leerlas supe que no mentían porque eran casi palabra por palabra mi historia. Fue como descubrir que habías salido con un asesino en serie”.

8. Warner cree que “Hitler fue la primera estrella del rock”, según Wood.

“Siempre decía que Hitler era la primera estrella del rock”, dice Wood, que se autodenomina “judía de nacimiento” en el documento porque su madre es judía. “[Warner consideraba que] Hitler tenía estilo, hablaba bien y sabía cómo manipular a las masas para que hicieran lo que él quería. Y por eso tenía una obsesión con él. Cualquier tipo de parafernalia o imagen nazi me parecía irónica. Pensé que todo su discurso era tomar la imagen de los nazis y de Hitler y darle la vuelta. Ahora se pinta los labios y es una estrella del rock, y pensé que era un comentario sobre el nazismo y un comentario sobre Hitler”.

Warner se “burlaba” de la herencia judía de Wood, dice, y añade que él se hacía múltiples tatuajes de esvásticas y adquiría parafernalia nazi mientras eran novios. “En un momento dado, sobre el lado de la cama donde yo dormía, escribió: ‘Maten a todos los judíos’ en la pared de nuestro dormitorio”, dice ella. “Cosas así ya no son irónicas. ¿En qué momento estás haciendo un comentario y en qué momento eres simplemente un nazi?”

9. La primera vez que Wood afirma que Warner se mostró físicamente violento con ella fue durante una gira.

Hacia el final de la primera parte, explica que Warner supuestamente empezó a abusar físicamente de ella cuando le acompañaba en la carretera. “Había tenido problemas de garganta, así que un médico le recetó Vicodin líquido para la garganta, y se bebió casi todo el frasco”, dice. “Estábamos en el autobús después del concierto y él no sabía ni dónde estaba. Empecé a asustarme porque empezó a ponerse muy violento y a tirar cosas. Y pensé: “ahora es cuando los controladores intervienen y calman la situación”, y nadie lo hizo.

“Nos presentamos en el hotel”, continúa, “el autobús aparcó, y Manson me agarró por el brazo y me arrastró delante de todo el mundo. Me arrastra por el brazo hasta el hotel y nadie hace nada. Entró e inmediatamente empezó a destrozar la habitación, a romper cosas y a gritar, y yo miré al miembro del equipo y le dije: “no me vas a dejar aquí. Tienes que ayudarme”. Y recuerdo que empezó a cerrar lentamente la puerta y yo dije: «no, no, no. No puedes dejarme aquí”. Y yo que creía que este tipo era mi amigo. Habíamos estado de gira durante unos meses en este punto. Él sólo negó con la cabeza y cerró la puerta. Y ahí supe que no estaba a salvo”.

10. El ex asistente de Warner afirma que éste robaba la información personal de la gente a través de su wi-fi.

“Cualquiera que se metiera en su wi-fi, tenía tu información y era capaz de clonar teléfonos o portátiles o algo así”, dice Dan Cleary. Wood respondió diciendo: “le he visto hackear los portátiles de la gente y recopilar información sobre ellos como chantaje. Ha hackeado mi ordenador y mis cuentas en las redes sociales; vigilaba todos mis movimientos”.

11. Warner supuestamente coaccionaba a la gente para que dijera la palabra con “n” u otras cosas cuestionables ante la cámara para utilizarlas como chantaje.

El año pasado, muchos de los acusadores de Warner afirmaron a Rolling Stone que el músico intentaba recopilar información sucia sobre ellos como posible chantaje, algo que Wood analiza en la segunda parte de Phoenix Rising. “Las tres cosas principales que le vi conseguir a la gente para que no pudieran decir nada eran fotos desnudas, drogas y ‘voy a conseguir que digas la palabra con “n” en la cámara’”, dice. “Empieza diciendo: ‘bueno, es irónico. Oh, es un comentario sobre los nazis. Oh sí, nos estamos burlando de los nazis’. Y luego se convierte en que estoy siendo chocante usando la palabra con “n”; no entiendes la broma. … Sentí que tenía que participar en eso para demostrarle que era leal”.

12. Wood alega que Warner la violaba después de quedarse dormida.

Wood dice que las drogas fueron una constante a lo largo de su relación con Warner, afirmando que él ponía metanfetamina en algunas de las drogas que ella ingería. Dice que también le daba pastillas para dormir; fue entonces cuando, según ella, empezó a agredirla sexualmente. “Me despertaba, y recuerdo que hacía las cuentas mentales rápidamente y pensaba: ‘Quédate dormida… no te muevas’”, dice. “Así que me quedaba tumbada sin fuerzas hasta que se acababa. Y entonces juro por Dios que me tiraba de la pierna y salía de la habitación”.

13. Wood estuvo una vez embarazada del hijo de Warner.

Cuando Wood estaba rodando la miniserie de 2011 Mildred Pierce, descubrió que estaba embarazada. “Desde el principio de nuestra relación, él tenía un problema con cualquier anticonceptivo que yo tomara”, dice. “Pasé por todos los tipos para ver cuál le gustaba, y a él no le gustaba ninguno. Así que, básicamente, no quería que usara métodos anticonceptivos. Se negaba a usar un preservativo nunca y era mucho sexo a demanda, y causaría más problemas si yo decía que no. No tienes tiempo para usar anticonceptivos cuando alguien te está penetrando mientras duermes. Todavía estaba tratando de prevenir un embarazo. Estaba usando espermicidas y todas esas cosas, y no funcionaba. Voló para abortar. Estaba muy asustada y triste. Obviamente creo en el derecho de la mujer a elegir, pero eso no significa que no fuera devastador. En el momento en que terminó fue como, ‘hazme la cena’. Y recuerdo que pensé, ‘se supone que estoy descansando’. Y a él no le importaba». Wood dice que fue entonces cuando empezó a sentirse suicida.

14. Wood dice que la primera vez que pudo llorar por el supuesto trauma que sufrió por culpa de Warner fue después de prestar declaración al FBI.

“Eso fue intenso pero catártico”, dice. “Siempre te preguntan: ‘y después de lo ocurrido, ¿buscaste atención médica o se lo contaste a alguien? La respuesta era casi siempre no. Y eso me sorprendió. Nunca me había planteado esa pregunta ni por qué. Pero se notaba que no era una acusación. Sólo necesitaban corroborar mi historia”.