enero 20, 2022

Cat Power y el poder de versionar

Chan Marshall nos habla sobre su nuevo álbum, Covers, sus recuerdos de The Greatest, las mujeres que la inspiraron, la pérdida de un ser querido, de la versión que Dave Gahan hizo de ‘Metal Heart’ y más

Por  PABLO MONROY

Mario Sorrenti

Chan Marshall, bajo el nombre de Cat Power, lanzó un nuevo álbum de covers. El material recoge temas de Frank Ocean, Lana Del Rey, Nick Cave, Billie Holliday y más. 

Para Marshall, el proceso de versionar canciones es importante ya que es el curso natural que toma la música, “creo que la historia de las canciones sucede cuando varias personas la toman y la reinterpretan”, nos dice en una entrevista exclusiva. 

Cat Power también incluyó en el disco una nueva versión de un tema propio, ‘Hate’ fue convertida en ‘Unhate’ para este nuevo álbum, por lo que la artista recordó los procesos emocionales que pasó al hacer The Greatest, el material discográfico que incluye la canción. 

La artista también incluyó un cover de ‘I’ll Be Seeing You’, que es un tributo a tu amigo y gran productor Philippe Zdar, lo que provocó que la artista reflexionara sobre la música y la pérdida de un ser querido. Lee la plática completa a continuación. 

¿De dónde surgió la idea de hacer un nuevo álbum de covers? Leí que todo comenzó porque estabas tocando una canción tuya y empezaste a cambiarle la letra por la de ‘Bad Religion’, de Frank Ocean, porque la original te frustraba, ¿es cierto? 

Sí, es cierto. La letra de la canción y cómo sonaba me estaba enojando. Para serte sincera creo que la historia de las canciones sucede cuando varias personas la toman y la reinterpretan ya sea en tribal, jazz, folk incluso himnos religiosos o música clásica. Para mí es normal disfrutar y escuchar todo tipo de música, pero creo que para algunas personas no es tan común. La gente casi no habla al respecto pero creo que es un hecho que cada hombre que aprende a tocar la guitarra clásica, llega a su casa, conecta la guitarra con el amplificador y lo primero que se le ocurre hacer es tocar ‘Stairway to Heaven’ o ‘Knocking on Heaven’s Door’ y esa se convierte en la realidad de la canción.

Nosotros somos una segunda generación de intérpretes y por eso es natural que toquemos lo que otros componen como ellos lo interpretan, pero yo diría que la mitad de la música que me gusta es un cover de una canción original de otra persona. Ya sabes, Bob Dylan, Nina Simone, Hank Williams, Bessie Smith, Ray Charles, Otis Redding y Billie Holiday, la mayoría de mis canciones favoritas son covers e interpretaciones de canciones de estos artistas ¿sabes?

¿Te pasa eso seguido? ¿Eres muy crítica contigo misma? 

Creo que esa es parte del placer de cantar canciones de otras personas. Nos acercamos a ciertas canciones por la manera en la que nos hacen sentir. A veces nos hacen sentir poderosos, otras veces nos hacen sentir débiles o nos dan esperanza o quizá nos hacen sentir alegres o enamorados. Y creo que cuando cantas tu propia canción tienes tu propia identidad, tus propios colores y pedazos de recuerdos que no siempre evocan esas sensaciones. Por eso creo que al cantar canciones de otros puedes ver cómo la belleza está en el ojo de quién la ve. Cada quien tiene patrones de vida diferentes y toma distintas decisiones pero las personas se encuentran en esas canciones. Por ejemplo, a 500 millones de personas les puede gustar ‘Imagine’ de John Lennon y esas 500 millones de personas no saben qué tienen en común más allá de que les guste la canción y lo que representa para cada uno. 

Infortunadamente, creo que distintas instituciones nos han enseñado que no debemos disfrutar ese tipo de placeres individuales y artísticos. Han algebratizado el arte ¿sabes? Pero creo que todos amamos cantar todo tipo de canciones desde que éramos pequeños entonces tiene sentido pensar que si uno escribe canciones sobre uno mismo hay que analizarlas porque ‘no son suficiente’. ¿Sabes a lo que me refiero? 

Pero sí, claro, soy crítica de mis propias canciones e interpretaciones. Pero también es cierto que si no lo fuera no sería fiel a mi misma. 

¿Cómo seleccionaste los temas para Covers?

Usualmente, es porque llevo cantándolas alrededor de cuarenta años o porque escucho una versión moderna como por ejemplo el cover que hizo Rihanna de ‘Stay’. Para este álbum las canciones más parecidas a la original son canciones en las que yo no toco ningún instrumento, solo canto. 

