Barry: la tercera es la vencida

Conversamos con Stephen Root sobre Barry, las claves de su excelente calidad, y sobre su personaje, tan irresistible como detestable a la vez

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía Stephen Root

“¿Me recomiendan algo para ver en plataformas de streaming?” Si usted es de esas personas que escribe esta frase en las redes sociales de una forma repetitiva e insistente, la respuesta la puede encontrar en tan solo un nombre conformado por cinco letras: BARRY, una explosiva mezcla entre The Kaminski Method y Breaking Bad, acerca de un asesino a sueldo que se convierte en estudiante de actuación (encarnado por el gran Bill Hader). De hecho, dos de sus episodios son de lo mejor que ha podido ofrecer la televisión en su historia (Ronny/Lily, el capítulo 5 de la temporada 2; y 710N, el capítulo 6 de la temporada 3 que acabó de finalizar, los cuales hay que ver para creer). 

Stephen Root es un estupendo actor de carácter, quien no tiene problemas para trabajar en las comedias más anárquicas y delirantes (Dodgeball) o en los dramas más oscuros y escabrosos (Red State). Por lo tanto, era la persona ideal para interpretar a Fuches, el antiguo jefe de Barry, en esta comedia tan perversa como hilarante.

Root es un actor con una larga trayectoria, tanto en el cine como en la televisión. De la gran pantalla se destaca su trabajo con los hermanos Coen (No Country For Old Men, O Brother, Where re Thou?, The Ballad Of Buster Scruggs) y en las comedias de su gran amigo Mike Judge (Idiocracy y Office Space, donde interpretó al icónico Milton, el empleado de la grapadora). En televisión, muchos lo recuerdan por sus poderosos papeles en las series Fargo, Justified, The Newsroom, Boardwalk Empire, Brooklyn Nine-Nine, y The Man In The High Castle, por mencionar algunas.

Conversamos con Root sobre Barry, las claves de su excelente calidad, y sobre su personaje, tan irresistible como detestable a la vez.

Rolling Stone: Tú has tenido una larga carrera y has participado en numerosas series y películas. ¿Cuál crees que es la clave de Barry? ¿Qué es lo que realmente funciona en esta serie?

Stephen Root: Es simple. Debes tener a personas que realmente se preocupen en lo que trabajan y ponerlos a todos en el mismo lugar. El equipo de guionistas tiene a personas realmente graciosas, y tienes a Bill y a Alec guiándote a todo momento. Y tienes a unos actores que participan de esa energía y motivación. En el set de Barry, si alguien ofrece algo y es divertido, lo usamos. No importa si viene de un guionista o del muchacho encargado del catering, está bien. Es tan solo tener a unos buenos escritores, a gente talentosa y la voluntad de escuchar.

Rolling Stone: ¿Esperabas que Barry se convirtiera en todo un fenómeno de culto?

Stephen Root: ¿Sabes? Yo nunca he esperado que nada de lo que he estado, sea una película o serie de televisión, se convierta en un éxito. Hace poco participé en una pequeña, pero simpática película de terror clase B, la cual se demoró 27 días en filmar. Pensé que sería muy divertida de hacer, pero no esperaba que se convirtiera en todo un triunfo. Se llamó Get Out.

Con respecto a Barry, sabía que tenía la oportunidad de hacer algo, porque el guion era muy bueno y por el pedigrí de Bill Hader y Alec Berg. Pero no, uno nunca lo espera.

Rolling Stone: La temporada tres se siente muy diferente…

Stephen Root: Lo que es extraño es no poder trabajar juntos. En esta temporada, al trabajar con nuevos actores ¿sabes? Tengo una llamada telefónica con Barry, tal vez. Tengo una llamada telefónica con Noho Hank… Y estoy trabajando con varios actores que no hacen parte regular de la serie, por lo que ha sido una experiencia muy diferente. Pero ha sido una experiencia gratificante, porque todos son unos actores tremendos. Es tan solo una temporada diferente y tiene que ver con el hecho de que vemos mucho sobre la historia de Sally Reed, el personaje de Sarah Goldberg. Ella es una actriz brillante y en esta temporada podemos ver mucho de lo que ella puede hacer.

Cortesía Stephen Root

Rolling Stone: Al comienzo de la serie tú interpretas al “tío psicópata” …

Stephen Root: ¡Oh! El tío malo. Por supuesto. Sí.

Rolling Stone: Y al final de la temporada dos, haces algo que efectivamente destroza la vida de tu “sobrino”. ¿Por qué? ¿Qué crees que pasó ahí?

Stephen Root: No creo que mi personaje tenga la madurez emocional para ir más allá de la venganza. Es porque Barry no hace lo que él quiere que haga y él no puede entender el por qué. Creo que él adoraría volver a ser un “tío malo” y convertirse de nuevo en su protector, pero ahora está tratando con una persona que está desarrollando cada vez más su Síndrome de estrés postraumático y está tomando malas decisiones.  

Rolling Stone: ¿Cuáles fueron tus retos y las motivaciones para tu personaje en esta temporada?

Stephen Root: La motivación de Fuches para esta temporada es, desafortunadamente, la venganza. Continúa siendo la fuerza que lo impulsa. Es una venganza reprimida, porque no puede hacer lo que quiere hacer.

Rolling Stone: Fuches está en una posición extraña. ¿Tiene la inteligencia para tomar ventaja de la situación en la que está?

Stephen Root: Posee la inteligencia para salir de situaciones y lo ha hecho antes. Ha engañado y manipulado a la policía y a todas las personas que lo rodean. Es algo que continúa haciendo en esta temporada y, de alguna manera, lo logra.

Rolling Stone: ¿Nos preocuparemos por él en algún momento? ¿Qué opinas?

Stephen Root: Creo que esta temporada nos preocupamos menos por él, porque no está haciendo el salto emocional hacia la madurez. Quiero decir que en esta temporada Fuches pudo haber dicho: “Oh. Estoy feliz. Estoy bien. ¡Nos vemos!”.  Pero no puede hacerlo. Él incursiona en lugares extraños para tratar de convencer a la gente. Si ellos hacen lo que él quiere, todo estará bien. Pero ellos dicen: “No, no vamos a hacer nada de eso”. La mejor comedia consiste en actuar con absoluta seriedad en una situación ridícula, y es ahí donde está.

Rolling Stone: ¿Por qué se mete en ese lío?

Stephen Root: Creo que se quiere demasiado. Está muy feliz consigo mismo, pero no es feliz con las personas que lo rodean. Cree que es el hombre más listo y si tan solo lo escuchan, todo estará bien. Es un personaje muy divertido de interpretar, un hombre ególatra que no entiende por qué la gente no hace lo que él dice, ya que para él es la forma correcta de actuar. No estoy interpretando a un villano. Estoy interpretando a una persona confundida, y eso es siempre algo divertido. 

Rolling Stone: Se ha convertido en un personaje irresistible. ¿Te sorprende eso?

Stephen Root: La reacción ha sido muy loca. En mi vecindario la gente me grita “¿Qué va a pasar con Barry?” “¿Qué le vas a hacer?” Es maravilloso que la gente se emocione de verlo.