El caso de plagio de la congresista Arias tiene ahora un juez que mintió sobre sus títulos

El representante Crisanto Pisso, asignado a la investigación en la Comisión de Ética contra la presidenta de la Cámara de Representantes, tiene un pasado problemático con su propia historia académica

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Colprensa

Luego de que el pasado 22 de noviembre, la Universidad Externado de Colombia anunciara que encontró elementos contundentes de violación a los derechos de autor en la tesis de la presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer Arias, el caso de plagio tiene nuevos y problemáticos avances. 

Mientras el Externado decidió acudir al Consejo de Estado para que anule los títulos expedidos a Jennifer Kristin Arias Falla y a su compañera Leidy Lucía Largo en la Maestría en Gobierno y Políticas Públicas, los sectores políticos afines a Arias (integrante del Centro Democrático) mostraron su total solidaridad con ella frente a las denuncias que circularon en los medios de comunicación. La Universidad además remitió a la Corte Suprema de Justicia y a la Fiscalía General de la Nación la documentación recopilada en este caso para que actúe según su mandato. 

El portal Plagios.o.s presentó desde julio de este año en su cuenta de Twitter, las inconsistencias sobre el trabajo de grado de Jennifer Arias, el cual no aparece en el repositorio de tesis de la Universidad. Varios fragmentos sin citas y otros parafraseados sin nombrar a su autor, llevaron a una revisión más minuciosa por parte de la Universidad Externado. Incluso, el académico mexicano Alain de Remes, autor del artículo copiado, se pronunció en Twitter:

Por su parte, la bancada de oposición le pidió a Arias la renuncia a la presidencia de la Cámara. Arias ha insistido, sin presentar pruebas, que no cometió plagio y alude a una falta en el debido proceso por parte de la Universidad a la hora de investigar dicha infracción. 

Ahora, el portal periodístico Vorágine, presentó un nuevo componente en la investigación que se adelanta en la Comisión de Ética de la Cámara. El representante por el departamento del Cauca que fue asignado a la investigación en esta Comisión es Crisanto Pisso Mazabuel. Lo paradójico del asunto, por decir lo menos, es que el mismo Pisso Mazabuel tuvo una denuncia por mentir en su hoja de vida sobre una supuesta especialización que nunca realizó. 

En septiembre de 2019, el programa 6AM de Caracol Radio hizo la denuncia sobre las inconsistencias en la hoja de vida presentada por el representante. En su momento, Pisso tenía consignada una supuesta especialización en Planeación Urbana en Japón en la hoja de vida compartida ante la opinión pública. Al ser confrontado por el programa radial explicó que en realidad no había cursado tales estudios. 

Frente al caso de Arias, el representante por el Partido Liberal ha manifestado estar impedido para investigarla por haber dicho públicamente que respalda a la congresista para que no sea revocada de su cargo como presidenta de la Cámara. Los demás integrantes de la Comisión de Ética deberán decidir si aceptan el impedimento de Pisso Mazabuel. En paralelo, la Corte Suprema de Justicia tendrá la tarea de investigar el caso de Arias y el Consejo de Estado se pronunciará sobre la solicitud de revocación del acta de grado. 

A pesar de que la situación denunciada alcanzó un vuelo mediático importante y las pruebas son contundentes, cabe recordar que las discusiones sobre plagio en Colombia, tanto del sector público como privado, no han llegado muy lejos, a diferencia de lo ocurrido en otros países, como el caso del ministro de Defensa alemán, Karl Theodor zu Guttenberg, quien dimitió de su cargo en 2011 luego de haber sido acusado de plagiar su tesis de doctorado.