agosto 10, 2022

Conoce al superfan de The Rolling Stones que ha gastado millones en su colección y asiste a todos los conciertos

Matt Lee se interesó en la banda cuando tenía 12 años. Su obsesión lo llevó al Libro Guinness de los récords mundiales y es buen amigo de Ron Wood

Por  ANDY GREENE

Fotografías cortesía de Mathew Lee

Cuando The Rolling Stones suben al escenario en cualquier parte del mundo, algunas cosas están garantizadas. La banda tocará ‘Miss You’, ‘Honky Tonk Women’ y ‘Midnight Rambler’ en algún momento de la noche, Mick Jagger dejará el escenario a mitad del set para que Keith Richards pueda guiar a la banda a través de un par de canciones, y el último superfan de los Stones, Matt Lee, estará sentado directamente frente al escenario, generalmente del lado de Ron Wood, con un iPhone 13 Pro en la mano para grabar impresionantes videos de conciertos que recorrerán el mundo en cuestión de horas.

Lee ha seguido a la banda de gira desde mediados de los noventa y ha acumulado una colección de recuerdos de los Stones tan grande que le ha valido un lugar en el Libro Guinness de los Récords Mundiales (y le costó más millones de los que le importa contar), pero solo comenzó a subir videos de conciertos a YouTube el año pasado. A pesar de su completa falta de experiencia como cineasta, su trabajo se destaca como Steven Spielberg rodeado por un montón de Ed Woods cuando lo comparas con otros videos de conciertos de los Stones que encontrarás en YouTube después de cualquier show. No trabaja para la banda, y hace todo esto por voluntad propia.

Tengo una mano firme, lo que ayuda”, dice Lee por Zoom desde su oficina en Londres. “Siempre he sido bastante creativo, así que tengo buen ojo para una buena composición. También sé dónde van a estar después de ver tantos conciertos. Y es realmente satisfactorio obtener un buen video. Un par de veces en Estados Unidos, mis cargos por datos fueron ridículos porque los subí en el auto camino al hotel después del espectáculo. Pagué 75 libras por un paquete de datos que se agotó en cinco minutos. Realmente quería que se subieran rápido”.

Reunir una colección de cientos de videos de los Stones en su página de YouTube es parte de un fuerte impulso de coleccionar que ha estado presente en Lee desde que era un niño en Sussex, Inglaterra, tratando de conseguir tantos lápices de recuerdo como pudo. “Cada vez que visitaba un castillo o un edificio del gobierno, intentaba conseguir uno”, dice. “Simplemente los compraría en todas partes”.

Cuando tenía 12 años, su padre le compró el álbum recopilatorio de los Stones, Solid Rock, en cassette. Tan pronto como escuchó ‘Honky Tonk Women’, guardó sus lápices y centró su atención en los Stones. Esto fue en 1987 y los CDs eran relativamente nuevos en el mercado. Lee se propuso reunir una colección completa de CDs de los Stones, incluidas ediciones extranjeras, copias promocionales y piratas. Al principio fue lento, ya que los CDs eran caros en Inglaterra y sus fondos eran limitados, pero en 1996 tomó clases en la Universidad de Illinois y se encontró con tiendas de discos usados con montones de discos baratos. Compró cientos de ellos.

A principios de los 2000, la colección de Lee se había vuelto tan grande que Record Collector la puso en la portada y la llamó «La colección de CDs definitiva». Para agradecerle su participación en el artículo, la revista le dio entradas VIP para un concierto de Ian McLagan en el Jazz Cafe de Londres. Pensando que las probabilidades de que Ron Wood apareciera para ver a su antiguo compañero de banda de Faces eran decentes, Lee se presentó con la partitura de la canción en solitario de Wood de 1974 ‘I Can Feel the Fire’, con la esperanza de obtener un autógrafo. Efectivamente, vio al guitarrista y reunió el coraje para acercarse a él. «Me dijo: ‘Oh, Dios mío, ¿dónde conseguiste esta partitura?». Lee recuerda. “’Nunca había visto esto’”.