Por ejemplo: ‘I’ll Be Seeing You’, ‘It Wasn’t God Who Made Honky Tonk Woman’ y ‘These Days’, esas canciones son interpretaciones fieles a las originales. ‘Pair of Brown Eyes’ fue una necesidad, solo me levanté un día y sentí la necesidad, el deber, de grabar esa canción. Y las otras canciones del álbum que no tenía intención de grabar pero que terminé grabando fueron una serie de canciones personales que salieron con la banda. Ninguno de ellos sabía que yo había apretado el botón de grabar mientras estábamos tocando. Luego fui a la cabina de grabación y ahí pensé cómo podría acompañar vocalmente esta música que habíamos compuesto y de ahí salieron ‘Against the Wind’, ‘I Had A Dream, Joe,’ y la tercera fue ‘Endless Sea’. Yo no tenía ni idea de que iba a hacerle un cover a esas canciones pero creo que así es como funciona mi proceso de creación musical. Fue un proceso de improvisación e inspiración y creo que funcionó. Aprecio mucho ese tipo de momentos mientras estoy grabando un álbum y creo que las canciones que quedaron estuvieron marcadas por algo así. 

Es fácil hacerlo, pero la gente cree que no puede hacerlo. Nadie pensó que Bob Dylan iba hacer lo que hizo porque le dijeron que cantaba mal… pero a la hora de la verdad ¿a quién le importa? Cualquier persona puede hacer cosas que muevan montañas pero la mayoría no es consciente de eso. No estoy diciendo que yo mueva montañas pero todos tenemos montañas ¿sabes? 

¿Cuándo haces un cover también te enfocas en la historia detrás de la canción o solo te enfocas en la parte musical? 

Creo que las dos vienen juntas porque son un matrimonio. La música es un velo y las palabras van levantando ese velo. El tempo, el  ‘mood’ y las vibraciones. Ese es el velo y la danza con lo vocal es lo misterioso, lo mágico. Es diferente para cada persona. 

¿En este álbum era importante para ti tener canciones de distintas épocas musicales? ¿Estabas buscando crear una conexión entre diferentes generaciones? 

Sí, eso es siempre lo que quiero hacer. En cada disco siempre interpreto canciones contemporáneas y canciones antiguas. A eso me refiero cuando hablo de una segunda piel que todos tenemos. Todos sabemos cuáles son las canciones favoritas de nuestros abuelos y de nuestros padres y sabemos cuáles son nuestras canciones favoritas de la infancia, de la adolescencia y ahora mismo. Puedes mirar mi catálogo y verás que siempre he versionado canciones contemporáneas y antiguas y creo que esa mezcla es parte de lo que nos hace humanos y nos permite apreciar la música. 

El álbum tiene una versión de ‘Hate’ que se llama ‘Unhate’ ¿me contarías un poco sobre este cambio en el título? 

¡Claro! Cuando era más joven, viajé a Sudáfrica en 1996 y vi muchas cosas que me recordaron haber crecido en el sur de Estados Unidos. Por ejemplo la división racial, la supremacía blanca bajo la que operaba el gobierno, la división económica. Era horrible abrir los periódicos y ver fotos de Nelson Mandela dándose la mano con antiguos líderes del apartheid y era muy joven para entender que no se puede mover una montaña de buenas a primeras, entonces me juré a mi misma que no volvería jamás porque las cosas que vi me marcaron mucho. 

Pero en el 2013 y 2014 me fui de gira alrededor del mundo y tuve una presentación en la que debía tocar ‘Hate’ porque era parte de mi setlist, pero me rehusaba a hacerlo porque esa canción trataba sobre el suicidio. Y compuse esa canción cuando estaba en un momento muy oscuro de mi vida y en todos los discos previos a The Greatest, solo escribía sobre el suicidio porque yo estaba al borde del suicidio. Tuve que comenzar un tratamiento de terapia y de limpieza de sustancias para poder entender por qué estaba tomando decisiones autodestructivas y por qué me autosaboteaba, es necesario crecer y sobrevivir este tipo de experiencias para entender mejor qué estaba pasando y qué necesitaba. Y cuando volví de África y me enteré de que estaba embarazada de mi hijo, que ahora tiene seis años, y que debía seguir con la gira por Norteamérica, Sudamerica y Europa decidí componer una nueva canción sobre eso y, desde entonces, nunca he mirado hacia atrás. 

De hecho una de mis preguntas iba dirigida a ‘The Greatest’. Ese fue un álbum muy emocional para ti, ¿al recomponer ‘Hate’ recordaste cosas de esa época? 

Sí. Cada álbum que hice hasta The Greatest fue difícil, pero de ahí en adelante todo cambió para mí. La terapia y el tratamiento me ayudaron. Yo necesitaba ayuda pero no sabía cómo pedirla y tuve que enfrentar muchas cosas que necesitaba sanar y cuando das ese primer paso, es un proceso al que te aferras durante toda la vida. Despertar también es ser consciente del mundo a tu alrededor y la responsabilidad que tienes al tomar decisiones todos los días. 

