agosto 30, 2022

Libro de J.K. Rowling casualmente incluye personaje perseguido por transfobia

La autora de Harry Potter escribió sobre una caricaturista de YouTube que fue rastreada por sus propios fans tras crear contenido que a los seguidores les pareció transfóbico y racista. ¿Suena conocido?

Por  CHEYENNE ROUNDTREE

J.K. Rowling en Londres el 29 de marzo de 2022.

Stuart C. Wilson/Getty Images

Aunque la saga de Harry Potter de J.K. Rowling está basada en la fantasía, la autora parece estar tomando inspiración de algo más realista para su nuevo libro: su propia vida.

La nueva novela de Rowling The Ink Black Heart –parte de su serie de thrillers de crimen Cormoran Strike y publicada bajo el seudónimo Robert Galbraith– contiene una trama que parece replicar la caída pública de Rowling tras hacer múltiples declaraciones que han sido ampliamente condenadas como transfóbicas.

Rowling dio like a tuits que describían a mujeres trans como “hombres con vestido”, se burló de un artículo de opinión que usaba el término “personas que menstrúan”, apoyó a la activista Maya Forstater tras ser despedida por tuits transfóbicos, y en junio de 2020 escribió un largo comunicado explicando las razones por las que le “preocupaba el nuevo activismo trans”.

Incluso conforme creció el rechazo y las estrellas de Harry Potter Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint condenaron sus comentarios, Rowling ha seguido firme en su postura, protestando recientemente en contra de un proyecto de Reforma de Reconocimiento de Género en Escocia, que ayudaría a simplificar el proceso para que las personas cambien legalmente su género.

En su nuevo libro, Rowling presenta a Edie Ledwell, creadora de una popular caricatura de YouTube, quien se enfrenta a trolls de Internet y a sus propios seguidores, quienes la traicionan después de que su caricatura fuera criticada de racista y capacitista, así como transfóbica, por un chiste sobre un gusano hermafrodita.

La caricaturista es rastreada, ve fotos de su casa publicadas en Internet, es víctima de amenazas de muerte y violación por tener una opinión, y finalmente es encontrada apuñalada en un cementerio. El libro claramente critica a los “Social Justice Warriors” y sugiere que Ledwell fue víctima de una magistralmente planeada y políticamente impulsada campaña de odio en su contra.

Pero a pesar de las claras similitudes con su propia vida, Rowling comentó a Graham Norton que todo se trata de una gran coincidencia. “Debo dejar en claro, tras algunas cosas que han pasado este año pasado, que [el libro]  no refleja [eso]”, dijo.

“Había escrito el libro antes de que ciertas cosas me pasaran en Internet”, continuó. “Le dije a mi esposo ‘Creo que todos van a ver esto como una respuesta a lo que me pasó a mí’, pero genuinamente no lo fue. El primer borrador del libro estaba terminado para cuando ciertas cosas pasaron”.

Hasta ahora, los críticos no compran su explicación, con The Sunday Times y The Telegraph señalando la obvia conexión y dándole malas reseñas a la novela.

Trending