Wood lo invitó a una galería de arte la noche siguiente, dando inicio a una larga amistad que continúa hasta el día de hoy. “He estado en siete de sus casas”, dice Lee. “Nos enviamos mensajes de texto todo el tiempo. Fui el productor ejecutivo de uno de sus álbumes”. En 2007, Wood le dio a Lee algo más valioso que casi cualquier recuerdo: un pase que lo llevaría a cualquier espectáculo de su gira, sin cargo. También le permitió ingresar a los lugares antes de que las masas se alinearan afuera, lo que significa que podía asegurar cualquier lugar que quisiera en el área de admisión general directamente frente al escenario. “Lo maravilloso de un pase antes de Covid era el área detrás del escenario”, dice Lee. “Podría ir al espectáculo, comer, caminar y absorber la emoción y la atmósfera. Pero el Covid ha matado eso. No puedes estar detrás y al frente, y yo siempre quiero estar al frente”. 

Su laminado original de 2007 cuelga con orgullo en una colección de artefactos de The Rolling Stones que ahora cuenta con cerca de 200,000 artículos. Los aspectos más destacados son demasiado numerosos para mencionarlos, pero incluyen la camisa que Keith Richards usó en el escenario de Altamont; el primer contrato profesional de los Stones de 1963, firmado por los cinco miembros de la banda en ese momento; su póster de concierto más antiguo conocido, que proviene de un espectáculo de abril de 1963; y un acetato ridículamente raro de la primera sesión de grabación de los Stones el 11 de marzo de 1963. Lee también consiguió de alguna manera la carta privada que Bill Wyman escribió a la banda en 1992 informándoles de su decisión de abandonar los Stones.

Las fotos de la colección de Lee son el centro de su libro Hot Stuff: The Story of the Rolling Stones Through the Ultimate Memorabilia Collection. Los mismos Stones tomaron prestados muchos de sus artefactos cuando armaron su exhibición itinerante en 2016; tres años después, su colección entró en el Libro Guinness de los Récords, aunque le molesta un poco que le acrediten solo 2.789 artículos, cuando su total real está más cerca de 50 o 100 veces esa cantidad. «Eso fue suficiente para vencer a cualquiera que lo haya hecho anteriormente, supongo», dice. “Dije, con un poco de arrogancia, que era como Usain Bolt en un día de deportes en la escuela primaria: solo tiene que caminar para ganar”.

Lee dice que ni siquiera puede comenzar a adivinar exactamente cuánto le ha costado su pasatiempo, pero estima que ha gastado «siete cifras» solo en los últimos dos años. Puede permitírselo porque ha sido dueño de una serie de negocios de marketing exitosos. Le han brindado un estilo de vida muy cómodo en el que viajar a Estados Unidos durante semanas para seguir a los Stones, incluida una estadía de dos semanas en las Bahamas en 2021 para sortear las restricciones de Covid, no es una carga financiera importante.

Fotografías cortesía de Mathew Lee

Por suerte, no estoy casado”, dice. “No tengo otros gastos importantes además de los autos, ya que soy un coleccionista de autos aficionado. Sin embargo, solo tengo cinco de ellos. Uno de ellos se cruza con los Stones, ya que es un Rolls Royce de cuando Ronnie diseñó un automóvil con fines benéficos en torno a un álbum en vivo suyo del que fui productor ejecutivo y lo compré”.

Cada vez que los Stones hacen una gira, Lee necesita asegurar un nuevo laminado que lo lleve a todos los espectáculos tradicionales que tocan en esa gira. “Nunca te duran la vida”, dice. “Y siempre están recortando la lista, así que es difícil”.

Aún más difícil es entrar en los shows privados ocultos que los Stones tocan una o dos veces en cada gira, que generalmente son organizados por un multimillonario y se llevan a cabo en un lugar pequeño. “Son realmente difíciles”, dice. “No lo estoy negando. He tenido que hacer todo lo posible para entrar en shows privados, pero nunca he fallado”.