Y como te contaba antes todos los álbumes previos a The Greatest mostraban que era una persona al borde del suicidio y creo que me sentía así desde los ocho años, pero creo que ese álbum es el primero en el que se siente algo ligero, alegre en mi música.

Hablando de procesos emocionales, también hiciste un cover de ‘I’ll Be Seeing You’ que es un tributo a tu amigo y gran productor Philippe Zdar…

Sí. Es una canción para él y para todas las familias y humanos que han perdido a un ser querido. Todos hemos tenido una pérdida así y desafortunadamente así es el ciclo de la vida. Su esposa me había preguntado si yo quería cantar en su funeral, en París y yo, por supuesto, le dije que sí. Le pregunté a ella si podía cantar esta canción y hay algo en esta canción que te da esperanza. Yo sé que Billie está haciendo un cover pero yo quería transmitir esa esperanza y por eso la canción está en el álbum. 

Una pérdida te puede romper el corazón y en la vida consciente hay como un prisma que te permite encontrar alegrías y recuerdos y son esas cosas a las que debemos abrir el corazón para poder verlas en nuestra vida cotidiana. 

El motivo por el cual esa canción es la última en el disco es porque creo que al final siempre hay algo de luz. Siempre hay luz. Y también, siempre, hay alegría y a veces todo se reduce a tomar una decisión ¿sabes? Hacer lo mejor que puedes con lo que tienes. 

Dave Gahan lanzó hace poco un álbum de covers en donde interpretó ‘Metal Hearts’, de tu autoría, ¿cómo es ese cambio de perspectiva de que otro artista haga un cover de tu obra? 

Me parece muy interesante y creo que ese cover es un halago más profundo de lo que la gente cree. Si tu escuchas ese cover y luego escuchas su otro cover ‘Dark End of The Street’ los dos son copias directas de mi versión de Dirty Delta Blues. Puedes escuchar nuestra versión en su versión. Puede ser que Dave Gahan nunca haya escuchado nuestra versión pero probablemente su productor sí y por eso es un halago tan profundo. Pero ese es un pequeño secreto. 

Es interesante volver a escucharlo porque es precioso escuchar lo que hace con el coro de gospel y cómo logra hacer que suene exactamente como debe sonar. Es interesante fijarse en esos detalles como el que te acabo de contar. 

¿Hay otros covers de tus canciones que te parezcan interesantes? 

No. No quiero ser grosera pero me parece interesante, en general, que la gente haga covers de canciones ¿sabes? Solo ha habido un par de covers de mis canciones y sí es interesante y sí lo respeto, celebro que me hayan aceptado en sus vidas, pero no escucho tanta música contemporánea entonces, no sé cómo decirlo pero me cuesta mucho escuchar algo por el estilo. Fue muy difícil para mí escuchar a Dave Gahan. 

¿Cómo te hace sentir haber sido una inspiración para una nueva generación de artistas? 

Esa, también, es otra pregunta difícil de responder porque yo no crecí con muchas mujeres que fueran mi inspiración, así que a mí me encanta y me conmueve pensar que estamos juntas del mismo lado. Especialmente ahora. Pero también siento que la vibración femenina nos ha unido a través de la historia y siempre ha estado ahí. Me hace sentir empoderada saber que otras mujeres se sienten empoderadas ahora mismo. Eso es valioso e importante. 

Hace unos meses me encontré con Phoebe Bridgers en Los Ángeles y – la conocí hace varios años en un cumpleaños y pensé que tenía una voz preciosa pero no sabía quién era- vi que otras artistas de esta generación son dulces y hay cierta alegría al ver mujeres jóvenes triunfar en esta industria que está dominada por hombres. 

¿Qué mujeres te inspiraron a ti?   

¡Patti Smith, Nina Simone, Lauryn Hill fueron las mías! Pero no tener referencias femeninas en el arte es algo que le ha pasado a la mayoría de las mujeres en algún momento. 

Anunciaste una gira de 32 presentaciones en Estados Unidos, ¿cómo te sientes respecto a volver a tocar en un escenario?  

No he trabajado en dos años por la pandemia. No he trabajado desde 2019. Primero me cancelaron los shows que tenía programados porque me dio COVID con la variante Delta y el verano pasado me ofrecieron ser el show de apertura para Garbage durante su gira de dos meses en Estados Unidos. Tenía 38 dólares en mi cuenta bancaria y toqué sola en frente a 30 mil personas cada noche pero la pasé muy bien. Tocar como solista se siente como tocar para tus mejores amigos y pude hacerlo para toda esta gente que no tenía ni idea de quién era yo y fue increíble. Entonces volver a los escenarios a tocar con mi banda, que es como mi familia, otra vez es algo que me emociona mucho y también sé que somos personas conscientes y responsables y quiero pensar que vamos a tomar todas las decisiones para seguir sanos y saludables y poder disfrutar esta gira y este nuevo año. 

Trending