Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Calle Mambo enciende rumbas y conciencias

El cuarteto presenta ‘Traporal’, un sencillo lleno de denuncia sobre un ritmo tradicional que se fusiona con elementos urbanos

Por  ROLLING STONE

enero 3, 2024

Imagen de prensa Calle Mambo

“No me siento extranjero en ningún lugar, donde haya lumbre y vino tengo mi hogar / Y para no olvidarme de lo que fui, mi patria y mi guitarra las llevo en mí”, canta Joan Manuel Serrat en su clásico ‘Vagabundear’, de 1971, una canción que nos hace pensar en los millones de personas que cada año deben abandonar su tierra para buscar un mejor futuro en la distancia. Y lejos del lugar que los vio nacer se encontraron los integrantes de Calle Mambo, una agrupación que se conformó en las calles de Munich, Alemania. Allí, con el propósito de producir un poco de dinero, encender la fiesta y mostrar la cultura latina, Dante Parraguez, Guillaume Laumiere, Erkki Nylund y Jhon Valle, empezaron a tocar en las vías públicas, dando forma a un sonido en el que se mezclan las músicas latinoamericanas con algunos elementos electrónicos más algo de rap y cosas urbanas.

Calle Mambo explora los sonidos de muchos instrumentos andinos y caribeños que no suelen estar presentes en la música más comercial; quena, quenacho, cuatro puertorriqueño, charango, tiple colombiano, gaita, zampoña, ronroco y timbal, son algunos de los recursos que la banda emplea para dar forma a sus canciones.

“Queremos acercar a los jóvenes a estilos musicales menos presentes en el panorama musical debido a la globalización, como el caporal, timba, huayno y ritmos ternarios; experiencias que estos mismos jóvenes pueden disfrutar y bailar si se asocian con lenguajes musicales que maneja la nueva generación”, dicen los integrantes del cuarteto. La agrupación nació en 2013, y su trabajo ha dado importantes frutos artísticos al buscar puntos de encuentro entre géneros que aparentemente no tienen muchos elementos en común; la música de los Andes y sus charangos se amalgaman con los ritmos del Caribe de gaitas y timbales, la cumbia se expande con algo de electrónica, y en todo eso caben letras profundas, con un contenido que invita a la reacción y a la reflexión.

“Las temáticas de las canciones de Calle Mambo abarcan aspectos de la vida cotidiana, reflexiones sobre la condición humana y críticas hacia lo que consideramos peligroso para la sociedad y las futuras generaciones. Actualmente, estamos trabajando en un tema con el cantante marroquí Adil, que aborda la triste realidad de los naufragios en el Mediterráneo y la falta de respuesta de los políticos. También estamos desarrollando otra canción llamada ‘Peregrina’, con raíces afroperuanas, que homenajea la vida diaria de las campesinas en los Andes”, agregan.

‘Traporal’ es el más reciente sencillo de la agrupación, y fusiona un ritmo tradicional boliviano, el caporal, con elementos urbanos y algo de trap. “¡No van a parar! Hasta apoderarse de nuestra libertad… / ¡No van a parar! Ellos quieren agotar la reserva natural…”, denuncia Calle Mambo en los primeros versos de ‘Traporal’. “Consideramos fundamental que los jóvenes sigan escuchando música popular de una forma que resuene con sus códigos antes de que se pierda”, reflexiona la banda, que usa su trabajo para denunciar la explotación, la destrucción de los ecosistemas naturales, la opresión y la xenofobia.

Lo de Calle Mambo es música hecha para que nadie se sienta lejos de nuestras raíces, y cada vez lo hacen mejor.

CONTENIDO RELACIONADO