febrero 15, 2022

Earthling, el nuevo álbum repleto de estrellas de Eddie Vedder, es un recuerdo de su individualidad 

El más reciente álbum del vocalista de Pearl Jam presenta apariciones de Elton John, Ringo Starr y Stevie Wonder y se acerca al sonido de la banda de una manera que su trabajo en solitario rara vez lo había hecho

Por  KORY GROW

Danny Clinch

Eddie Vedder

Earthling

Eddie Vedder siempre ha parecido un vocalista estrechamente cercano a su banda. Desde los inicios de Pearl Jam, ha utilizado su cálida voz de barítono con una intensidad o una sensibilidad que combinaba perfectamente con la furia suelta y la impaciencia de sus compañeros de banda. La voz de Vedder depende de la música de Pearl Jam y sus canciones demandan su voz. Cada vez que se ha aventurado en una carrera en solitario, lo ha hecho de la manera menos Pearl Jam posible, ya sea con las reflexiones folk de mandolina en ‘Rise’ o las canciones como para una fogata en la playa de Ukulele Songs. No importa cuán escasa sonara una canción, la voz de Vedder resonaba de una manera que recordaba a Pearl Jam. Se podría decir que estaba haciendo todo lo posible para alejarse discretamente del monstruo sonoro que define a su acto principal. 

En su más reciente material, Earthling, Vedder regresa al territorio de Pearl Jam con 13 pistas que recuerdan tanto la energía punk de la banda como sus aspiraciones de rock convencional de una manera que se siente muy Vedder. Es su lanzamiento en solitario más revelador, ya que, musicalmente, se siente más como el Vedder que conocemos desde hace 30 años y no como una desviación intencional de Pearl Jam. 

Para el proyecto, se asoció con Andrew Watt, un productor que ha demostrado ser igualmente hábil creando pop (Miley Cyrus), rap (Post Malone) y rock (el regreso sorprendentemente divertido de Ozzy Osbourne en 2020, Ordinary Man), todo ello manteniendo la singularidad de cada artista. Al igual que con el álbum de Osbourne, en Earthling Watt reunió una banda para ayudar a Vedder a escribir las canciones y aunque el conjunto incluye al exguitarrista de Red Hot Chili Peppers, Josh Klinghoffer, y al baterista de los Chili Peppers, Chad Smith, los resultados no se parecen en nada a la banda de los otros dos músicos. En cambio, el grupo, que incluye a Watt, complementa la voz de Vedder de una manera que solo Pearl Jam lo había hecho anteriormente. 

El sello distintivo de Vedder siempre ha sido la forma en que podía sonar confiado y vulnerable al mismo tiempo: ¿alguien ha cantado sobre querer explotar una bomba de neutrones de manera más triste que Vedder en ‘Wishlist’ de Pearl Jam? Los momentos en los que alcanza ese equilibrio en Earthling crean las mejores canciones del disco. En ‘Brother the Cloud’, lidia con la pérdida de un ser querido (posiblemente Chris Cornell) mientras lucha con la agonía del dolor y la ira inexplicable: “Abraza a mi hermano, mi amigo/ Di por mí… vete a la mierda… ¿para qué son los amigos?” Pero todo es encantador ya que suena esperanzado e incluso optimista a lo largo de la canción. En la siguiente canción, ‘Fallout Today’, analiza la fragilidad humana, reflexionando sobre «las segundas oportunidades otorgadas una vez más», antes de conceder: «Todos necesitamos compartir y sacudir el dolor», todo en una balada de guitarra acústica suavemente melancólica. Si no fuera por las armonías al estilo Beach Boys de Watt, la canción podría haber encajado fácilmente en Vitalogy de Pearl Jam.

Mientras tanto, los pesados riffs de ‘Power of Right’ y ‘Good and Evil’ se sienten como una versión más refinada del grunge de Vs. de la banda mientras Vedder suena rejuvenecido, aullando al ritmo de los ritmos de Smith. La percusión de Smith incluso toma la delantera en ‘Rose of Jericho’, otro tema de rock duro, con un ritmo funky y ligeramente descentrado que inspira un riff contundente y una diatriba agresiva de Vedder sobre el ecologismo que incluso cita a Henry David Thoreau. Es la misma ira que Vedder tenía sobre Trump en el último álbum de Pearl Jam, Gigaton de 2020, pero esta vez es más personal y revelando nuevos lados del cantante con cada canción.

Varias pistas se sienten como exhibiciones de su ADN, ya que habita la sensibilidad de algunos de sus músicos favoritos sin entregarse por completo al plagio. Para cualquier otro artista, ‘Long Way’ sonaría como el cosplay de Tom Petty con sus exuberantes acordes acústicos y su suave estribillo, arrastrando nasalmente la palabra «freeeeeway» (Benmont Tench de los Heartbreakers incluso toca el órgano en la canción), pero la voz de Vedder, con su áspero y vivido cansancio, la hace suya. De manera similar, ‘The Dark’ tiene una deuda con Bruce Springsteen con su martilleo, el ritmo de Max Weinberg, los sintetizadores borrosos y la promesa «Te encontraré en la oscuridad… déjame sacarte de la oscuridad», pero Vedder lo vende de una manera que se siente como si fuera suya. 

Los invitados de Earthling tienen una gran importancia en cómo Vedder revela nuevos lados de sí mismo, ya que la mayor parte de su reverencia se manifiesta guiños en lugar de lealtad. Stevie Wonder toca la armónica revoloteando a lo largo de ‘Try’, un número de rockabilly optimista sobre el perdón, y si bien podría robarse la escena, nunca distrae la atención de la canción. Tench aparece aquí y allá a lo largo del álbum, generalmente endulzando los arreglos. Y ‘Sra. Mills’ debe tanto a la grandiosidad de Sgt. Pepper que menciona a Paul McCartney y presenta a Ringo Starr como invitado en la batería.

Es solo en ‘Picture’, un dueto con Elton John, en donde Vedder se entrega a su fandom. La pista es completamente el sonido de John. Pero es el único momento en Earthling que no se siente claramente de Vedder, aparte de la letra, que habla sobre la lucha por el amor y la esperanza. Las palabras son el único elemento de la canción que se mantiene en el tema central de Earthling.

A lo largo del álbum, Vedder usa cada canción para pedir empatía, la cualidad que hace humanos a los terrícolas. En la edificante apertura del álbum, ‘Invincible’, le canta a los oyentes que son «más que simples partículas» y que deben sentirse importantes. Vedder expone su alma aún más en la pista final, ‘On My Way’, en un dúo virtual con su padre biológico Edward Severson Jr., un hombre del que estuvo separado la mayor parte de su vida. “Cuando amamos, somos invencibles”, canta Vedder, repitiendo una letra de la primera canción, esta vez envolviendo las palabras en torno a la voz de su padre. Es un momento sorprendentemente personal para Vedder, el tipo de vulnerabilidad al que siempre se ha inclinado con Pearl Jam. Ahora que lo ha utilizado, acaba de levantar la vara para sus compañeros de banda de Pearl Jam.