Uno memorable tuvo lugar el año pasado, cuando el propietario de los New England Patriots, Robert Kraft, invitó a los Stones a una carpa en el campo del Gillette Stadium que tenía capacidad para menos de 500 personas. Fue su primer concierto desde la muerte de Charlie Watts. “Le envié a Robert Kraft una carta muy sincera y una copia de mi libro”, dice Lee. “Y me arriesgué a ir a las Bahamas sin ninguna promesa de boleto. No supe que lo había logrado hasta el día del espectáculo. Fue una noche muy emotiva. Era un lugar tan pequeño y el escenario tenía casi la altura de una mesa de comedor. Estuve tan cerca que podría haber limpiado los zapatos de Ronnie”. (Estuvo de acuerdo en no filmar el concierto).

La entrada más difícil de conseguir para los Stones, dice Lee, fue para su presentación en el Roseland Ballroom de Nueva York en 2002, con capacidad para 3000 personas. No consiguió una pulsera durante la venta inicial y aparentemente no había otra forma de entrar. “Mis amigos y yo pasamos tres días en la calle afuera del club”, dice. “Descubrimos quién estaba a cargo, los seguimos a un bar cercano y comenzamos a conversar con ellos inocentemente”. A Lee y sus amigos les dijeron que estaban intentando lo imposible. «¿Te das cuenta de que son como $10,000 por una pulsera rota, y la seguridad los detectará y te echarán?», le preguntaron. «No tienes oportunidad».

No se inmutó. “Eso sería cierto si nos quedáramos en Londres”, recuerda haber dicho. “Pero estamos aquí. Estamos a 50 metros. Todo lo que tenemos que hacer es salir por esta puerta y de alguna manera entrar por esa otra puerta. Esta puerta es fácil. Solo tenemos que pagar la cuenta y marcharnos. La segunda es un poco más difícil”.

Su persistencia le valió un espacio de último minuto en la lista de invitados, y vio un set increíble que contó con el debut en vivo del corte profundo de 1967 ‘She Smiled Sweetly’ y la primera interpretación de los Stones del clásico de Temptations ‘Ain’t Too Proud to Beg’ desde 1976. “La primera regla de oro es que nunca debes rendirte”, dice Lee. “Y tienes que estar realmente allí. No puedes entrar si no estás allí”.

Asiste a todos los espectáculos cuando están de gira, lo que significa que los ha visto tocar sus mayores éxitos cientos de veces, pero nunca se cansa de escucharlos. »Jumpin’ Jack Flash’ es mi favorita”, dice. “Si tocaran eso 19 veces en un show, estaría feliz. Me gusta menos ‘Midnight Rambler’”.

Los videos de YouTube comenzaron el año pasado para que pudiera compartir sus experiencias con amigos. Publicarlos en línea fue más fácil que enviarlos por correo electrónico uno por uno. Desde entonces, cuando ocurren momentos notables en la gira, como el grupo tocando ‘Out of Time’ por primera vez desde la grabación original de 1966, o la vocalista invitada Chanel Haynes uniéndose a ellos para ‘Gimme Shelter’, ha sido el video de Lee lo que ven los fans, con un poco de ayuda de sitios de noticias como este. “Empezó a volverse loco cuando Rolling Stone dijo que merecía un Oscar”, dice. “Una vez que obtienes ese pico de vistas, YouTube recomienda automáticamente tus videos a más personas. Simplemente creció a partir de ahí”. (El video de ‘Gimme Shelter’ obtuvo alrededor de 200,000 visitas).

Los Stones solo tocan alrededor de 14 shows al año, lo que deja a Lee mucho tiempo para concentrarse en su colección. Incluso abrió un minimuseo para mostrárselo a los fanáticos que se acercan y solicitan un recorrido personalizado. Nunca le cobra a nadie ni un centavo. “Me encanta compartir mi pasión”, dice. “No voy a esconderlo como un ermitaño y acariciarlo todas las noches y protegerlo. Algunos de los coleccionistas más grandes del mundo ni siquiera te enviarán una foto de baja calidad y baja resolución de lo que tienen. Dicen que lo ‘devaluará’. No lo devaluará, pero ¿a quién le importa? Comparte la alegría. Cuando descubrí que a la gente le gustaban mis videos, comencé a hacer más de ellos. Ha sido un placer.»

Trending