diciembre 27, 2022

Benito Cerati habla sobre Shasei, su debut como solista

“Siento que ahora estoy en un lugar en el que puedo hacer un disco mío, con mi nombre, y que la gente me pueda ver”, comenta el cantante sobre el inicio de su nueva etapa

Por  ROLLING STONE

NORA LEZANO

Tras cuatro álbumes con Zero Kill y diversas participaciones en conciertos de homenaje a su padre o a Spinetta, Benito Cerati lanzó en noviembre Shasei, su primer álbum como solista. Se trata de un disco muy personal, que sin embargo se atreve a explorar temas complejos como el paso del tiempo y la relación entre la naturaleza y la tecnología.

“Empezar a buscar en mi vida y en las cosas que me han pasado me llevó naturalmente a pensar en el tiempo”, comenta Benito Cerati en una entrevista para Rolling Stone. “Es una especie de featuring conmigo mismo, hay canciones hablando de la primera vez que te rompieron el corazón, la primera vez que tuviste un encuentro sexual, la primera vez que se murió alguien cercano a ti por una enfermedad. … Después están las que hablan del tiempo o inclusive del futuro, ¿viste? Por eso digo que están los dos Benitos en el disco”.

En cuanto a lo musical, Cerati también acudió a su pasado. Y es que fue en la adolescencia cuando encontró la música que lo seguiría acompañando hasta el día de hoy. “Siento que es un momento en el que uno crea su huella, no solo musical sino de identidad, y en el que uno se va descubriendo”, explica. “A mí me pasó igual, y siento que es un momento muy rico para tomar como inspiración, porque es como volver a conectarse con ese frenesí de querer saber cada vez más, de ser curioso, de escuchar”.

En ese entonces le gustaban, entre otras cosas, Massive Attack y el drum & bass, y para este disco complementó sus antiguos gustos con influencias como los soundtracks de películas y el folclore argentino. El mismo cantante describe el sonido de su disco como un “mix extraño argentino-europeo”.

Cerati reconoce que la música regional argentina no era algo que escuchara demasiado cuando era adolescente, aunque siempre tuvo interés en artistas como Mercedes Sosa y Peteco Carabajal. La influencia de esta música es clara en los instrumentos utilizados en las canciones, los cuales fortalecen el tema de la convivencia entre lo natural y lo tecnológico.

“Tenés instrumentos como los vientos, las cuerdas, las flautas, cosas así muy conectadas con lo natural, con algo histórico de lo humano de hace muchos, muchos, muchos siglos, junto con cosas más electrónicas, más noventosas, o de cuando se empezaron a crear los loops, samples y todo esto”, comenta el cantante. “Y el que convivan ambas cosas crea una linda imagen que también se puede ver en los videos”.

Este tema se ve claramente en ‘Buenos días, amor’, que mezcla en la letra emociones tan humanas como el amor y el deseo con un narrador que tiene elementos más bien robóticos. En el video de la canción también se ve esta relación, con el intérprete cantando en una jungla llena de luces evidentemente artificiales. “Me gustaba esa idea de poder expresar algo tan humano y tan natural de una manera más tecnológica”, comenta el antiguo vocalista de Zero Kill. “Eso se ve en el álbum desde ambos ámbitos: el visual y el auditivo”.

También hay algunos elementos de la cultura oriental, aunque estos se presentan principalmente en la parte visual del álbum, como el arte, los videos y el título mismo. “Me di cuenta de que también quería que hubiese un throwback a lo que me gustaba visualmente en esa época, que era el anime, los videojuegos, todo eso que tenía que ver con lo oriental”, explica el músico. “Que lo visual haya estado inspirado en lo que me llamaba en esa época también habla de una cohesión. Es un disco que quizá hubiera hecho a los 14 años, pero mirado desde el prisma del presente”.

El álbum mezcla canciones más experimentales con otras de una estructura más pop, siendo esto último lo nuevo para Benito. “Es algo a lo que siempre le escapé, a la convención”, confiesa el cantante. “Siempre fui más fan del ruido, del desafío, de la cosa que no tuviese que ver con algo agradable o pop. Sentía que había ya mucha gente haciéndolo muy bien, y yo quería hacer otra cosa, pero también sentía que faltaba una puerta de entrada a mi casa, entonces creo que este disco es un poco eso”.

Y así como las canciones fueron obedeciendo los intereses del artista, él respondió a lo que estas le marcaban. La idea de debutar como solista, de hecho, fue algo que le llegó mientras escribía las canciones. “La verdad es que no lo pensé; simplemente estaba haciendo estos temas que hablaban mucho de mis experiencias, y sentí que algo así de personal tenía que llevar mi nombre”, cuenta el intérprete. “Siento que ahora estoy en un lugar en el que puedo hacer un disco mío, con mi nombre, y que la gente me pueda ver, porque sé que va a estar bueno y que a mí me entusiasma mucho el disco y tocarlo en vivo”.

Ahora, tras el lanzamiento de Shasei y de los dos primeros videos musicales para canciones del disco, el cantante se prepara para una gira el año siguiente. “Y vamos por ahí, ya eso nos llevará a un lugar divertido”, dice Benito Cerati. “No sé cuál, pero vamos a ver; y eso es lo mejor de todo, no saber”.

Trending